Share

lobo-aragon27272Por Jorge Lobo Aragón.

“No son pocas las vicisitudes sufridas ni los desencantos experimentados ni los esfuerzos malogrados, pero más son nuestros éxitos y más los jalones plantados en la cumbre al servicio de los intereses a que estamos consagrados”.  Este Abogado con aspiraciones de escritor y periodista siempre defenderá la verdad”.

Opinión

El periodismo alcanza un poder dentro de la sociedad por su influjo sobre los ciudadanos. El periodismo puede ser un instrumento cultural, si acierta a llevar a muchos un alimento espiritual. Se ha discutido si el periodismo es también ungénero literario; hay quienes dicen que sí, pues debiera usar el laconismo con arte para decir mucho con pocas palabras, condición apreciable; otros sostienen que no, pues todos los géneros caben en él, la arenga escrita, la historia que va haciéndose, la crítica de lo actual, el verso del poder o la novela de la oposición; todos los tonos, géneros y maneras le pertenecen con la condición de insertárselos en forma oportuna, atinada, de buen gusto. Hasta el estilo burocrático tendría buena cabida si no se lo usara en dosis apabullantes. Aunque sea discutible el papel de lo literario en el periodismo, es innegable su peso sobre la opinión pública. El periodismo tiene la virtud de interesar a todos en los problemas generales, y por eso es natural que algunos gobiernos pretendan silenciarlo como también algunas redes sociales con restricciones casi burlescas pero reales. Para mantener intangible su libertad la Constitución asegura la libertad de prensa, aunque algunos atropellen esa libertad al sentirse tocados. De  ese atropello fui  víctima, como consecuencia de  mi predica en favor de la justicia y en contra de las mafias y el juego clandestino. Es que es  un asunto que nos aflige sobremanera la falta de seguridad de los vecinos frente al avance de la delincuencia. Tema que hoy en día pareciera que a la justicia  le  aburre por el trato displicente ante casos de suma gravedad. Casi siempre, dicen que no pasa nada. Y sí pasa. Pasa que Tucumán y el País todo siguen careciendo de la debida seguridad.  Hay mafiosos que están con prisión domiciliaria y otros que manejan impunemente los  juegos clandestinos  detrás de los barrotes temporarios de su prisión preventiva. La mafia sigue intimidando y los resultados de la investigación son  de una ineficacia e ineptitud absoluta. ¿Qué hará la Justicia? ¿Reconocerá su fracaso? Pareciera que somos aburridos o  molestos – inaguantables – , los que queremos una lucha por la seguridad y la decencia. Y estos mafiosos hoy tras jaulas privilegiadas quisieron  sacarme de la trinchera no solamente con balazos y artefactos explosivos a mi estudio sino a través de un juicio de injuria. Creyendo que  iba a amainar el plumaje al primer ruido y retractarme de mis dichos y publicaciones. En unos meses estaba sentado en el banquillo de los acusados. La querella de injuria obedecía  a lo que sigo sosteniendo y publicando.  La existencia de  una mafia que reina impunemente con todos sus tentáculos dispersos impunemente. Como todavía me siento  me siento íntimamente partidarios del señor don Quijote, enderezador de entuertos y protector de viudas y huérfanos, no me  puedo  mantenerse indiferente ante este “sucio flagelo que azota a Tucumán desde décadas. Ya puesto en la picota acusado  por la propia mafia solamente con la defensa de un hombre valiente y probo  que hoy es Juez se invocó entre otras argumentaciones la libertad de prensa. Tuve el apoyo de gran parte del periodismo y  en especial de la asociación que me nuclea a nivel nacional “El Club gente de prensa”. Con el apoyo de los periódicos de todo el país y de distinguidas personalidades de la política menos del Colegio de Abogados que nos nuclea, antes de ser absuelto pude escribir…”no son pocas las vicisitudes sufridas ni los desencantos experimentados ni los esfuerzos malogrados, pero más son nuestros éxitos y más los jalones plantados en la cumbre al servicio de los intereses a que estamos consagrados”.  Este Abogado con aspiraciones de escritor y periodista siempre defenderá la verdad.

1 thought on “El periodismo y mi banquillo de acusado”

  1. “La verdad os hará libres” (Jn 8,32).

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: