Share

Otra respuesta a Graciela Fernández Meijide


[one_half padding=”0 30px 0 0″]

Un debate de todos

meijide-drawingPor Graciela Fernández Meijide

El viernes 28 de octubre, en el editorial de LA NACION titulado “Un símbolo emblemático de la mentira” se afirma en la bajada: “El debate por los derechos humanos no es propiedad de ningún sector político; pretenderlo es desconocer, precisamente, los derechos de todos a saber la verdad”.

meijide1Estoy totalmente de acuerdo. Al mismo tiempo, como son correctamente citadas opiniones mías sobre el número de los desaparecidos, me siento en la necesidad de decir que es cierto: hay un número de denuncias debidamente documentadas sobre las cuales, y con el indispensable testimonio de testigos -muchos de estos sobrevivientes de centros clandestinos- en 1985 comenzó el camino de la justicia con el juicio a las tres primeras juntas militares de la dictadura que, tras una interrupción de varios años, fue reiniciado en 2005 hasta ahora.

meijide2Podríamos decir que, por las particulares circunstancias que vivió este país, incluida la Guerra de Malvinas, a diferencia de lo que ocurrió en países hermanos cuando también recuperaban la democracia, se pudo enjuiciar en la Argentina al terrorismo de Estado. Todo cuanto se conoce sobre quienes fueron víctimas del más perverso método de represión, los desaparecidos, proviene de lo denunciado por los familiares o de los sobrevivientes que colaboraron con sus relatos ante los jueces.

meijide3¿Qué está faltando? Nada más ni nada menos que la información sobre el destino de miles de personas, información que ocultan aquellos que sí lo saben. El reclamo a la respuesta ¿qué pasó con los desaparecidos? se mantiene en trágica vigencia.

Ante esta realidad, no veo prioritario discutir cifras y sí enfatizar que no se respondió a ese interrogante.

En aras de “toda la verdad” que nos merecemos todos, el reclamo debería dirigirse a quienes esconden la información que permitiría a los familiares que aún vivimos aliviar el dolor de un duelo que nunca termina. También aceleraría la recuperación de la identidad de quienes siendo bebes o habiendo nacido cuando su madre estaba secuestrada, hoy adultos, buscan todavía las Abuelas.


andrea-derecho-ad

La Dra. Andrea Palomas Alarcón nació en Buenos Aires el 15 de mayo de 1965 en el seno de una familia de clase media. Padre policía (se retiró como comisario de la Policía Federal en 1967) y madre empresaria, tenía un negocio de ropa y su propio taller de confecciones.

Fue a una escuela religiosa en donde perdió la fe en la Iglesia, no en Dios ni en Cristo, sólo en la Iglesia.

Estudió equivocadamente agronomía, por creer que esos veranos en el campo de unos amigos en La Pampa eran la forma en que quería vivir el resto de su vida. Nunca se desvinculó totalmente de ese sueño pero siguió otros…como pelear contra la injusticia.

Estudió derecho y conoció la justicia desde ambos lados del mostrador, estuvo algún tiempo en un juzgado civil como meritoria y luego pasó por varios estudios jurídicos como procuradora, abogada junior y socia. Hoy tiene su propio estudio y perseguir el sueño de pelear por un país más justo, más ajustado a las leyes es como se ve terminando sus días.

 

Lea más…

[/one_half]

[one_half_last padding=”0 0 0 30px”]

Carta Abierta a una sociedad ingenua

andreaPor Andrea Palomas Alarcón

Pensé en contestarle a la Sra. Graciela Fernández Meijide su carta de hoy en La Nación mediante una carta, mía, abierta pero después recordé que los  derechosos defensores de  “genocidas” somos básicamente ingenuos y me pregunté si le interesará verdaderamente mi opinión.

Prefiero escribirle a una sociedad ingenua como yo, que ya empieza a entender que ha sido estafada  en su buena fe… una y otra vez.

Le digo a esa sociedad, por si no lo sabe, que Pablo Fernández Meijide no era un joven “guevarista” como su madre lo presenta, volcando sus propias preferencias políticas, tal vez, como esos padres que vuelcan en sus hijos la frustración de una carrera trunca. “Pablito”, como lo llama  en los reportajes,  era montonero “uno de sus mejores cuadros” dicen sus camaradas y se preguntan frecuentemente porque  Graciela lo niega y lo oculta. Se lo preguntan con desdén y reproche.

Pablito era montonero y según su madre, desapareció de su hogar una madrugada del ´77 mientras dormía apaciblemente. Una “patota” de monstruos entró a su casa por la fuerza y se lo llevó.

Pablito tenía a otros amigos durmiendo en su cuarto, en bolsas de dormir y colchones; a ninguno de ellos se lo llevaron y, ni siquiera, los demoraron para averiguar sus antecedentes pero ya sabemos que los monstruos son torpes y no pensaron que si Pablito era montonero, sus amigos podrían estar vinculados a la “orga”.

Sorprendentemente tampoco despertaron a sus hermanos, un varón y una mujer, que dormían en cuartos cercanos y no oyeron ni vieron nada. Ya sabemos que los monstruos son torpes y no pensaron que si entraban a la casa de un montonero, sus cómplices podrían atacarlos por sorpresa. No revisaron la casa ni reunieron a la familia en un mismo lugar, para tenerlos a la vista, bajo control.

¿Por qué nos vamos a sorprender? ¿Acaso alguna vez se investigó algo respecto de los “desaparecidos”?  La CONADEP era un gran escritorio y un gran libro en donde se anotaban denuncias. Nada más.

 Se dice con benevolencia que los desaparecidos no son treinta mil, que son nueve mil. Y yo agrego con menos benevolencia: los “desaparecidos” no son nueve mil; nueve mil son las denuncias. El Estado argentino jamás investigó nada. Las denuncias se tomaban y se toman como verdades reveladas. Incuestionables.

Pero lo que más me indigna es que a casi 40 años de esos hechos, fracasada  la operación  “pedido de perdón”,  la madre de Pablo reclame en una carta conocer la verdad de lo que sucedió con él. Y se lo reclame a los militares y policías presos a los que nadie les reconoce derecho alguno, ni a la verdad, ni a la justicia.

Dice Fernández Meijide en su carta que es “en aras de la verdad”.

Y yo le preguntaría que si tiene tanto interés en la “verdad” y no en el “juicio y castigo” con el que nos han torpedeado la cabeza a varias generaciones,¿ por qué no se presentó en los “Juicios por la verdad” de los noventas?

 En el año 1999, ante la clausura de las causas penales por las leyes de obediencia debida y punto final, los que pretenden mantener abiertas las heridas de la guerra  realizaron una presentación  ante la CIDH con el patrocinio del CELS. Consiguieron una “solución amistosa” en la que el Estado argentino se comprometía a garantizar el “derecho a la verdad”.

Fue así que se desarrollaron unas representaciones teatrales (más grotescas que las actuales) en donde el Estado interrogaba  con la promesa de no sancionar.

Muchos ingenuos se presentaron a esas representaciones artísticas y pensaron que si aportaran lo poco o mucho que sabían, esos deudos llorosos encontrarían la paz. Pensaron contribuir a cerrar las heridas.  Heridas que a esta altura, debemos entender que no cerrarán jamás, porque son una estrategia de financiación política y dominación social.

El “acuerdo amistoso” impedía que la información recogida en los “Juicios por la Verdad” se utilizara para sancionar. La CIDH estuvo muy conforme con este acuerdo, nunca dijo que hubiera una costumbre internacional de sancionar, ni una responsabilidad internacional,  ni nada parecido.  Sin embargo las declaraciones de los ingenuos, que fueron buenamente a colaborar,  hoy se las toman en su contra en los fraudulentos juicios penales de “lesa humanidad”.

Qué raro que la Sra. Fernández Meijide no se haya presentado a averiguar qué fue de Pablito en aquellos  juicios.

Qué raro que se presente ahora, cuando el “pedido de perdón” que le propuso a sus enemigos como condición para hablar de la concordia, naufragó miserablemente.

Cuando nos presentan a la Sra. Fernández Meijide como un paladín de la ecuanimidad y los Derechos Humanos me recuerda a la diferenciación que se hacía hasta hace poco entre Carlotto y Bonafini. A una se la presentaba como a una dama y a la otra como una desaforada. Hoy, todos sabemos quiénes son.

Hace tiempo perdí mi ingenuidad respecto de la Sra. Fernández Meijide. Tenía mis reparos con esta persona pero me terminé de convencer cuando mi amiga Eneida, la esposa de un militar preso político, enfermo de mal de Parkinson, se le acercó durante el receso en una de estas charlas por la concordia nacional.  Le agradeció emocionada que formara parte de estos encuentros y le contó el caso de su marido al que, en estos días, vuelven a juzgar, llevándolo y trayéndolo hasta muy altas horas de la noche y la madrugada.

Fernández Meijide, abandonando el tono edulcorado que observaba durante la charla le contestó secamente “yo trabajé 40 años para que los militares vayan presos, ahora ustedes trabajen para liberarlos… si pueden”.

[/one_half_last]

 

Tags: , , , ,

31 thoughts on “OTRA RESPUESTA”

  1. Pingback: hack instagram account

  2. Yo la acompaño en el dolor y en su lucha. Pero el doble discurso no me cierra…

    • Chuchoman
    • posted on November 5, 2016

    El tire y afloje agranda las distancias

  3. Los que usaron la violencia por la ideologia que sea deben bancarse de las consecuencias sin indemnizaciones. Los dd.hh en Argentina son para estafar a la nacion entera. ¿Si se inventó esa cantidad con tanta soltura, cuántas otras cosas se habrán inventado? La señora Meijide no habla de eso ni por asomo. Lamento lo que le pasó al hijo, pero la justicia es una sola. Somos buenos a medias? Como se entiende?

  4. Por que la señora Fernandez Meijide y otros permitieron que el Pinguino cambiara datos y prologos a su antojo en el Nunca Mas. Hoy dia no se sabe que es real y que no. En el libro figura gente como Carlos o Pepe. Sin apellidos ni mas datos. Quien denunció eso? Los familiares y amigos no le conocian el apellido? Ademas, Tan difícil es tener la información bien ajustada de cuantos desaparecidos fueron? Macri debería pedir que se hagan los estudios de números serios del tema. Para mi lo de la Conadep no fue un estudio serio, pese a que tuvieran las mejores intenciones.

      • Ernesto Rubilar
      • posted on November 5, 2016

      Yo no entiendo… Estan desaparecidos, pero no saben quienes son??? Me parece una tomadura de pelo.

    1. Hay algunos sin nombre. “Vi a una chica alla… despues no la vi mas…” que? No tenia familiares ni amigos? Me parece una desprolijidad. Lo de Sabato (-brillante escritor, sobre heroes y tumbas es magistral- ) pero siempre fue un panqueque.

  5. Respeto la opinión Fernandez Meijide porque fue parte y tristemente protagonista de una época espantosa de nuestro pasado, pero no se puede ser justa a medias. Hay que llamar las cosas por su nombre. Malisimo lo de los militares, peor lo de estos jueces que en “democracia” usan su poder como el famoso “Revolucionario” Che Guevara, ejecutando ancianos que eran simples oficiales, sub oficiales en aquel entonces.

    • Damedos
    • posted on November 5, 2016

    Espinoso porque si bien Graciela quiere ser justa, no puede. siempre le va a quedar cierto encono contra los militares y la entiendo.

  6. Es un temita, porque yo si salgo a buscar a mi hijo pero de ahi de dedico a romperlo el locu a patadas antes que dedicarme a la politica

  7. Otro cambio de frente para Meijide… y van… Se pondra de acuerdo algún dia?

    • Marta Robles de Aznar
    • posted on November 4, 2016

    Me dan risa algunos comentarios. Esta mujer es un ejemplo de vida.

    1. Nadie lo duda. Lo que si dudamos es que busca “La Paz” sin justicia verdadera. mientras sabe que hay detenidos inocentes en las carceles del pais y desaparecidos truchos viviendo de arriba. solo eso.

  8. No todo es lo que parece. Hasta esta mujer tiene intereses creados.

    • Selva Larribité
    • posted on November 4, 2016

    Felicitaciones doctora. Artículo digno. Meijide cuando pudo aprovechó, como lamentablemente hacen todos los políticos. No hundieron a la gente en la pobreza. No meten impuestos demenciales y todo está roto y venido a menos?

  9. Siempre trompezando con la misma piedra. A mi me consta que hay “desparecidos” que viven en Francia, España, Israel…

    • sergio lagrotta
    • posted on November 4, 2016

    la mentira es la herramienta más utilizada a lo largo de la historia por parte de la izquierda, son las típicas maximas de goebbels que tanto resultado le han dado, pero que con el tiempo quedan siempre en evidencia.

  10. De todas las personas que han estado en la conadep, ni Sabato, ni magdalena… no les creo a nadie, si hasta anotaron gente sin nombre…

    1. Es cierto, hay “Desaparecidos” señalados como “Beto”, “Bety” sin ningún otro dato

    • Chus Vixente
    • posted on November 4, 2016

    Menudos tios los “refugiados”argentinos que vinieron a España.
    Todos eran artiiiistas, meeeedicos, ingenieeeeeros, arquiteeeeectos pues entienda… clase media -alta.
    Y se les llenaba la boca de socialiiiiismo, luuuucha, imperialiiiiiiismo yankiiiiiiiii etc…. pero salieron huyendo, dejando allí en la lucha contra la dictadura,solos, a los que no podían permitirse huir.
    Y aquí trepáron, encandilando a ciertos progres con su discurso falso cuan peso argentíno de madera. y aquí siguen, no volvieron, tal vez para no ser señalados como cobardes.

    1. Es que Aerolineas Argentinas es la mejor universidad del mundo… subis siendo vendedor de pollos y bajas en otro pais recibido de Rey de Escocia

  11. Me encantan la gente que opina aca. que saben mas que los que investigaron y llevaron adelante las causas. No se por que Alfonsin no conto por que no era buena la relacion con las madres. Habra sido porque no se presto a las mentiras que si se prestaron los Kirchner? porque Duhalde despues pertenecio al gobierno k. Un pais basado en mentiras es improbable que salga adelante.

  12. Meijide es otra política mas. trágica historia, despues una política mas.

  13. Hay que separar los tantos: que haya reconocido que su hijo fuera o no fuera montonero , no la llevo a desparramar odio indiscriminadamente , ni por asomo , su dolor es propio de una madre . Esta señora nunca intento hacerse un currito con lo de los desaparecidos como hicieron las otras madres o decir al extremo de querer hacer creer que eran jovenes maravillosos o algo por el estilo.

      • Robertino Cartessi
      • posted on November 3, 2016

      No. Fue Ministra de Desarrollo…

      1. Puso a familiares en ANSES

    1. Acomodó hasta a su “profesor de tenis” en la función pública y la tuvo que abandonar por los escándalos en ANSES.

    2. Yo pienso que montonero o no, su hijo no debería haber “desaparecido” ya que habia medios legales para juzgarlo. Ahora, la señora Graciela cruzó varias fronteras. Sin desprestigiarla, fue uno de los tantos políticos que fueron de aqui para alla, buscando una cuevita.

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on November 3, 2016

    El largo y permanente trabajo de la doctora Alarcón a favor de la Justicia con mayúscula, nos permiten conocer interesantes hechos y crónicas de cada una de las partes de esta tragedia argentina, que no figuran en los medios periodísticos. Bienvenida una vez mas a este espacio.

    • Juan Bianco
    • posted on November 3, 2016

    Siendo respetuoso, cuando habla la señora Meijide me suena igualito a Bielsa, “Yo no estaba” “Mi hijo no…” estoy harto de escuchar a estos personajes que buscan reivindicar el accionar de la guerrilla que se alzó contra un gobierno democrático , bueno o malo pero elegido por el pueblo …. ya con eso basta.
    El resto de lo que vivimos es consecuencia de esto y los que vivimos esos tiempos lo sabemos , porque lo sufrimos.

      • Juan Bianco
      • posted on November 3, 2016

      BALZA que digo…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: