¿Tú también, Brutus? El Jefe del Estado Mayor General de la Armada y el Sub Oficial

Share

 

Uno de los fenómenos que permanentemente se dan en todas las Fuerzas son las reiteradas excusas de sus planas mayores que en las entrevistas -a la primera pregunta sobre los sangrientos hechos de los años setenta- lo primero que expresan es “Yo no fui”, “Yo no estaba allí”, “Yo no sé”…
guillermo-brownSi algún día nuevos peligros amenazan a la patria de los argentinos, si algún día nos viésemos obligados a confiar al leño flotante el pabellón de Mayo, el soplo poderoso del viejo Almirante henchirá nuestras velas, su sombra empuñará el timón en medio de las tempestades, y su figura guerreará de pie sobre la popa de nuestras naves en medio de la humareda del cañón y de la grita del abordaje…”.
Oración fúnebre al Almirante Brown, pronunciada por el General D. Bartolomé Mitre.
Tampoco se interesan por saber si el personal de su Fuerza, si estaba allí o por si su jerarquía tuvo algún tipo de responsabilidad. Las planas mayores actúan como aquellos que en la década del setenta afirmaban: “Algo habrán hecho!” y se desentendían totalmente de lo que estaba ocurriendo a su alrededor, en el país y en latinoamérica toda. Estos jefes -dada su formación, su uniforme y la tradición que por su pertenencia llevan sobre sus hombros- podríamos decir que casi son los Poncio Pilatos de nuestro días.

srur-marcelo-eduardo-hipolito-saluda-a-martinezLas nuevas generaciones no estuvieron a la altura de los comportamientos y de las honorables premoniciones de los grandes hombres de la gloriosa historia argentina.
Por eso, VALIENTES SUBOFICIALES se expresan con gran coraje y autoridad moral, como Luis Orlando González. Nuestro tributo a él y a muchos como él, pertenecientes a diversas Fuerzas, que hoy en diferentes cárceles argentinas pierden sus vidas en manos de la “justicia independiente”

 

Reportaje a Marcelo Eduardo Hipólito Srur:

«El pasado ya no condena a la Armada Argentina»

El almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur, tiene claro el rumbo de la Armada Argentina y el perfil de sus miembros: «Profesionales», garantiza. Designado el pasado mes de enero jefe del Estado Mayor General de la Armada, por el presidente Mauricio Macri, una de las primeras sorpresas que descubrió al instalarse en el emblemático edificio Libertad, de Buenos Aires, fue «la presencia de micrófonos ocultos en la mesa» de uno de los salones de reuniones –donde se celebra la entrevista– y «en el comedor» privado. «Cámaras no hallamos», observa antes de aclarar que «la tecnología no era de última generación pero, por el cableado, es evidente que se tomaron su tiempo» para hacer la instalación.
«Después de hacer un barrido completo, creo que el edificio está limpio», comenta algo sorprendido por las preguntas que, finalmente, ponen de manifiesto que en Argentina deben de ser pocos los que han estado a salvo de escuchas ilegales.
Los argentinos, dados los antecedentes inmediatos con el teniente general Milani [exjefe del Ejército acusado de espiar a políticos, jueces y periodistas durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner] desconfían de los servicios de inteligencia militares.
Todas las fuerzas tienen su dirección general de inteligencia. Obviamente, están limitadas por la ley y las normas. No se puede, ni se debe, ni permitimos que se haga inteligencia interna. La Armada no ha sido cuestionada por ello. Sobre la actuación del teniente general Milani no puedo opinar porque la desconozco. Yo sé cómo trabajó mi Dirección, no la del Ejército.
Srur, de 59 años, era «un joven cadete naval» en la última dictadura militar (1976-83). La Marina, reconoce, fue considerada la Fuerza más «dura» durante los años de plomo y recuperarse no ha sido una misión fácil. «Hemos leído la historia –reitera–, se conocen los nombres y apellidos de los que la hicieron», pero «ésta –insiste– es otra Armada».
¿Qué imagen cree que tienen los argentinos de ustedes?
Los argentinos entienden que esta Armada es nueva y el pasado ya no nos condena. Hoy día, la sociedad, nos ve de otro modo, nos identifica con los apoyos que ofrecemos frente a catástrofes, incendios, inundaciones… Estamos con el pueblo y la gente nos ve como lo que somos, parte de la sociedad. Para ilustrarlo nos podemos remitir al 10 de julio, día del desfile militar. Fuimos excelentemente recibidos pero, además, año tras año aumenta el número de jóvenes que se inscriben en la Escuela Naval.
¿Cómo analiza hoy el papel de la Armada durante la última dictadura (1976-83)?
Tuvo una participación intensa y fue considerada la más dura, pero no me corresponde juzgar a mí sino a la Justicia. No olvidemos que aquellas decisiones fueron de las autoridades militares de ese momento, no de las de ahora.

En esa época yo era un joven cadete naval. No me puedo hacer responsable por las cosas que pasaron entonces. Que quede claro.

Se dieron órdenes para secuestrar, torturar, asesinar y la Escuela Mecánica de la Armada (ESMA) se convirtió en un centro clandestino de detención…
Se supone que un mando no puede dar esas órdenes. En esa época yo era un joven cadete naval. No me puedo hacer responsable por las cosas que pasaron entonces. Que quede claro. Y también, que yo nunca podría dar una orden de ese tipo… Hoy sería imposible que uno de nosotros diera una orden de esa naturaleza y que alguien la cumpliera sin preguntar por qué lo tiene que hacer.
Durante el Gobierno anterior (de Cristina Fernández de Kirchner) la Esma se utilizó, entre otras cosas, para que Hebe de Bonafini (titular de la asociación de Madres de Plaza de Mayo) diera clases de cocina. ¿Cuál debería ser el destino de la Esma?
Son decisiones políticas. Yo lo veo más como un lugar histórico que para realizar otro tipo de actividades.
¿Qué rumbo tiene pensado para la Armada?
Esta Marina es y tiene que ser de profesionales y no de amigos. Para hacer amigos el ámbito es otro. Mi interés es cualitativo antes que cuantitativo. Prefiero gente totalmente convencida de que esto es una profesión y no un trabajo para gente que viene a fichar con una tarjeta.
¿Qué asignaturas tiene pendientes la Marina?
Los objetivos a cumplir o lo que me preocupa son el personal, la educación y operar adecuadamente con los medios que tenemos. Lo peor que puede suceder durante una gestión es no cumplir con los objetivos y lo peor, una vez finalizada la gestión, que no haya continuidad. Pero siempre va a haber asignaturas pendientes.
Ha pasado mucho tiempo y sigue resultando un desafío entender actuaciones durante la dictadura como la del difunto Emilio Eduardo Massera, excomandante de la Armada y miembro de las Juntas Militares [considerado el más cruel de todos] ¿Qué explicación le encuentra?
Habría que saber los intereses personales, profesionales y a nivel político que tenía en ese momento para adoptar las decisiones que adoptó. Posiblemente pudo haber querido demostrar que tenía poder y fuerza, que podía hacer lo que quería. No creo que alguien mate porque sí o tomé decisiones como las que él tomó sin que tenga algún objetivo ulterior personal que desconozco… Quizás quiso decir: Acá estoy yo pero puedo estar equivocado.

Contestación

Al Señor JEFE DEL ESTADO MAYOR GENERAL DE LA ARMADA

Almirante MARCELO EDUARDO HIPOLITO SRUR

Me dirijo nuevamente al Sr.  Jefe del Estado Mayor General de la Armada dado que la carta, entregada en su secretaría y también por correo postal de fecha 12 de octubre PP.DD no ha sido contestada, comprobando una vez el  silencio  naval cuando el tema requiere un tratamiento especial de responsabilidad.
En mi carta anterior le decía que  todos los suboficiales detenidos estábamos pendientes,  que respuesta podría darnos Ud. En representación de la Armada  respecto a los inocentes  suboficiales presos. Ya ha pasado casi un año de su asunción, y el  estado deprimente en que se encuentran prosigue, agravado en  algunos cabos, que por haber pedido la baja están en situación peor, sin siquiera tener una obra social que proteja a sus familias, privados de su libertad en inmundas cárceles., o enfermos en domicilio o internados en hospitales, sufriendo el estado de indefensión, por la paupérrima situación económica y el olvido de sus camaradas.
valiente-y-cobardeTambién exponía  que dado los nuevos vientos, que acarician al estado nacional que lo puso en funciones, solicitaba que la Armada representada en su persona demostrara la sensibilidad que los que le precedieron no tuvieron, ni quisieron, hacia los suboficiales  quienes  servimos a la institución por más de 30 años y que ahora nos encontramos presos, con posibles condenas a causa de  “subordinación y valor” y a órdenes especificas emanadas por las autoridades de otrora y que también toca su propia  historia.
También le anticipaba que, de   no tener respuesta  me vería en la obligación moral de elevar y publicar nota similar a la de 2011. Que iba agregada a dicha carta. Donde juraba no claudicar en estas acciones hasta mi muerte. He avisado y como dice el refrán, “el que avisa no traiciona”.
Soy un orgulloso suboficial retirado con formación universitaria, detenido en funciones como  auxiliar de la justicia, por haber defendido otrora  a mi patria del agresor subversivo externo e interno, cuando cumplía funciones como suboficial de la armada y por haber acatado órdenes de la superioridad  al igual que mis compañeros suboficiales presos, para que los demás marinos, incluyendo a su excelencia, presuman de inocencia total. Por lo que me permito decirle a Ud. Y a su estado mayor, posean la cultura y el intelecto de quien le escribe, dándo una señal. Recordándole que el silencio naval, ya pasado de moda, no es respuesta,  sino el ocultamiento de una verdad que avergüenza.
Dicho esto, el que le escribe, oficiales y suboficiales presos, pasamos muchos años en cautiverio esperando que cambien los vientos  que venían maliciosamente del través de  proa y hacían mucho daño a nuestra nave, ahora cambiaron los vientos con el apoyo de votos de nuestras familias pensando en un “cambio”,  los tenemos del través de popa. Ud. sabrá cómo conducir la nave.
Con vuestro silencio Ud. y  su estado mayor ratifican las acciones de sus antecesores que pasaron por alto ni se molestaron en saber del inmenso sufrimiento de la “Gran familia Naval”  Esposas,  hijos, y  nietos de sus camaradas presos, ninguno de estos jerarcas contestaron el llamado de auxilio que fueron solicitados en tiempo y forma por sus subordinados.

Usted, debe saber y que el pueblo debe saber, de boca directa de un suboficial superior  como han actuado estos cobardes que le entregaron su puesto, Ud. debe saber que el 50 % de marinos procesados y condenados están enfermos en sus últimos días de vida, otros enfermos en las paupérrimas cárceles federales con promedios de 75 años de edad,  y los otros han muerto en cautiverio.-.
En caso de desconocer que hay suboficiales navales presos por contribuir a la defensa de la patria contra el accionar marxista, conforme lo han hecho trascender mediante el suboficial de estado mayor y luego la orden que recibió, que no se metiera con el caso de los zumbos presos.  Por ello y muchas cosas más tengo la obligación moral de  informar a Ud. Sr. Almirante SRUR,  la lista de mártires, patriotas navales y su situación actual, por si los papeles se han destruido en máquinas picadoras del 5to piso del mal llamado edificio “Libertad”.
  1. Galian Carlos (muerto en prisión)- SM Cardó Víctor (muerto en prisión)- SS Eysaguirre Omar, (Muerto en prisión).- SM Racedo Narciso (muerto en prisión)-CS Izaguirre René Oscar (muerto en prisión);SI Vargas Oscar (fallecido) SM Azcurra Héctor (prisión domiciliaria); SM Cuomo Daniel (Internado) SM Bausero Daniel (prisión domiciliaria) SM Bujedo José (prisión domiciliaria); SM Carrasco Tomás (Prision domiciliaria); SM Contreras Juan (prisión domiciliaria)SM Cortez Silverio (prisión domiciliaria); SM Ocaranza Jorge Luis (prisión domiciliaria); SM Vásquez Policarpio (prisión domiciliaria); SP Altamira Paulino (prisión domiciliaria);SP Daer Juan de Dios (prisión domiciliaria); SP González Orlando (prisión dom.); SP Pereyra Antonio ( Prision Domiciliaria); SP Ayendez Oscar (prisión salta);  SP Vega Eduardo Humberto (prisión domiciliaria) SI Willig Enrique (prisión domiciliaria); SI Olivera Víctor (Prisión domiciliaria); SI Polchi Héctor (Prision); CI Iturre José (prisión); CS Ormello Rubén (prisión); CS Carrillo Néstor (prisión); CS Tauro Néstor Edgardo (prisión): CS Zanabria Ramón (prisión).-“prisión domiciliaria léase enfermo”
De manera que por moralidad me hago propia la venia para requerirle, proceda como un cristiano con conciencia de bien
ayudando a las familias de estos suboficiales que dieron y dan la vida para que Ud. y su estado mayor puedan disfrutar el poder de esta democracia.. La clemencia y caridad déjela para nuestros amigos más cercanos. Con respecto de mi persona le pido haga la excepción, cuando necesité no acudieron a mi llamado,  pedía trabajo para  hijo discapacitado de acuerdo a la ley nacional  y un oficial superior de la elite de Godoy  mintió a mi familia descaradamente, cuando me encontraba recluido en prisión, y ahora, solo “ necesito la libertad”… y Usted, no me la dará. Sólo con el orgullo, con la ausencia o presencia de la Armada solo  me queda, nos queda, la “Libertad o muerte”.
Usted discursa públicamente hoy de subordinación y valor, de imperativo moral y de pobreza cero. “ lo he escuchado”, Su suboficial de estado mayor Esteban Cornacchini, quien había dicho a nuestro  interlocutor que desconocía que había suboficiales presos y quien posteriormente recibió órdenes de su estado mayor que no se metiera en este tema, habla hoy en conferencias inculcando a los más jóvenes el sentido de pertenencia hacia la institución y que aprendan a quererla y amarla, acaso  señores ustedes  desconocen que en la armada casi la mitad de personal subalterno esta  bajo la línea de pobreza según estadística de su propio gobierno y Ud sale en medio público español hablando de pobreza cero, de qué valió entonces el sentido de pertenencia y el amar a la institución para los suboficiales hoy presos si la superioridad a la postre no cumple.
Ustedes, todos ustedes, no les interesa mi situación y de nuestros camaradas presos, ni los problemas, ni nuestros sufrimientos, ni las injusticias que padecemos, sus corazones han caído en la indiferencia, esa actitud egoísta  está siendo observada por Dios, por eso quiera el supremo que su conciencia y de todos los jefes del estado mayor les haga por fin torcer el timón y reconozcan a la verdadera historia naval, no solo por el Alte. Brown, Bouchard, Espora, Rosales o Zapiola, etc. Sino por los mártires y patriotas  contemporáneos:, los:  Suboficiales mayores Leguizamón Lorenzo; Unteretein Martin; Larrea Emilio; Suboficiales Principales:  Yabor Eduardo- Suboficiales primeros:  Gatelli Raúl; Reducto Mario- Suboficiales segundos: Benítez Marcelino (mi camada)- Cabo primero: Contreras Juan- Cabos segundos
Grimaldi
Enrique y Vidal Miguel- todos  víctimas inocentes muertos en la vía pública en emboscadas arteras por los terroristas de los 70 en pleno gobierno constitucional, esto Sr Alte. También es verdadera historia y sin contar los oficiales que murieron combatiendo a estos terroristas en plena guerra antisubversiva. Y de los que estamos presos sin causa.
Ud. seguramente como ex jefe del cuerpo de cadetes y profesor en la escuela de oficiales de la armada habrá recalcado valores y principios morales históricos del hacer marino, subordinación y valor, hundir la nave antes de arriar el pabellón,  la gran familia naval como eje moral, principios cristianos, camaradería, espíritu de cuerpo, y que el comandante ó oficial a cargo debe ser el último en abandonar la nave. Le ruego reivindique esto  Señor Alte. para que no sigamos creyendo que todo ha sido una vil mentira y que en esta Armada de hoy se ha perdido el sentido de solidaridad y que sus discursos públicos son estrofas copiadas de los libros de historia.
Es muy fácil encabezar  una parada militar vestidos de palomas blancas, exaltando la figura del que se iba en su caso el Alte.  Gastón F . ERICE, éste Sr. en un discurso de 2014 en homenaje al Alte. Brown hablo “de contención a la gente de mar, al  titular y grupo familiar y en donde se encuentren son un orgullo para mí.” ,¡Que hipocresía!, siquiera tuvo el valor de contestar una carta de un suboficial preso. Mientras Usted, ahora, Juró ante sus subordinados reunidos en formación  , defender la patria con lealtad y patriotismo y si no lo hiciere dios y la patria  me lo demanden, luego arengar a la tropa  las virtudes éticos morales del marino y cantar la “valiente muchachada de la Armada”, y un chocolate de postre, esto, esto está “Bravo zulú” siguiendo la tradicional arenga , pero la realidad requiere de un cumplimiento cabal de esos  objetivos, ejecutándolos, contemplando que hay marinos  presos que están inmersos en una gama de problemas Psicológicos y materiales que requieren de una reparación “Urgente” y justamente ético y moral,  valores que se hicieron carne en nuestra juventud ofrecida a la Armada porque creímos en ella.

Sr, Almirante por respeto no criticaré sus confesiones en ABC Internacional con el título “El pasado ya no condena a la Armada Argentina”, solo le recuerdo que oficiales y  cabos segundos están siendo condenados por el periodo 1976-1983 y Ud. Señor, al finalizar este periodo era Teniente de Corbeta para ascender a Teniente de Fragata y no un joven cadete, como declaró, igual grado de marinos condenados a perpetua. Por lo que yo considero “ que él no fui, ni estuve, ni sabía, no le corresponde.
Nosotros pensamos si  Ud. y el estado mayor que lo acompaña todavía  no tienen la voluntad suficiente para, aunque sea comunicarse con los detenidos para conocer sus padecimientos, y la pésima realidad que los embarga y enmendarlos sin intermediarios que no nos representan. Y   Si ello no es posible y con todo respeto le pido, hágalo por la reparación del respeto y la credibilidad de las instituciones de la república.
Un camarada a quien le tengo todo el aprecio dijo:  ”Pesa más en la balanza el valor moral que la amoral cobardía de la conveniencia política, pues quien no salta en apoyo irrestricto de sus presos son impuros, con la escoria que la inercia lleva lucir inmerecidas estrellas-¡¡ gracias Nelson¡¡
Con la verdad no temo ni ofendo, solo la verdad nos hará libres- recen por nosotros
De mi consideración
                                                                                                    Buenos Aires, 21  de noviembre de 2016
 
 Lic. en Criminalística. Orlando González
Sub. Ppal. . IF (RE) 

PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 21, 2016

Tags: , , ,

9 thoughts on “¿Tú también, Brutus? El Jefe del Estado Mayor General de la Armada y el Sub Oficial”

  1. Pingback: sketchup 3d

  2. Me es revulsivo este tema. El Suboficial Gonzalez es claro en su opinión, pero… el Jefe de EE.MM. General de la Armada, como el “subordinado” Sub.Oficial Mayor que tiene “ese destino”, no van a opinar ni resolver nada; el “miedo” ahora los tienen ellos, porque la INTELIGENCIA cambió de mano, y la tienen las orga de los falsos DD:HH. Los de la Armada, del Ejército, Fuerza Aérea, dicen que “van al trabajo”, no como antes que era una “profesión”: se iba a CUMPLIR SERVICIO.

    No quiero seguir… como dije: me es revulsivo.

    1. Exacto. Me imagino los soldados a las ordenes de estos “ejemplares” jefes…

  3. Es deprimente saber de estos hombres en prisión, al menos tienen el valor y la entereza que muchos Almirante y Generales “que se cuelgan” de las piernas de los gobernantes de turno. “Yo tampoco, fui” frase conocida

    1. Estimado señor Bessi, el caso de GONZÁLEZ en prisión es excepción, la mayoría de los presos hacen SILENCIO. Es más desaprueban que “se hagan olas”. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Sonia Montenegro
    • posted on November 21, 2016

    Siendo un Sub.Oficial el señor Gonzalez se hace escuchar muy valientemente. Lo felicito, ojalá los superiores de todas las fuerzas armadas hicieran lo mismo. Que Dios lo proteja.

    • Luni Porras
    • posted on November 21, 2016

    Buen reportaje.

  4. Cuando el barco se hunde… las ratas…

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on November 20, 2016

    Sub. Ppal Orlando González, una vez mas lo felicito por sus valientes reclamos y justos conceptos. Todos sabemos el valor y la hombría de bien no es patrimonio de la jerarquía, sino de la persona. Se podrá vestir un muy entorchado uniforme, poseer una muy buena arma y gran oratoria, y a pesar de ello ser un verdadero cobarde. Usted bien sabe que este fenómeno en el que los jefes abandonan a sus subalternos se ha dado en todas las fuerzas, a pesar del pasado glorioso y de grandes y valientes hombres que a través de la historia las dirigieron. Creo que ese fue el mayor éxito logrado por el terrorismo en el país, las instituciones se llenaron de temerosos. Así quedó fehacientemente demostrado que a la cumbre se llega volando o reptando. A través de estas líneas le hago llegar mi afecto y mi respeto. En lo mío como todos, yo también tuve la suerte de haber aprendido a través de la escuela, honorables jefes, los años y por supuesto suboficiales como Ud. Muy cordialmente.

Comment

Leave a Reply to Luni Porras Cancel reply

%d bloggers like this: