Share

 

Escribe Luis Bardín.

 

TEOPEDÓFILOS

 

Entraron al seminario

con un abyecto designio:

disfrazar su pedofilia

ocultando sus desvíos,

repartiendo bendiciones

en nombre de Jesucristo.

 

No sentían vocación

cuando entraron a la iglesia

con su proyecto rastrero.

Pedófilos ya lo eran

sin formar parte del clero.

 

La fe brindó la ocasión:

manejar pequeños fieles

que por veniales pecados

venían por el perdón.

Minusválidos incautos

manoseados y violados

por sus curas tutelares

que tenían la confianza

de quienes se los confiaron.

A criminales de fe

ni confesión ni perdón.

Lograron una vez más

crucificar al Señor.

Luis Bardín.

Tags: ,
Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: