Share

lobo-aragon-2Por Jorge B. Lobo Aragón

Reflexión:

San Pablo dice que el que vive para el altar viva del altar. Si uno ha de dedicar su vida a una tarea o a una función, conveniente o necesaria, bueno es que de ella misma se sustente. De acuerdo a esta enseñanza, y siendo la política imprescindible en la sociedad, es lícito que el que vive para la política, viva de la política. Está muy bien que las funciones de gobierno se compensen con una paga que permita subsistir. Pero a través de los tiempos esto se ha prestado a abusos. Como los que gobiernan  establecen el monto de sus propias asignaciones, se cae en la fijación de cifras exageradas, pareciendo que el objetivo no fuera el de posibilitar su ejercicio sino que la política se constituyera en empresa lucrativa. Por eso resaltan como excepciones los políticos que, teniendo un legítimo derecho a recibir un estipendio, renuncian a él como demostración de que su actuación se debe a un generoso propósito de favorecer a los demás, no de verse remunerado. Es el caso de illia-arturo-decArturo Umberto Illia. Fue un médico y político argentino  elegido presidente de la Nación Argentina, cargo en el que se desempeñó entre el 12 de octubre de 1963 y el 28 de junio de 1966, cuando fue derrocado por un militar. Se desempeñó también como senador provincialdiputado nacional y vicegobernador de Córdoba. En 1962 fue elegido gobernador de la provincia de Córdoba, cargo que la dictadura instalada el 29 de marzo de 1962 le impidió asumir. Fue dirigente de la Unión Cívica Radical y de la Unión Cívica Radical del Pueblo. Durante su gobierno se anularon los contratos petroleros firmados por el ex presidente Frondizi con compañías extranjeras, se fomentó la nacional, se destinó el 23% del presupuesto nacional a la educación, bajó la desocupación, disminuyó la externa, se llevó adelante un plan de alfabetización y se sancionaron las leyes de Salario Mínimo, Vital y Móvil y la llamada Ley Oñativia (también llamada de Medicamentos).Vivió casi toda su vida en su humilde casa de Cruz del Eje, donde se dedicaba a la medicina, y que nunca utilizó su influencia a su favor, a punto tal de tener que vender su auto estando en el ejercicio del mando y de negarse a utilizar fondos públicos para financiar sus tratamientos médicos. Luego de su gobierno, mantuvo su activa militancia política, rechazó la jubilación y se ganó la vida trabajando en la panadería de un amigo. Siente que la función política es tarea de docencia cívica, no camino hacia los honores. Ya ha cumplido con la patria. Ha ocupado altísimos cargos con recato, con humildad y con una total lealtad a su jefe que es la sociedad, su Patria. Ignacio Anzoátegui diceque la caballeresca virtud de la lealtad consiste en ser leal a un prójimo, a una persona de carne y hueso, no a una idea; como se le atribuye a Aristóteles la frase “soy amigo de Platón pero más amigo de la verdad”, Anzoátegui explica que hubiera hecho honor a la lealtad manifestándose al revés: soy amigo de la verdad pero más amigo de Platón. De este tipo de lealtad exaltada por Anzoátegui es la de Illia pero en su doble fase. Además de ser leal al semejante fue un gran amigo de la verdad.  ¿Fue un gran estadista? No lo sé. Fue un gran presidente  y un enorme Señor.  Pero el ejemplo de su desinterés, de haber ingresado a la política para dar, no para recibir, enriquece la emoción colectiva de los argentinos y lo constituye en ejemplo necesario, sobre todo en los tiempos actuales en donde se necesitan ejemplos a imitar.

3 thoughts on “Arturo Umberto Illia”

  1. Yo en cambio, lo recibí con la Marcha Presidencial, en los 100 años de la ciudad de Balcarce, porque estaba en la Banda de Música de la Escuela de Oficiales en el Faro Punta Mogotes, era Conscripto, y estaba en la Banda Lisa (Tambores de Guerra). Muy emocionante la ceremonia. (Creo que fue en el año 64). Después hubo Desfile Militar, y la gente acompañó muy entusiastamente.

  2. En el verano de 1965, ARTURO ILLIA como presidente visitó Bahía Blanca. Yo con 18 años y recién recibido de oficial, fui asignado al servicio. En esa época a diferencia de ahora, la gente en general lo denostaba y le habían puesto el mote de “Tortuga”. A mi visión era un anciano con aspecto de enfermo y yo por supuesto estaba mas allá de todo análisis político. Lo que si me llamó la atención y no pude entender en ese momento, es que pese a las críticas salvajes, la población se volcó masivamente a las calles para vitoriarlo a su paso. Luego vi que se hacia lo mismo con todos los políticos de cualquier color y con los militares sin excepción. (Memorias de un dinosaurio)

      • Alfredo
      • posted on August 20, 2018

      Mi concepto difiere mucho y perdón por la discrepancia. Asumió con el 20% de los votos, se dijo que el radicalismo a través de Frondizi había defraudado al peronismo y ahora la mayoría votó en blanco. Anuló los contratos para la explotación de petróleo, lo cual nos costó millones de dólares de indemnizaciones y con el tiempo se comprobó que Frondizi tenía razón. La lista de falencias cometidas por Illía es larga.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: