Timochenko y su extraña idea del perdón

Share

Por Eduardo Mackenzie.

En lugar de  decir “pido perdón a todas las víctimas del conflicto”, el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, dijo lo contrario: “Ofrezco perdón a todas las víctimas del conflicto”. Entienda quien pueda. O, mejor, entendamos el horror de ese discurso por lo que dice realmente, no por lo que quisiéramos que dijera. Al “ofrecer perdón” Timochenko dice que él perdona a sus víctimas por lo que éstas le hicieron a las Farc. No dice lo contrario. No se ría. Esa teoría de que los colombianos somos culpables por lo que “les hicimos a las Farc” es moneda corriente entre algunos políticos. Hace dos meses, el alcalde de Cali, Mauricio Armitage, quien fue una vez secuestrado por las Farc, escandalizó al país al decir: “La guerrilla tiene que pedir perdón pero nosotros también le tenemos que pedir perdón a la guerrilla por haberlos conducido a que estén 60 años dando bala”.

La teoría de que  las Farc, y las otras bandas comunistas en general, han cometido todos los crímenes imaginables porque Colombia es una “sociedad injusta”, y que ellas fueron forzadas a hacer eso, es la tesis número uno de los ideólogo marxistas de Colombia. Esa impostura funciona como una droga: los hace sentirse en el campo del bien. Ellos imparten la muerte a decenas de miles de inocentes pero eso no importa. Ellos son el bien encarnado. Y por hacer el bien son maltratados por los otros, por los malos. Tal es dogma central de las Farc, la inversión de realidad sin la cual no podrían dar un asidero psicológico a sus miembros. Por eso no es raro que Timochenko haya sacado esa estrafalaria teoría en el acto de antier, de la firma “de la paz” en Cartagena, bajo el disfraz de un error de locución, o de redacción o de sintaxis. Falso. Los asesores que él tiene, como el “jurista” español Enrique Santiago, no habrían dejado pasar ese disparate. Por el contrario, forjaron exactamente ese frase para que los colombianos vayan sabiendo quiénes son ellos y cómo ven ellos el enorme problema del perdón y de la “reconciliación”.

Matar, secuestrar, incendiar, robar y extorsionar a los colombianos son vanos “delitos políticos” para Timochenko y consortes. Son delitos excusables, por ser necesarios para alcanzar la “justicia social”, como dicen ahora, o como sus fundadores decían en los años 50: para construir la sociedad “sin clases”, la “dictadura del proletariado”, una sociedad feliz, libre y próspera. En teoría. Asesinar inocentes puede ser una virtud y no un crimen. Enunciados como ese, inventados por Lenin en 1905, no son frases, son armas de destrucción masiva.

El que Timochenko haya dicho eso sin desatar las críticas que merecía, dice mucho sobre el estado de postración moral de cierta clase política y de los medios que pretenden estar al servicio de la información y de la formación de una opinión libre.

En su discurso, Rodrigo Londoño deslizó otra exigencia escandalosa, que tampoco fue oída ni resentida por la gran prensa, frase calculada para hacernos creer que la violencia ejercida por ellos durante cinco décadas contra Colombia no debe ser vista como un todo  perverso y condenable sino como un fenómeno relativo en donde aparecen aspectos muy nobles. El pedido de Timochenko fue: “Que se reconozca que las Farc siempre intentó (sic) por todos los medios evitar las desgracias del conflicto”. (1).  ¿Evitar las desgracias del conflicto? ¿Quién puede aceptar eso? ¿Si las Farc “evitaron” las desgracias del conflicto de qué paz y de qué conflicto están hablando? ¿Por qué tantas víctimas  esperan que las Farc pidan perdón? El cinismo descomunal de esa frase revela que lo de Cartagena no fue más que una payasada montada no para avanzar hacia la paz sino para lavarle la cara a las Farc y mejorar sus posiciones para el asalto al poder. El resultado de ese circo fue el que ellos esperaban: una prensa hipnotizada y la Unión Europea  decidida a sacar a las Farc de la lista de organizaciones terroristas. John Kerry, el secretario de Estado americano y enviado de Barack Obama, prometió lo mismo.

Sin haber entregado las armas, teniendo aún cientos de secuestrados, sobre todo niños,  y sin haber siquiera expresado un arrepentimiento real por las desgracias que le ocasionaron a Colombia, las Farc serán premiadas por Santos, Obama y la UE.

En el limbo quedó pues el llamado, de gran generosidad y decencia moral, de Mauricio Lizcano, presidente del Senado colombiano, doble víctima de las Farc, quien declaró en Cartagena que los colombianos no nos contentamos con simulacros de perdón sino con un acto de “gran arrepentimiento por parte de la Farc” y que esperamos que el perdón “no sólo sea en casos puntuales, sino masivos, porque todos los colombianos fuimos víctimas”. El padre de Mauricio Lizcano, Óscar Tulio Lizcano, ex miembro de la Cámara de Representantes, fue secuestrado durante ocho años por las Farc hasta que pudo escapar en octubre de 2008. Su otro hijo, Juan Carlos, fue secuestrado durante seis meses por el Ejército Popular de Liberación en 2004. El senador Lizcano pidió a las Farc que entreguen las armas y cumplan el acuerdo y, sobre todo, que abandonen su postura arrogante: “todos los colombianos estamos esperando que cada día ellos se sintonicen más con lo que se espera de ellos y no ellos lo que esperan de los colombianos”.

La actitud de Timochenko en Cartagena muestra una vez más los enormes bloqueos mentales y morales que tienen las Farc ante sus víctimas y ante el país real. Sus actos de arrepentimiento son inexistentes. Cada vez que anuncian que pedirán perdón, salen con frases equivocas, o con burlas macabras, como la de Jesús Santrich, en Oslo, en octubre de 2012, cuando respondió riendo y cantando “Quizás, quizás, quizás”.

¿Cambiarán un día? Es muy poco probable. Pues ellos reiteran, como si eso fuera una gran virtud, que no cambiarán de programa, que no se arrepienten de nada, que “nadie aquí ha renunciado a sus ideas”. Sin embargo, el punto es ese, precisamente: sus ideas. Si ellos no las cambian, si no las repudian como  una de  las causas esenciales de su trayectoria criminal, las Farc no van a poder seguir en la farsa de la paz, ni podrán convencer a nadie de que “harán política sin armas”. Sin cambiar de ideas eso es imposible.

 

(1).- http://www.noticiasrcn.com/nacional-dialogos-paz/timochenko-nombre-las-farc-ep-ofrezco-perdon-todas-las-victimas-del-conflicto

 

@eduardomackenz1

28 de septiembre de 2016

11 thoughts on “Timochenko y su extraña idea del perdón”

  1. Sociedad colombiana: congratulaciones por el resultado del plebiscito. Si bien los números marcan una grieta en la sociedad de vuestro país, similar a la del nuestro, se impuso la cordura y los principios morales que deben ser el sostén de una sociedad civilizada. Imagino que deberán seguir trabajando para lograr la paz digna que esa nación se merece. Este resultado beneficia a toda latino-américa. Muy cordialmente.

    • Silvia Soarez
    • posted on September 30, 2016

    Chau Colombia

    • Osvaldo S
    • posted on September 29, 2016

    Que el 2 de octubre los colombianos se inspiren para elegir con cordura su futuro para que no les pase lo que nos pasó a nosotros.

    • La Momia Negra
    • posted on September 29, 2016

    Chau Colombia, que lindo país era…

  2. Yo creo que el 2 de octubre los colombianos tienen que hacerle entender a santitos que es un pelo.tudo de primera y negarse a este acuerdo. Despues van a tener a estos guerrilleros asesinos cocacoleros en el poder.

    • Cristian Lutz
    • posted on September 29, 2016

    Más de doscientos mil muertos sin contar torturados, secuestrados, violaciones,y la mar en coche… Y toda la manada de zánganos de izquierda aplaudían ayer. Así es el mundo socialista-comunista. Mientras aca los que nos libraron de todo ese mal… presos. resulto ser que ahora son los malos de la película. Argentina es el territorio de cobardes e hipócritas.

    • Gustavo Miguel Zalazar Procic
    • posted on September 29, 2016

    Pobre colombia ;Los zurdos guerrilleros, los arrodillaron. Sus generales algun dia pagaran ,por este delito ,llamado alta traicion .Colombia.En 5 años mas, tendran a este delicuente ,marxista asesino:TIMONCHENKO Como presidente de Colombia.
    Hablando! igual que la Bachelet: Paz.igualdad,equidad,gratuidad,bono,hermanos,sin rencor,un pais justo,toda ese lenguaje de izquierda.Recuerden que Bachelet tambien fue guerrillera ,del FPMR.
    Adios ,colombia ,que Dios tenga misericordia de ti

    • Tuli Salerno
    • posted on September 28, 2016

    Lastima que Colombia se arrodille ante el terrorismo como lo hizo nuestro querido Mauri…

  3. Lo vi en la tele a Timochenko y se me revolvieron las tripas.

  4. Es la moda. Perdonesmos a los guerrilleros y demos palos a las fuerzas del orden.

  5. Muy digno de respeto el periodista Eduardo Mackenzie por su profesionalismo y lucidez demostrada en esta nota. Colombia seguirá el camino de Argentina? Realmente sería muy lamentable, no habría un futuro positivo para ese país. La grieta no se cerraría. Cordialmente

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: