Share

 

claudio-kussman-cartel Por Claudio Kussman.

 

Estas líneas si bien trata el tema HUELGA DE HAMBRE, nada tiene que ver con el AYUNO  que los prisioneros llevarán a cabo come4los días 8 y 9 del corriente mes, y al que también me referiré. Son 2 cosas completamente diferentes  y quizás aunque cueste creerlo, es más difícil llevar adelante lo último o sea el AYUNO. Seguramente  el tema radica en la mente. Si yo digo,  voy a comer dentro de  48 horas, tendré una expectativa sobre las que faltan para cumplirse las mismas, con lo cual  sentiré fuertes reflejos de apetito, como cuando uno mira el reloj para saber cuánto falta para la cena, y el tiempo parece detenerse. Yo hice 2 huelgas, una de CINCO DÍAS, que levanté engañado por la palabra de la Jueza FILIPUZZI y su secretario el doctor MASSARI del juzgado Federal uno de Bahía Blanca, y otra que inicié a la semana  y duró TREINTA Y UN DÍAS. En las 2 arranqué con la convicción de MORIR EN LIBERTAD, a través de la misma muerte. Ahora veo que suena raro, pero así lo sentí y me parecía y parece, coherente.

 

LOS DOLORES DEL HAMBRE

Antes de la primera,  la gran duda era sobre los dolores del hambre que pensaba seguramente me aquejarían  a partir de las primeras horas. En los 10 primeros días seguí alojado en el Pabellón 19, donde mediodía y noche, el lugar es invadido por come1ricos aromas proveniente de los 3 expertos prisioneros que cocinan para ellos y algún otro camarada. Debo decir que nunca sentí apetito ni absolutamente nada que me molestara,  ni la más mínima tentación al verlos comer a ellos. Lo mío era solo agua y en el mejor de los casos saborizada. Me recomendaron tomar mate, lo que hice por primera vez. Pese a que me resultaba sumamente desagradable al gusto, luego por un par de horas recuperaba increíblemente la energía. Si bien me produjo gran agitación el día 9 llegué a participar en la limpieza del pabellón.

 

EL MENTIROSO HOSPITAL PENITENCIARIO

 Luego vino el traslado al Hospital Penitenciario donde me quitaron todo, reloj, radio, reproductor de DVD y otros elementos come5de distracción. Si bien ETCHECOLATZ, PATI y otros prisioneros me ofrecieron  los suyos no los acepté, dedicándome a la lectura de viejos libros que tiene la pequeña biblioteca que sus ocupantes armaron en el lugar. Si mal no recuerdo sobre el día 20, comencé a sentir el piso permanentemente inclinado. A quien hace huelga de hambre no se le da silla de ruedas, por lo que llegaba al teléfono apoyándome en la pared, y volvía a la cama. También comenzaron los sueños, frecuentes, agradables y con escenas de la juventud, los que me hacían despertar siempre optimista. Estar en la cama no me molestaba.  Ya la temperatura corporal oscilaba entre los 34 y 35 grados, y todo lo debía ejecutar lentamente, como bañarme a la mañana, hacer la cama, o lavar la ropa. Cuando volví a comer, pese a las promesas de las autoridades,  no hubo menú acorde a ello. Cuatro días después al intentar volver a utilizar el baño creí durante 3 o más horas que me moriría del dolor.

 

LOS SEMIDIOSES DE LA VERDAD Y LA JUSTICIA

Salí adelante, probé pastas caseras invitado por PATI y con 16 kilos menos regresé al territorio amigable del hogar. Luego de un tratamiento que debí hacer para recuperar proteínas, hoy puedo pasar 12 o 24 horas sin comer sin inconveniente alguno. Es evidente que llegar a morir de inanición no es nada doloroso como se pueda llegar a creer, por lo menos hasta el día 31. También sé que adquirí un nuevo conocimiento, sobre lo que a futuro yo pueda llegar a hacer con mi mente y mi cuerpo, más allá de lo que pretendan o quieran   los falaces  “semidioses de la verdad y la justicia”.

come3come2

A los prisioneros adultos mayores que ayunarán los días 8 y 9 mis mejores deseos. Permanentemente observen y cuiden a aquellos que no deberían hacerlo, por su ya deteriorada salud. De cualquier forma, siempre será mejor morir de pie que vivir de rodillas ante los cobardes hipócritas que hoy nos mantienen cautivos.

 

 

“Los cobardes son los que se cobijan bajo las normas”.

Jean Paul Sartre (1905-1980)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 4, 2016


 

Tags: , , , , , , ,

14 thoughts on “MORIR EN LIBERTAD: Quien no come, que siente.”

  1. Hay que tomar medidas tan extremas por un minimo de respeto a las leyes. Somos cavernicolas.

    • Hilda Romero de Mathieu
    • posted on December 6, 2016

    La cobarde actitud de Macri me horripila. Es asqueroso que de vuelta la cara a esta problematica de ancianos que mueren o estan al borde de la muerte. Espantoso. No lo vote para esto. No señor.

    • Mónica B. Valleri
    • posted on December 5, 2016

    Muy buena descripción ni idea de lo que se siente pero no debe ser lindo para nada

    • MIGUEL SAUCEDO
    • posted on December 5, 2016

    YO LLAMARIA ESTO LAS SENSACIONES DE LA IMPOTENCIA. AHY QUE ARRIUESGAR LA VIDA PARA QUE EL ESTADO ABRA UN OJO

    • Mirta
    • posted on December 5, 2016

    Lo que está pasando es una locura,el ensañamiento es brutal,cada vez más detenciones ,más enfermos, más muertes,esto se agrava y el Congreso responsable número hace silencio,Esto es criminal.

    • Carlos Spada
    • posted on December 5, 2016

    Los juicios e imputaciones kirchneristas son terribles
    Los identifican por el perfume . De lo más insólito

    • Pablo Greco
    • posted on December 5, 2016

    La fija si se puede decir fija es seguir haciéndole la para ancha a los jueces
    No hay otra

  2. Hay que seguir denuces y quien se cruce en al camino. Macri, por inacción va a parar a ese frente.

    • ƒoτ§
    • posted on December 5, 2016

    Pati esta preso por razones politicas no por otra cosa. Muchos estan por el fato de los derchos humanos. el poder judicial esta cometoendo crimenes y cuando la histpria lo cuente va a ser una mancha pero una ancha de sangre.

  3. La solucion es politica, por la justicia no la encontramos ni a palo

  4. Hay que conseguir apoyo y consenso internacional. Aca no pasa nada. Es lo mismo con la prensa, sacando uds. y unos pocos medios mas, nadie tiene la valentia para informar. Es un pais de miedosos y de acomodados.

    • Roberto Dansey
    • posted on December 5, 2016

    Denunciemos la mala praxis contra los Presos Políticos
    Escribe: Roberto Dansey (*)
    http://davidrey.com.ar/denunciemos-la-mala-praxis-los-presos-politicos/

    Por los juicios de “Lesa Humanidad” hay 800 presos que, por la edad y estado de salud, se les debería otorgar prisión domiciliaria.

    Los servicios médicos penitenciarios y los médicos de servicios judiciales, donde actúan médicos, a todas luces están actuando contraviniendo las normas éticas y morales de la medicina, con mala praxis inclusive.

    Conozco casos de médicos penitenciarios que por subscribir en la historia clínica del preso que “debe otorgarse prisión domiciliaria por su edad y estado de salud”, no sólo fueron “apretados” por los guardias sino que además fueron llevados (informalmente) a la Corte Suprema de Justicia donde los hostigaron durante dos horas “ya que «eso» no se puede escribir en la historia clìnica”. También los amenazaron con perder el trabajo.

    Sin esas evaluaciones mentirosas los jueces militantes no podrían hacer sentencias amañadas para evitar dictar la prisión domiciliaria.

    Los tribunales de ética de las organizaciones médicas privadas, nunca podrían avalar la historias clínicas e informes de la salud de los presos, además que la auditoría más elemental demostraría la falsedad de esos documentos, que son los que necesita la justicia militante. Claramente quedaría en evidencia la mala praxis y por lo tanto debería denunciarse penalmente.

    Propongo la iniciación de juicios por mala praxis a los médicos institucionales penitenciarios y judiciales intervinientes y comencemos a dejar en evidencia las atrocidades que se cometen desde hace años.

    Como simple idea de ciudadano común, no letrado, propongo este camino, como una posibilidad más.

    • Ariel Figales
    • posted on December 4, 2016

    Una Nota muy triste. Tener que ejercitar semejantes medidas por un poco de justicia. Macri no despierta y el pais esta cancelado por jueces delincuentes. Espero que tengan suerte en esta patriada, pero no la veo.

  5. Los que estamos en libertad, también vamos a realizar dos días de ayuno para acompañarlos.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: