SOY MUSULMANA, SOY MUJER Y SOY INMIGRANTE. YO VOTÉ POR TRUMP

Share

 

asra-q-nomaniPor Asra Q. Nomani.
Asra Q. Nomani, ex reportera del Wall Street Journal durante 15 años, es autor de “Standing Alone:. La lucha de una mujer estadounidense para el alma del Islam” A partir de agosto de 2007, fue profesora en la práctica de periodismo en la Universidad de Georgetown, que conduce el Proyecto Pearl, una investigación de profesores y estudiantes sobre el asesinato del reportero del Wall Street Journal Daniel Pearl. Actualmente vive en Morgantown, Virginia Occidental, con su hijo Shibli.
 
Mucho se dice ahora de los “partidarios secretos silenciosos de Trump”.
Esta es mi confesión – y explicación: Yo, una mujer de 51 años de edad, una musulmana, una mujer inmigrante “de color” – soy una de los votantes silenciosos en favor de Donald Trump. Y yo no soy una “fanática”, “racista”, “machista” o simpatizante de una “supremacía blanca”, Trump como votantes están siendo llamados, ni parte de algunos “whitelash.” (Whitelash es un término racial que describe el contraataque contra la pérdida de poder que sufren la clase media blanca y la clase baja blanca).
En el invierno de 2008, como una liberal y orgullosa hija de toda la vida de Virginia Occidental, estado nacido en el lado correcto de la historia en cuanto a la esclavitud, me mudé a un históricamente conservador estado de Virginia únicamente debido a que esta tierra había ayudado a elegir a Barack Obama como el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos.
Pero, entonces, durante gran parte de este último año, he guardado mi secreto preferencia electoral: me inclinaba hacia el candidato presidencial republicano Donald Trump.
asra2El martes por la noche, pocos minutos antes de que cerraran las urnas en la Escuela Primaria Forestville en el Condado mayoritariamente demócrata de Fairfax Democrática, me deslice tras las cortinas de la estación de votación para colorear las casillas al lado los nombres de Trump y su compañero de fórmula, Mike Pence.
Después de que Hillary Clinton llamara a Trump para aceptar su derrota, reconociéndole como presidente electo, un amigo en Twitter escribió un mensaje de disculpa al mundo, diciendo que hay millones de estadounidenses que no comparten la visión de “odio / división / ignorancia que Trump pregona.” Ella terminó que se sentía “avergonzada de millones que lo hacen.”
Eso haría suponer que me incluye a mí – pero no es así, y es donde radica el cúmulo de preocupaciones de los votantes sobre lo que condujo a Clinton a su derrota. Yo rechazo con toda seguridad la trifecta de “odio / división / ignorancia.” Estoy a favor de la posición del Partido Demócrata en el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el cambio climático.
Pero yo soy una madre soltera que no pueden pagar un seguro de salud bajo el sistema de Obamacare. El programa del presidente préstamo hipotecario modificación, “Hope Now,” no me ayuda. El martes, manejé desde Virginia hasta mi ciudad natal de Morgantown, Virginia Occidental, donde vi la América rural y a los americanos comunes, como yo, todavía luchando para llegar fin de mes, después de ocho años de la administración de Obama.
Por último, como una musulmana liberal que ha experimentado, de primera mano, el extremismo islámico en este mundo, me he opuesto a la decisión del presidente Obama y el Partido Demócrata para bailar un zapateo alrededor del “Islam” y del Estado Islámico (ISIS). Por supuesto, la retórica de Trump ha sido poco delicada y la gente puede tener diferencias políticas con sus recomendaciones, pero, para mí, ha sido exagerada y demonizada por los gobiernos de Qatar y Arabia Saudita, sus canales de medios de comunicación, tales como Al Jazeera, y sus representaciones en el Oeste, en un intento de distracción conveniente desde el tema que me preocupa más como un ser humano en esta tierra: Islam extremista, del tipo que se ha derramado la sangre de los pasillos del hotel Taj Mahal de Mumbai a la pista de baile de la discoteca de pulso en Orlando, Florida.
A mediados de junio, después del trágico tiroteo en Pulso, Trump twitteó un mensaje, entregado en su típico estilo sutil: “¿Va el Presidente Obama va a mencionar, finalmente, la palabra terrorismo islámico radical? Si no lo hace él debe renunciar de inmediato en la desgracia! “
Por entonces, en la CNN “New Day”, la candidata demócrata Clinton parecía seguir “el baile de Obama”, diciendo: “Desde mi perspectiva, importa lo que hacemos no que lo que decimos. Y nos importaba cazar a Bin Laden, no qué nombre le llamamos. Es evidente que he dicho – Si usted lo llama yihadismo radical o el islamismo radical, es lo mismo. Estoy feliz de decir que significan la misma cosa”.
A mediados de octubre, un e-mail de WikiLeaks hablaba de los mensajes de correo electrónico de Clinton queme envenenó. En ella, Clinton le dijo a su ayudante John Podesta: “Tenemos que utilizar nuestros recursos de inteligencia diplomáticos y más tradicionales para presionar a los gobiernos de Qatar y Arabia Saudita, que están proporcionando apoyo financiero y logístico ilegal a ISIL”, el nombre políticamente correcto para Estado islámico “, y otros grupos radicales sunitas en la región”.
asra3Las revelaciones de las donaciones de varios millones de dólares a la Fundación Clinton provenientes de Qatar y Arabia Saudita mataron a mi apoyo a Clinton. Sí, quiero la igualdad de remuneración. No, yo rechazo bromas de “vestuario” de Trump, la idea de una “pared” entre Estados Unidos y México y un plan de “prohibición” a musulmanes. Pero confío en los Estados Unidos y no compro la hipérbole política – política de la identidad del programa impulsado de su propio – que ha demonizado Trump y sus partidarios.
Días antes de la elección, un periodista de la India por mail, me preguntó: ¿Cuáles son sus pensamientos sobre ser un musulmán “de Trump América”?
Escribí que, como una niña de la India, al llegar a los Estados Unidos a la edad de 4 en el verano de 1969, no tengo absolutamente ningún temor acerca de ser un musulmán en una “Trump Americana”. Los pesos y contrapesos en Estados Unidos y nuestra rica historia en justicia social y en derechos civiles nunca permitirá que el alarmismo que se ha unido a la retórica de los candidatos como Trump para llegar a buen término.
Lo que más me preocupaba eran mis dudas acerca de la influencia de las dictaduras teocráticas musulmanas, incluyendo Qatar y Arabia Saudita, hacia los Estados Unidos de Hillary Clinton. Estas dictaduras hay ejemplos brillantes de la sociedad progresiva con su incapacidad para ofrecer los derechos humanos fundamentales y las vías para acceder a la ciudadanía a los inmigrantes de la India, los refugiados de Siria y toda la clase de los esclavos de facto aquellos que viven en dictaduras.
Tenemos que hacer frente con coraje moral no sólo contra el odio contra los musulmanes, sino por el odio de los musulmanes, para que todos puedan vivir con sukhun, o tranquilidad, he terminado en mis reflexiones al periodista de la India.
El periodista hindú no recibió el correo electrónico. No volví a enviarlo por miedo a la ira que podría caer sobre mis hombros. Pero, entonces, he votado.
Tags: , , ,

8 thoughts on “SOY MUSULMANA, SOY MUJER Y SOY INMIGRANTE. YO VOTÉ POR TRUMP”

  1. Pingback: top darknet search engine

  2. Pingback: pic-1#W88.tips

  3. Pingback: best CBD oil

    • Stix_Juanjo89
    • posted on November 13, 2016

    Que temple esta mujer. Igual, ella es legal, no tiene que preocuparse

  4. El problema es con los que entran de Mexico no legales.
    Yo no veo otro problema.

  5. Yo creo que Trump nunca dijo nada malo de los nacionalizados. Ademas esta mujer hace años que vive ahi. Creo que todos estaban decepcionados de Obama y por eso fueron para el otro lado, ahora.

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on November 11, 2016

    Lo mejor para Asra Q. Nomani. Una mujer valerosa. Cordialmente

  6. Espero que le vaya bien, pero con la fobia que hay contra los musulmanes en norteamerica…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: