Share

 

Por Jorge Lobo Aragón.

 

TUCUMAN . ARGENTINA

 

Adolfo Ángel Ale, ya me intimaba, mediante Carta Documento de fecha 28 de Octubre del 2011, recepcionada en el Estudio Jurídico con fecha 01 de Noviembre del mismo año a que mediante un juicio por Injuria , me obligarían a rectificar mis dichos. Yo dije en esa oportunidad lo sostuve en el tiempo – , que existen numerosas querellas y denuncias sobre el Clan Ale por Homicidio Agravado, Amenazas de Muerte, Violación de Domicilio, Usurpación de Propiedad y otros delitos que los representantes de la vindicta pública (Fiscales) deben investigar y las partes se encuentran facultados a ofrecer pruebas y solicitar medidas. El Clan Ale me inicia el juicio por injuria advertido, ante la Excma. Cámara Sala III del 1º al 3 de Octubre de 2013. Juicio en donde fui absuelto por el Alto Tribunal. No importaba ser abogado querellante en ejercicio de sus facultades. A la mafia le importaba a través del juicio solamente sacar de la cancha al abogado que los incomodaba. No importaba bajo que artilugio o ficción procesal. Se trataba de desacreditar de alguna manera. En el Juicio me presente por derecho propio – defendiéndome personalmente- con la gran ayuda de un abogado amigo, tratando de asegurar no solamente el ejercicio de la profesión que se avasallaba de manera ostensible. Un juicio relevante para quienes ejercemos la profesión ya que podíamos quedar en estado de indefensión en cualquier causa en que se denunciara a la mafia. Injuria o calumnia, era el argumento legal. Obviamente – en esa oportunidad -, tampoco hoy, el Colegio de abogados ni aquellos opinologos manifestaron esta realidad de inseguridad procesal ni tampoco la defensa del Abogado. Más que nunca regía la máxima bíblica de que “nadie es profeta en su tierra”, de innegable contenido religioso, que apunta a que es muy difícil predicar en el propio ámbito de pertenencia, sea éste el pueblo de origen, el lugar de trabajo o la familia, no tenemos la suerte de ser escuchados. El silencio de muchos – que no sabemos cómo se ha sido conseguido, aunque lo sospechamos – no es motivo para que la Policía, los Fiscales, Jueces, la sociedad, se desentiendan. ¿Se precisa que lo diga más claro? Las ales son una mafia reinante. El delito de “asociación ilícita” pone en peligro el orden social sin el cual no es posible la convivencia. Vulnera además los sentimientos de seguridad y tranquilidad indispensables para el libre y completo desarrollo de las actividades humanas. Cuando una asociación de personas dotadas de cierta permanencia, actuando de manera planificada (Clan Ale), es capaz de producir por sí misma o por su convergencia otras situaciones (Ilícitos) similares, se encuentran encuadrados claramente en la figura prevista por el artículo 210 del Código Penal. Su permanencia se advierte si existe reiteración en el tiempo de las maniobras delictivas, basadas en un similar modus operandi en un lapso de tiempo prolongado. Me pregunto ¿no existieron en nuestra provincia numerosas ostentaciones de poder, usurpaciones, amenazas de muerte agravadas, abuso de armas de fuego y otros ilícitos en donde se encuentran reunidos evidencias de un acuerdo tácito de voluntades derivados de una división de tareas a efectos de facilitar la perpetración de los ilícitos imputados? Asevero y sostengo que “Mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, con su poder de movilización en todas las esferas. La justicia debiera tener los elementos necesarios para investigarlas, reprimirlas y castigarlas. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial.

Dr, Jorge Lobo Aragón.


PrisioneroEnArgentinacom

Diciembre 16, 2016


 

Tags: , ,
Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: