Los jueces argentinos no se consideran obligados a respetar la ley

Share

Los jueces de la Nación no sólo confirman su voluntad de no pagar los impuestos a las ganancias [U1] sino que ahora argumentan motivos pueriles para no presentar sus declaraciones juradas. A los motivos falaces de seguridad o de legalidad, ahora “olvidan” de presentar las declaraciones o “no saben completar” los respectivos formularios. En realidad no son ciudadanos iguales ante la ley violando en consecuencia, entre otras normas, la Constitución Nacional. [U2]

Lo más grave es que ninguna autoridad del gobierno o los organismos de control requieren, aplican, las normas respectivas en los casos de declaraciones juradas o impuestos a las ganancias. Al contrario, esos mecanismos si son utilizados con el resto de los ciudadanos. El articulo Temores y olvidos en las declaraciones de los jueces[U3] , de La Nación, describe una situación de difícil comprensión en un gobierno que lucha contra la corrupción, la transparencia y el cambio. Buenos Aires, 23 octubre 2016.-

Temores y olvidos en las declaraciones de los jueces

http://www.lanacion.com.ar/1949658-temores-y-olvidos-en-las-declaraciones-de-los-jueces

Alegan problemas de seguridad para evitar informar sus bienes

Domingo 23 de octubre de 2016

“Le voy a enviar mi declaración jurada, pero toda la información estará incluida en el anexo reservado”, dijo por teléfono un juez federal asentado en la provincia de Buenos Aires. “Es por una cuestión de seguridad”, agregó. Todos los datos incluidos del anexo reservado se transforman en información encriptada, sólo accesible en medio de una investigación.

El Consejo de la Magistratura, órgano encargado de revisar las declaraciones juradas, le envió una intimación para que el juez presentara la información como correspondía: una parte de la información en el anexo público -al que puede acceder cualquier ciudadano- y los datos más sensibles en el anexo reservado.

Aunque para los políticos informar sobre sus bienes ya se transformó en algo cotidiano, los jueces de todo el país todavía encuentran resistencia para hacer público sus patrimonios. Llamativas omisiones, excusas sobre problemas de seguridad, avivadas para aprovechar atajos de legislación vetusta y hasta problemas con la tecnología son los principales escollos que enfrenta el Consejo en la recolección y revisión de las declaraciones juradas de los jueces.

“Mi patrimonio no varió con respecto al año pasado. ¿Puedo enviar una nota?”, era la pregunta más repetida por los magistrados. Hubo decenas de jueces que quisieron hacer valer este año la resolución 67/00 dictada por la Corte Suprema -válida hasta 2014- que les permite omitir el detalle de sus activos al alegar que sus bienes no registraron cambios. Muchos repitieron hasta el año pasado esta metodología, que sólo aporta opacidad para analizar la evolución patrimonial. Este año, desde el Consejo informaron que no permitieron aplicar esa resolución.

El principal “olvido” de los jueces aparecía en el casillero destinado al sueldo. Desde el Consejo tuvieron que recordarles decenas de veces que era obligatorio completar ese campo. “Todo el mundo sabe cuánto ganamos los jueces”, repetían molestos del otro lado del teléfono.

Acostumbrados a trabajar con expedientes en papel, muchos de los jueces presentaron serias dificultades para enviar su declaración jurada por el correo electrónico laboral. “Muchos llamaron para decir que no se acordaban la contraseña o que, directamente, no sabían entrar. Decían que las declaraciones juradas siempre las entregaban sus secretarias”, confía la funcionaria del Consejo que estaba del otro lado del teléfono.

Después de analizar 1287 declaraciones juradas históricas, LA NACION reveló hace dos meses que en las presentaciones realizadas por jueces y camaristas aparecían llamativas desprolijidades como omisiones de bienes, formularios completamente vacíos y faltantes de información que revelan la falta de control en el patrimonio de estos funcionarios.

Desde la nueva gestión del Consejo de la Magistratura aseguran que este año devolvieron cientos de declaraciones juradas con omisiones y otros errores administrativos sobre el formulario. Pese al alto índice de resistencia inicial, todos los jueces federales -aseguran- terminaron por informar sobre sus bienes este año.

 

Colectivo por la defensa de los Derechos Humanos de las personas Privadas de la Libertad y Acceso a la Justicia

www.ddhhpp.org

 

[U1]https://www.facebook.com/notes/ddhhpporg/la-banda-de-los-jueces-federales-debe-explicar-sus-patrimonios-llamativos-y-paga/1723376814654767

[U2]https://www.facebook.com/notes/ddhhpporg/la-exenci%C3%B3n-autoimpuesta-por-el-poder-judicial-al-pago-de-ganancias-garantiza-la/1697782190547563

[U3]http://www.lanacion.com.ar/1949658-temores-y-olvidos-en-las-declaraciones-de-los-jueces

6 thoughts on “Los jueces argentinos no se consideran obligados a respetar la ley”

  1. Pingback: diamond painting

    • @Happy_Place_45
    • posted on October 27, 2016

    Los tipos ni pagan impuestos. Se creen Dioses y son los que menos hacen por el pais.

    • Juan Sueiro
    • posted on October 27, 2016

    Gran cantidad de jueces van al juzgado después de las 10 u 11 de la mañana y al mediodía mediodía desaparecen. Cuando trabajan?

    • Larry de Avellaneda
    • posted on October 26, 2016

    Encima estos caraduras hacen giras debatiendo la corrupción… ya he visto todo lo que habia que ver en mi vida…

    • Seba Saggiorati
    • posted on October 25, 2016

    Los jueces se hacen los giles porque el gobierno (Y todos) los quieren para ellos, por eso les “perdonan” deslices.

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on October 25, 2016

    El daño causado a la República y a la sociedad toda,por muchos de los miembros del poder judicial es imposible de aquilatar. Hay ejemplares que sostengo están al tope del delito con la hipocresía de dárselas de grandes señores, dictar cátedra e ir a misa los domingos. La constitución la pisotearon cuantas veces se les vino en gana. Sus relaciones con la trata a través de prostíbulos de todo tipo y sexo ha sido aberrante. La liberación de verdaderos depredadores que volvieron a matar o violar no los hizo sonrojar por el contrario sostuvieron tener razón. No hay palabras para calificarlos, se vendieron al mejor postor y a los placeres sin límites con un exhibicionismos sin precedentes. Lo increíble es que han actuado como cobardes refugiados en sus despachos. YO SIGO PIDIENDO SER INDAGADO POR EL JUEZ Y LOS FISCALES EN LA CANTIDAD QUE QUIERAN Y NO LOGRO EJERCER ESTE SIMPLE DERECHO. Los delincuentes por lo menos se la juegan a suerte y verdad. Son afortunados en que habiendo destrozado tantas familias nadie haya reaccionado violentamente contra ellos. Así tenemos un feliz casado LORENZETTI que nos habla de “políticas de estado” cuando se refiere a los mal llamados delitos de lesa humanidad. También tenemos un ejecutivo que dice que la JUSTICIA DEBE SER INDEPENDIENTE, lo cual es cierto, pero cual la de los delincuentes, la de los militantes, la de los que fueron terroristas o tuvieron familiares que lo fueron? Realmente repulsivos. Así cuando ya no dan mas por sus escandalosos delitos cometidos, se los jubila de privilegio, por supuesto siempre excluidos de pagar impuestos. Territorio generoso el de Argentina no?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: