RELACIONES PELIGROSAS: Néstor Kirchner y el Papa.

EL DULCE ENCANTO DE LA HIPOCRESIA
Share

¿El Papa y Kirchner eran tan parecidos que chocaban?

Diferentes palabras, la misma hipocresía.

 

[one_half padding=”0 25px 0 0″]

“Néstor Kirchner realmente no me soportaba”, sentenció el Papa Francisco.

Noviembre 10, 2016

Jorge Bergoglio es impredececible, e infalible. “Néstor Kirchner realmente no me soportaba. Las relaciones eran muy tensas”. Así lo reconoce el Papa en una entrevista que aparece en “Nei tuoi occhi é la mia parola” (En tus ojos está mi palabra), un nuevo libro que recopila homilías, discursos y textos pronunciados entre 1999 y 2013 por el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, que fue presentado hoy en esta capital.

El padre jesuita Antonio Spadaro, director de la prestigiosa revista jesuita La Civiltá Cattolica y autor de la primera entrevista a Francisco -en agosto de 2013-, fue el curador de este volumen único, de casi 1000 páginas, editado por Rizzoli, que salió hoya la venta en Italia. Spadaro contó que, en lugar de pedirle al Papa un prólogo de esta “ópera omnia” -que incluye los Tedéum del 25 de mayo y otros famosos sermones de Bergoglio-, una vez más, le propuso una entrevista, cosa que Francisco aceptó.

En esta conversación, que aparece al principio del libro, realizada el 9 de julio pasado, el padre Spadaro le hace a Francisco varias preguntas sobre sus homilías del pasado. Y el Papa cuenta cómo se preparaba, la importancia de su formación jesuita y, sobre todo, del contacto concreto con la gente. De hecho, asegura que para él es fundamental poder mirarle los ojos a las personas. De ahí, el título de la obra.

Ante una pregunta sobre la homilía realizada por el entonces cardenal Bergoglio el 27 de octubre de 2010, en memoria de Néstor Kirchner, fallecido ese día, Francisco es sincero. No oculta la existencia de un pasado conflictivo con el ex presidente argentino (2003-2007). “Sí, él realmente no me soportaba. Las relaciones eran muy tensas. Cuando supe que había muerto, a las tres de la tarde, dos horas después hice una conmemoración en la catedral”, evoca. “Esa homilía era improvisada: no había preparado el texto escrito. Invité al pueblo y la Iglesia estaba llena. No había nadie del gobierno. El clima era tenso: durante la misa alguien me gritó algo. Le dije que estábamos ahí para rezar porque él había sido ungido por su pueblo con las elecciones para gobernar el país. El pueblo lo había elegido y ahora debía rezar por él”, agrega.

 

Cristina Fernández de Kirchner comparó al Papa con Néstor Kirchner: “Él también les dijo que salgan a la calle”

Julio 26, 2013

La mandataria habló este mediodía en la inauguración de un nuevo estadio de fútbol y parafraseó al Sumo Pontífice.

La presidente Cristina Fernández de Kirchner llamó hoy a “lograr que este modelo de Estado sea custodiado por todos los argentinos” y aseguró que “hay que ganar la historia, tomar decisiones y ponerse junto a la gente en cada uno de los momentos en los que los pueblos definen sus grandes batallas”.

Al encabezar la inauguración de un nuevo estadio de fútbol en la localidad de Morón acompañada por el gobernador Daniel Scioli y el candidato a diputado por el kirchnerismo en la Provincia, Martín Insaurralde, Cristina remarcó que” si no nos ayudamos nosotros, no nos ayuda nadie”.

La Presidente recordó que la fecha de hoy, 26 de julio, está cargada de hechos históricos, como el aniversario de la muerte de Eva Duarte de Perón, el 60 aniversario del asalto al Cuartel Moncada en Cuba y los 123 años de la Revolución del Parque de la por entonces Unión Cívica contra el régimen conservador.

Al respecto de los obstáculos que sorteó la ley que dispuso la construcción del nuevo estadio de Deportivo Morón, Cristina señaló:”Podés estar en un partido o en otro, pero cuando se trata de algo de la gente el único partido que tenemos que tomar es el de la gente”.

“En eso (el ex presidente) Néstor (Kirchner) tenía un sexto sentido, lo tuvo ya cuando fue intendente y formó frente con varios partidos. No era porque no le gustara debatir y pelear, sino que cuando veía obras que quedaban en la historia y le quedaban a la gente él saltaba las barreras ideológicas”, aseguró.

Cristina recalcó las palabras de ayer de Su Santidad, Francisco: “Ayer escuchaba al Papa en Río decir que la Iglesia no era una ONG. Cuando dice eso, ¿qué quiere decir? Que hay que salir a la calle, luchar por los ideales y las convicciones”, afirmó la Jefe de Estado, y agregó: “Néstor también les decía que trasgredan, que salgan a la calle, cuando se refirió a ustedes, los jóvenes. La política no es una ONG. Necesita de ideas, de militar, de trabajar”.

“Tenemos que tener memoria porque ya dije que no soy eterna, pero también las políticas económicas no son eternas. Algunos dirigentes, que se plantean como los renovados o rejuvenecidos, siguen perteneciendo a las mismas viejas políticas”, enfatizó.

En ese sentido, llamó a “lograr que este modelo de Estado sea custodiado por todos los argentinos, como la garantía de los derechos adquiridos y las conquistas sociales, esta es la verdadera lucha que tenemos que dar”.

Además, remarcó que el salario mínimo alcanzará los $3.600 según se anunció ayer en el Ministerio de Trabajo y recordó que “luego de 14 años donde el salario no se movía, y era $200 en 2003”, el ex presidente Kirchner fue quien volvió a actualizarlo y subir el piso.

En el acto -que comenzó a las 14-, estuvieron presentes también el intendente de Morón, Lucas Ghi, la candidata a diputada kirchnerista Juliana Di Tullio.

Según se informó desde el municipio local, la nueva cancha de Deportivo Morón tiene capacidad para más de 32.000 espectadores y cumple con las medidas reglamentarias que responden a los requerimientos para poder desarrollar partidos internacionales, no solamente de fútbol sino también de rugby.

Luego de la apertura formal del estadio que presidió la jefa de Estado, por la tarde, a partir de las 18, el equipo local, que milita en la Primera B Metropolitana, jugará un amistoso con el seleccionado argentino de fútbol Sub-20.

 

Hebe, sobre el Papa: “Nos equivocamos con él como con Néstor Kirchner”

Mayo 27, 2016

La presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, admitió que se equivocó en su opinión sobre Jorge Bergoglio, tras el encuentro con el hoy Papa Francisco. “Le dije que nos habíamos equivocado con él como nos equivocamos con Néstor (Kirchner), hay que pedir perdón cuando uno se equivoca y las madres lo hacemos”, dijo la dirigente.

En la entrevista en la Residencia de Santa Marta, Bonafini estuvo acompañada por Marta Cascales, esposa del ex secretario de Comercio Guillermo Moreno. Como obsequio para el líder religioso, le llevó el tradicional pañuelo blanco, símbolo de la entidad. El encuentro duró una hora y media.

Haciendo caso omiso a las críticas que se alzaron por esta reunión, el Pontífice eligió recibirla en su residencia tal y como hizo en su momento con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, mientras que la audiencia que tuvo con el presidente Mauricio Macri se hizo en la Biblioteca del Palacio Apostólico.

Bonafini lo invitó a visitar la Argentina porque, según dijo, “están pasando cosas muy graves”. La semana pasada, Bonafini admitió estar “pensando mucho” qué decirle al Papa, porque “es una oportunidad única en la vida y tengo que hacer algo que sea bueno”.

popea3

popea1

popea2

[/one_half]

[one_half_last padding=”0 0 0 25px”]

Los Kirchners y Bergoglio: Te amo, te odio, dame más…

Marzo 15, 2013

Fueron vecinos en Buenos Aires durante casi nueve años. Estuvieron frente a frente, con tan solo la Plaza de Mayo de por medio: los Kirchner en la Casa Rosada y el cardenal Jorge Bergoglio en la Catedral Metropolitana. Muy cercanos físicamente, pero fríos y lejanos en sus relaciones.

“Han sido relaciones muy tensas y conflictivas, porque Bergoglio se ha opuesto a los avances del proyecto nacional y popular kirchnerista, que implica una autonomía del Estado con respecto a la Iglesia”, expone Rubén Dri, profesor de Sociología de la Religión en la Universidad de Buenos Aires.

“Hay determinados temas donde la Iglesia se considera maestra y que debe ser obedecida por el Estado, como la educación y todo lo que tiene que ver con lo moral, fundamentalmente con el sexo: la familia, el matrimonio, la cuestión de la posibilidad del aborto, el matrimonio igualitario, las relaciones extramatrimoniales”.

En mayo de 2004, cuando Néstor Kirchner tenía un año como presidente, Bergoglio desde la homilía habló de la necesidad de más diálogo político; criticó la intolerancia, “el exhibicionismo y los anuncios estridentes”, lo que generó molestia en el gobierno oficial.

Una de las primeras acciones de Kirchner, un peronista combativo que llegó al poder con una política de defensa de los derechos humanos, fue impulsar juicios a los responsables por crímenes de lesa humanidad que sucedieron durante los años de la dictadura militar.

Un año después, en 2005, Kirchner rompió con la tradición y no acudió al Tedéum, un acto religioso que cada 25 de mayo se celebra en Argentina para conmemorar la Independencia del país, la Revolución de Mayo. Bergoglio canceló en el Tedéum, pero no tardó en hablar de “partidocracia” y de un “internismo faccioso”. A partir de ese año los Kirchner comenzaron a asistir a Tedéums fuera de la Capital Federal mientras que el cardenal volvió a celebrarlos en la catedral metropolitana, ya sin la presencia del presidente Néstor y su esposa Cristina Fernández.

“Todo comenzó con el proyecto de los Kirchner de darle autonomía al Estado, que implicaba un enfrentamiento sobre todo con las corporaciones de poder: la militar, la económica, la mediática y la eclesiástica, que no deja de ser una corporación. No todo se dio al mismo tiempo, pero se fue dando”, resume Dri, también filósofo y teólogo de la liberación, uno de los más críticos del nuevo papa.

Para otro especialista, tuvo que ver la personalidad de Bergoglio. “Es una persona muy circunspecta, muy humilde, de un perfil muy bajo, y obviamente criticó algunos de los hechos del matrimonio Kirchner que no le gustaron”, opina Norberto Casani, director del instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de La Plata.

En sus homilías, Bergoglio con frecuencia aludía a la situación política y económica, que merecieron respuestas por parte de Néstor Kirchner, señala Julio Burdman, politólogo y profesor de la Universidad de Belgrano.

“Los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión, los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de extrema pobreza y de condiciones económicas injustas que originan las grandes desigualdades”, dijo en septiembre de 2009 el Arzobispo de Buenos Aires, después de una serie de notas que habían publicado los medios argentinos sobre el crecimiento en la fortuna de los Kirchner.

En 2005, días antes de que Kirchner decidiera romper la tradición de ir al Tedéum en catedral, el obispo Antonio Baseotto desató un escándalo nacional al criticar al presidente por su posición a favor de la despenalización del aborto y por el reparto de 10 millones de preservativos. Baseotto decidió enviarle una carta al entonces ministro de Salud, Ginés González García, en la que aludía a una cita bíblica que Jesús pronunció: “Quienes escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar”.

“Aquí hay todo un problema que se agudizó con la dictadura genocida, con el poder militar que secuestró y torturó con la legitimación que le daba la Iglesia católica. El obispo castrense, como obispo de las fuerzas armadas, fue desautorizado por el gobierno porque el enfrentamiento con el ministro de Salud. Echar al mar es un símbolo muy fuerte, se sabe muy bien que en la Argentina los militares echaban al mar a los prisioneros”, dice el teólogo Rubén Dri.

El gobierno de Kirchner decidió sacar a Baseotto del cargo en marzo de 2005, pero el Vaticano no aceptó la decisión. En esa ocasión, Bergoglio intentó deslindarse del comportamiento de Baseotto, pero el caso terminó de romper las relaciones Iglesia-Estado.

“Más allá de estos roces, ninguno de los gobiernos de la democracia modificó sustancialmente la relación con la Iglesia, que sigue siendo influyente en Argentina”, dice el politólogo Burdman.

El Estado argentino sigue sosteniendo económicamente a la Iglesia católica con los impuestos de la población. Estos gastos, a pesar de las diferencias, nunca fueron recortados. El Artículo 2° de la Constitución de Argentina lo establece: “El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”.

El gobierno argentino se encarga del sueldo de los obispos, de sus jubilaciones y del sostenimiento de los colegios católicos privados. Algo que no sucede en Brasil o México, por ejemplo, dos países latinoamericanos con mayor número de católicos, pero con una separación, al menos en lo constitucional, entre el Estado y la Iglesia.

En 2007, cuando Cristina Kirchner sucedió a su esposo en el cargo, tuvo un encuentro con el cardenal Bergoglio. Siguieron distantes, pero nunca igual que con su marido. “La relación se moderó con Cristina Kirchner, quien es más católica que su esposo”, dice Burdman.

“Kirchner veía a Bergoglio como a un político, un articulador de la oposición, antes que como un sacerdote. El pico de la tensión se alcanzó tras la aprobación de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo; Bergoglio convocó a una ‘guerra de Dios’ contra la ley”.

El cardenal mandó una carta a las monjas carmelitas de Buenos Aires en junio de 2010, donde les decía que no se trataba de un simple lucha política, que el pueblo argentino estaba a punto de enfrentar algo que hería gravemente a las familias. “Escribió que estaba en riesgo “la vida de tantos niños que serán discriminados de antemano privándolos de la maduración humana que Dios quiso que se diera con un padre y una madre”. Y les pidió orar por los diputados: “Que ellos nos socorran, defiendan y acompañen en esta guerra de Dios’”.

En 2011, Bergoglio tomó como bandera la lucha contra las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo, organizó marchas y envió una carta a todos los sacerdotes para pedirles que durante sus misas hablaran “del bien inalterable del matrimonio y de la familia”.

En este tema no sólo se confrontó con la presidenta, también con el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, militante del PRO, un partido confrontado con el kirchnerismo. Macri decidió que tampoco iría ese año al Tedéum en la catedral. Bergoglio después criticó los “delirios de grandeza”. Pero con Macri no pasó a mayores, este miércoles, visiblemente emocionado, dijo para la televisora local: “Es muy inspirador lo que estamos viviendo”. Se refirió al papa Francisco como un hombre “muy interesado en todo lo que refiere a lo social, en temas de educación, pobreza y villas”.

A finales de 2011, el sacerdote jesuita dejó de ser el presidente de la Conferencia del Episcopado Argentino. Había cumplido sus seis años en el cargo, en el que se le veía caminar y andar en colectivo o en metro para ir a visitar las villas miseria.

En la actualidad, en Argentina sigue el debate para despenalizar el aborto, un asunto que ha generado más división entre distintos sectores de la población que entre Bergoglio y la presidenta Cristina.

Casi una hora más tarde del nombramiento del papa Francisco, Cristina Fernández le envió un mensaje distante y burocrático: “Va a haber un Papa que pertenece a Latinoamérica, y le deseamos de corazón a Francisco que logre un mayor grado de fraternidad entre los pueblos”. El contexto de la declaración fue un acto en Tecnópolis, donde los asistentes kirchneristas comenzaron con los abucheos. La presidenta argentina dijo que viajará el martes 19 de marzo a Roma, para estar presente en la ceremonia donde Bergoglio asumirá como máximo jerarca de la Iglesia católica.

Los especialistas dicen que habrá que ver cómo se conduce ahora el cardenal desde el Vaticano. “Como papa, Francisco tendrá una relación diferente con Argentina, el cardenal podrá ser muy afectivo desde los sentimientos, pero ya es un pastor universal, no puede ser una relación tan estrecha y tampoco tan tirante”, opina Casani.

El filósofo Dri no está tan seguro y plantea dos escenarios. Uno donde el papa Francisco pretenda tener más injerencia desde el Vaticano en el Estado argentino y otro donde no tenga el tiempo suficiente para intervenir en el país, porque sus preocupaciones serán mayores y mundiales. Por ahora, la fiesta en Argentina le ha ganado a las críticas, donde la gente celebra como si hubieran ganado un Mundial de Futbol.

 

[/one_half_last]

 

 

 

 

 

Tags: , , , , ,

7 thoughts on “RELACIONES PELIGROSAS: Néstor Kirchner y el Papa.”

    • Seba Barcos
    • posted on November 11, 2016

    Todos chorros, traidores a la patria el papa tambien.

  1. Siempre un paso atras con Bergoglio y ademas un tipo muy raro

    • Leandro Candado
    • posted on November 11, 2016

    Voy a tratar de ser respetuoso. Habra hecho una misa por el “otro Nestor”… el niño Qum?

    • Fernando Luomo
    • posted on November 11, 2016

    Que pais de m… con esta gente.

    • Hugo Marielli
    • posted on November 10, 2016

    Panqueques asquerosos.

  2. Ay Hebe…! Si tu hijo (Comiendo caviar en París) te viera…!

  3. Los buitres tienen mas integridad que estas “personas” que cambian de opinion por unas chirolas mas.
    Dipa

Comment

Leave a Reply to Fernando Luomo Cancel reply

%d bloggers like this: