Share

 

Un compañero de promoción del Coronel Jorge Roberto Ibarzábal falleció hace poco tiempo. Sus familiares encontraron este escrito entre sus papeles. Su nieto lo leyó durante la misa por el último aniversario de la muerte del Coronel Ibarzábal.

 

 

El Temple de un soldado

 

 

Nuestra historia está preñada de hechos heroicos, en todos ellos hay un denominador común: la entereza, el TEMPLE de sus protagonistas,

 

Siempre hemos gozado de la gloria de la libertad que nos legaron nuestros héroes, muchos de ellos anónimos.

 

El fragor de la lucha desatada por el terrorismo, nos impuso recomponer nuestra actitud en resguardo de esa gloria y libertad. Y, por ellas pagamos alto tributo porque hubo de sostenerla aún con el sacrificio de la propia vida.

 

Es por ello que, cuando la acción nos quita la vida de un camarada, nuestro corazón se llena de pena, nos entristece. Es el camarada y amigo. Pero también nos llena de orgullo el valor del ejemplo que reverdece los laureles de la Patria regados con generosa sangre en ese acto supremo de sacrificio. MUEREN POR LA PATRIA SIN PEDIR NADA!!.

 

Son nuestros héroes de hoy, tal como los de ayer y como los habrá siempre bajo los pliegues de nuestra bandera solo AZUL Y BLANCA.

 

Nuestro Ejército, reiterando su vocación de grandeza, ha ofrendado a muchos de sus miembros, de todas las jerarquías, para que la Patria no cambie de rumbo hacia un destino incierto y ajeno a sus más caras tradiciones.

 

En todo este andar, sin límites ni espacios, y muchas veces sin rostro, y como ejemplo permanente del deber cumplido, los acontecimientos del 19/20 de enero de 1974 en la guarnición Militar de Azul, señalan un hito indeleble en la lucha contra la subversión.

 

Muchas son las razones para considerarlo así y de ellas rescato:

 

–         Los hechos de Azul son el primer enfrentamiento armado a nivel de importancia, en la que interviene una unidad de combate subversiva.

–         Los hechos de Azul revelan la capacidad de combate de la tropa y la voluntad del Ejército de derrotar al enemigo.

–         Los hechos de Azul, provocan un pronunciamiento político de órden nacional y, a la vez, define posiciones.

–         Los hechos de Azul marcan la primera gran derrota militar a los delincuentes subversivos.

–         Los hechos de Azul, ponen en marcha el accionar orgánico de la Fuerza contra la subversión.

–         Los hechos de Azul nos dan la gloria de nuestros soldados muertos para el bien de la Patria: Grl. GAY, Cnl. IBARZABAL, Soldado GONZALEZ.

 

La respuesta armada a la contumás agresión subversiva, provoca la fuga del oponente y su fracaso en tan evidente como lo era su falta de convicción. En cambio, el Ejército rinde honor a sus hombres muertos. Sus tres soldados: GAY-IBARZÁBAL-GONZALEZ, dichos así, sin grado, sin cargo, porque ellos se han unido en la gloria de Dios y de la Patria. Porque son definitivamente nuestros, definitivamente incorporados a la gloria de nuestras armas. Son héroes de nuestro tiempo.

 

Quiero referirme particularmente al Cnl IBARZABAL, como a nuestro mártir. Porque sufrió el suplicio, soportado con una actitud y entereza propias de los elegidos. Con orgullo ante la afrenta que pretende minar condición de hombre. La afrenta a la condición humana ultrajada por un ente, una sigla, por la sinrazón de los alienados.

 

IBARZABAL inicia así ese duro camino de los elegidos, sufriendo las mayores penurias, sin claudicar, sostenido por su condición de cristiano y de soldado, fiel a sus principios y convicciones. El enemigo así lo reconoce y en sus partes se puede leer:

 

…”al Teco no se lo puede quebrar”…

 

Los martirios del cuerpo a lo largo de 300 días de salvaje cautiverio, no lograron doblegarlo. Fue un soldado cabal, caído en las garras del enemigo sin alma que hizo de la guerra un ejercicio vil, que intentó hacerlo renunciar y repudiar a sus más caras tradiciones y sentimientos, con todas las penurias y sufrimientos imposibles de imaginar. Pero su vocación de soldado, su fé en Dios y en la Patria, su amor a sus principios, no lograron doblegarlo. Fue un soldado cabal caído en cumplimiento del sagrado deber militar. El enemigo no pudo, a pesar de su contumaz acción de la aplicación de tormentos del cuerpo e intentos dialécticos, torcer siquiera, su fuerza moral. Fue más grande que las laceraciones, privaciones y humillaciones. Y murió, fue asesinado como último recurso ante la impotencia en que él sometió al enemigo.

 

IBARZÁBAL dio feroz combate al enemigo y lo derrotó. Lo derrotó en el campo más sofisticado de la guerra.

 

Es un ejemplo de calidad humana. Su triunfo llevó al enemigo a la impotencia que, finalmente, no encontró otro recurso que el de darle muerte.

 

El triunfo de IBARZÁBAL se verifica en el campo moral, reservado solo a los hombres. Y eso era un HOMBRE (dicho con mayúsculas!!) que no pudo ser quebrado, burlando así el gran objetivo del enemigo. La desesperación del subversivo desalmado, su impotencia ante tanta belleza de espíritu se descargó vilmente provocándole la muerte por venganza, incapacidad e indigno recurso.

 

Pero la peor derrota que IBARZÁBAL ocasiona al enemigo es hoy y, con más razón en el futuro, porque su ejemplo es permanente.

 

Ha muerto con sentido heroico: su firmeza nos llena de orgullo y retempla nuestro espíritu.

 

IBARZÁBAL:

 

Mi Coronel. Descanse en Paz. Su sacrificio ha de ser grato a los ojos de Dios. Sus camaradas tenemos una deuda de honor con Ud. Sin duda, todos sabremos asumir y cumplir. Su ejemplo ennoblece las armas del Ejército Argentino.

 

IBARZÁBAL. GRACIAS.

 

 


Fuente e introducción: Dra. Andrea Palomas Alarcón


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 16, 2016


 

Tags:

2 thoughts on “El TEMPLE de un SOLDADO”

  1. Pingback: crystal diamond painting

  2. Hago votos para que Ibarzábal y tantos mártires de todas las fueras alcancen algún día el reconocimiento de TODA la sociedad, que realmente merecen.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: