Share

 

Escribe: Luis Bardín.

 

FIDEL CASTRO

 

 

 

Anestesiando sus mentes y haciéndolos Castro adictos

de todo se lo ha privado a este pueblo sometido.

Inculcando en los cubanos mentalidad de rebaño

Fidel les hizo creer, durante 50 años,

que eran un pueblo elegido, que el noble pueblo cubano

vivía en un paraíso que era ejemplo de igualdad,

que leales al comunismo se sentían hermanados,

que el soportar sus carencias era ser privilegiados.

 

Más que sentirse castristas el Fidel los ha castrado:

nadie podía desear, más allá de lo asignado.

Con celo y mediocridad repartía la pobreza.

Todo estaba racionado.

 

Intelectuales e ideólogos con el Papa a la cabeza

enviarán su gran pesar y sentidas condolencias.

Pésames protocolares obligará a mucha gente

a escribir hipocrecías aparentando indulgencia.

 

Hay síndrome de Estocolmo, después de ser torturados,

con sentidos homenajes y 9 días de duelo

sus fieles tendrán que honrarlo.

 

Quienes huyeran en balsa junto a los libres del mundo

festejaremos por años que no tendrá más poder,

que ya nunca ha de volver,

que no podrá hacer más daño.

Luis Bardín

Tags: , ,

5 thoughts on “Fidel Castro”

  1. Pingback: DARK HAWK VAPE PEN / BUY

  2. Pingback: hack instagram

  3. Pingback: birthday quotes early for husband

    • CLAUDIO KUSSMAN
    • posted on November 26, 2016

    Exacto lo que usted dice señor LUIS BARDÍN, luego de tantos años será casi imposible que gran parte del pueblo cubano no sufra del síndrome de Estocolmo. Mis mayores deseos que la suerte los acompañe y puedan superarlo. Quedan muy expuestos a los grandes bandidos del mundo. Cordialmente

    • Mirna Lazarte
    • posted on November 26, 2016

    Fidel muere y llega al cielo pero no estaba en la lista, así que San Pedro lo manda al infierno. Cuando llega al infierno Satanás lo recibe y le dice:
    – ¡Hola Fidel!, te estaba esperando, pasá que acá estarás como en casa. Fidel le responde:
    – Gracias Satanás pero estuve primero en el cielo y dejé olvidadas mis maletas allá.
    – No te preocupes – responde Satanás -, voy a enviar a dos diablitos a recoger tus cosas.
    Así es como dos diablitos llegan a las puertas del cielo pero las encuentran cerradas pues San Pedro estaba almorzando.
    – No importa – le dice uno al otro -, trepamos la puerta y sacamos las maletas sin molestar a nadie.
    Empiezan a subir la puerta cuando dos angelitos que pasaban por allí los ven y un angelito le dice al otro:
    – No hace ni diez minutos que Fidel está en el infierno y ya tenemos refugiados.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: