Share

fabian11Por Fabian Kussman.

A través de las últimas extrañas decisiones de su presidente, Turquía se transforma en una dictadura. Presidente Erdogan utiliza el islam (O su personal interpretación del Corán) para consolidar su poder. De esta manera, Turquía no es una democracia más.

¿Son el islam y la democracia compatibles? Para aquellos que responden sí, el país de Asia Menor ha sido durante mucho tiempo un claro ejemplo de que estas dos escuelas de pensamiento y formas de vida pueden coexistir. Pero tal respuesta fue confusa cuando el fundador de la República de Atatürk tenía la intención de empujar el islam lo más lejos posible de la esfera pública y la vida privada individual. Una forma más occidentalizada de vivir y de pensar que -tal vez- poco corresponde a un árabe y por lo tanto menos a la cultura islámica.

El emprendimiento falló en la propia vida de Atatürk: la llamada a la oración continuó para ser realizada en idioma árabe y no en turco, como se había dispuesto. En cuanto a la religión, se comprendió que era una necesidad importante para el pueblo de Anatolia y que no podía abolir por completo. El aprendizaje por ensayo y error, tan de moda en Argentina en estos días, decidió por el hecho de que la religión, al menos, debería ser un elemento a modernizar. La Facultad de Teología de la Universidad de Ankara capacitaría a los imanes y estudiosos religiosos que aceptaron y enseñaron una nueva interpretación, moderna, de la tradición y de los textos sagrados. A lo largo de la vida escuchamos decenas de interpretaciones de un mismo pasaje de la Biblia, de la misma oración en la Tora, del mismo verso del Corán. ¿Qué mejor motivo que distorsionar la palabra inmodificable de los dioses a fin de satisfacer la ambición política?

A su vez a Occidente, como previó Atatürk, se asoció con un alejamiento de la forma de vida ancestral. Similar a Pedro el Grande de Rusia, donde se cortaron allí peleas culturales, largas barbas y trajes tradicionales, que fueron descartadas por ser poco europeo. Eso era lo que significaba ser “occidental”. El atractivo de Europa en esos tiempos fue atado a algo artificial: el éxito estaba conectado a un cierto mod0 a cambios culturales y la moda. Este anuncio no es ajeno a Europa Occidental: en la segunda mitad del siglo XX, la música británica, y sobre todo la cultura americana, la forma de la vida de generaciones enteras hacían impacto en países con férreas usanzas tradicionales. Estos procesos no son lineales. Se podría ejemplificar como una lucha de tire y afloje, entre la tradición y la renovación. Esto sucede en Europa en la actualidad, donde en ciertos círculos se rechazó completamente el estilo de vida estadounidense. También para Turquía, donde el modelo de la república secular de Atatürk siempre se encontró con la crítica y la oposición.

Las dos partes, el secularista y los círculos religiosos, se miran con recelo, hasta con odio. Muchos piensan que hubiera sido mejor que el cristianismo se hubiera apoderado de Turquía, el resto -ligados a su historia- ven esa idea como un sacrilegio.  Es importante señalar que la religión del islam siempre estará ligada a la cultura del mundo árabe. En esto radica la diferencia entre Turquía y la Rusia de Pedro el Grande: los turcos son musulmanes, los cristianos rusos. Debería, en teoría, ser irrelevante para una democracia liberal, en donde todas las religiones (O la falta de ella) se practica en libertad.

¿No podría entonces decirse que, en general, la democracia liberal y el pensamiento religioso, independientemente de su origen, no van de la mano? Sí, pero esta animosidad entre el islámico y el mundo occidental llega hoy a su punto más profundo. Al comienzo de la Edad Moderna en el mundo islámico, la invasión napoleónica de Egipto se ha consagrado en la literatura. Aunque el emperador de Francia no tenía interés en hacer proselitismo, el momento de la conquista se considera un evento negativo por parte del mundo musulmán. Todo lo que Occidente es, para decirlo en pocas palabras, es visto como extranjera e imperialista. En los países populistas, el líder de cartón repite “Imperialismo Yankee” para tratar de conquistar el aplauso. El estilo de vida de Occidente, sus libertades y la movilidad personal para forjar su propio destino, hacer lo que desea con su propio cuerpo, más allá de la familia y costumbres religiosas (O no) que se ve hoy en día, en todo el mundo islámico se toma como un ataque a su forma de vida, a la identidad y finalmente como una grave ofensa.

En cuanto al conflicto cultural actual en Turquía no es diferente: al igual que cómo Putin llora la desaparición de la Unión Soviética, también hace llorar a Erdogan el final del Imperio Otomano, cuya tierra fue repartida por los europeos, y el resto es historia. Erdogan y su círculo de poder han vuelto a introducir la narrativa (¿Relato?) del Imperio Otomano y su Sultán en la conciencia de Turquía. Desde lo más profundo de la historia hasta la actualidad explica lo que está sucediendo en este momento en Turquía: el mundo islámico ha perdido a su único ejemplo de cómo una democracia liberal y el islam pueden ir juntos. En ello radica toda la tragedia: a partir de hoy, el mundo islámico desde Nigeria a Pakistán está en crisis y en guerra. En pocas palabras, es el conflicto entre la tradición y la modernidad. Por el momento se trata de un punto de victoria de las potencias tradicionales. Viendo a Boko Haram en Nigeria, y otros brutales grupos terroristas en medio oriente, Turquía era una esperanza. Esta esperanza está muerta.

La hipocresía mora en todos lados. La desmedida carrera por el poder lleva a los políticos a proclamar toda clase de promesas que se convierten en mentiras treinta segundos después de la victoria. Estrategias de todo tipo se han usado, agresiones de todo tipo han merodeado. La reforma de un libro sagrado -entiendo, pese a la fábula que este pueda ser- es, primeramente, nada original. Luego, un aprovechamiento voraz de la desesperación e ignorancia de los ciudadanos.

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 25, 2016

6 thoughts on “La religión y sus secuestrados”

  1. Los estragos que ha hecho la religión a lo largo de los siglos en nombre de Dios, es inconcebible. Miles de años despues seguimos atras de estos neuróticos como perritos falderos.

    • Alicia Suchini
    • posted on October 27, 2016

    Cada vez mas, quienes llegan a tener poder no quieren abandonarlo mas. Totalmente anti democrático.

  2. Si Francesco usa la religión para hacer lo que se le canta… nada raro que estos locos usen su religion por el poder. Lo triste son los millones de salames que somos engañados en nombre de Dios.

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on October 26, 2016

    El 31 de este mes Turquia recibirá la visita de MADURO a raíz del Congreso Mundial de la Energía. Este buen hombre debatirá sobre el futuro inmediato de la política petrolera. Que tal? Lamentable la situación de ese hermoso país, tan estrategicamente hubicado.

  3. Los turcos se van a comprar un buzon… no como los argentinos.
    Ya van a aprender de nosotros.

    • Irya Kuliacki de Valderrama
    • posted on October 26, 2016

    Aca nos metieron el relato y anduvo fenomeno por doce años…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: