Share

 

ortin-mauricio-2  Por Mauricio Ortín.

 

¿Quién es el sujeto del derecho a la identidad? Y ¿Qué es la identidad? En la guerra civil que sufrió la Argentina durante década del ’70 se dio la particularidad de que en las bandas subversivas revistaban como combatientes mujeres embarazadas. La orden del gobierno constitucional de aniquilar a los elementos subversivos no incluía al ser que una terrorista en cinta llevaba en su seno. Por una cuestión humanitaria y/ o de creencias religiosas, los militares no mataban embarazadas. Y no entregaban a los recién nacidos a los familiares porque, como es obvio, ello hubiera supuesto asumir la ejecución de la madre. El análisis más elemental de los hechos demuestra que la apropiación fue un efecto no querido de la guerra y nunca un plan. Y no estoy justificando los hechos sino describiéndolos. Los Montoneros y el ERP (entre ellos, la hija de Carlotto), por su parte, no tenían ningún inconveniente con sus bombas y balaceras en matar embarazadas. De allí, que nadie los podrá acusar de “apropiadores” de niños por nacer. No así en cambio (como bien explica, Nicolás Márquez) de los huérfanos de los montoneros muertos; los cuales eran negados por la banda terrorista a sus familiares directos con el “loable” fin de evitarles una “educación burguesa”.

La asociación Abuelas de Plaza de Mayo salió a rechazar el fallo favorable sobre el pedido del nieto recuperado número 95, Hilario Bacca, de conservar su apellido y nombre dado por sus padres adoptivos. “Constituye una afrenta a su memoria”, señaló Estela de Carlotto. “Él lleva la sangre de sus padres, lo demás es espurio”, agregó. Ahora bien, de la única identidad de la que cabe hablar, es la que este hombre de cuarenta años ha construido a lo largo de su vida, que está justamente en los recuerdos que habitan en su memoria y que le dicen que él es uno y el mismo de todos esos actos. No tiene Carlotto, ni el Estado la potestad de quitar o entregar identidad ¡De qué memoria e identidad entonces habla Carlotto!  ¡De la que quiere inventarle destruyéndole la única y real!

Más allá de las circunstancias que llevaron a ello, Hilario no tuvo, salvo en el momento del parto, relación alguna con sus padres biológicos. El primer vínculo afectivo real lo estableció con los adoptivos. Y si bien la identidad biológica es un punto de partida, la pertenencia a un grupo familiar y a un grupo social histórico tiene un peso definitorio en el sí mismo. El entorno y la interacción con hermanos, primos, tíos, abuelos, compañeros de escuela, de fútbol hacen más a la identidad que el frio perfil genético. De no ser así, tendríamos que admitir el disparate de que en la historia de la humanidad, empezando por el bíblico Moisés, hubo y hay millones de personas carentes de identidad.

¿Qué tiene de honorable el que las Abuelas de Plaza de Mayo “recuperen” a sus nietos a cambio de que éstos se nieguen a sí mismos como personas? ¿Qué tiene de reparatorio, para el “recuperado”, el enviar a la cárcel (por apropiadores) a los padres adoptivos? ¿A semejante monstruosidad le llaman derechos humanos? ¿Qué abuela es aquella, que ama más a un código numérico de un patrón genético que al nieto de carne y hueso que tiene delante? El sabio juez Salomón tiene la respuesta.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 13, 2017


 

Tags: , , , , ,

21 thoughts on “EL DERECHO A LA IDENTIDAD Y SALOMÓN”

    • jorge muñoz
    • posted on January 24, 2017

    Sr.Ortin: excelente su escrito sobre la identidad.Creo que hay algo debería recalcarse. Aquellos, militares o policias, que luego de un procediiento entregaron a la justicia las criaturas rescatadas. Ese fue mi caso, en el cual puse en manos de un juez de menores un niño de 5 meses hijo de una delincuente terrorista. Luego de unos años, ese mismo niño (ya mayor) me hizo juicio y fui condenado a prision perpetua por un tribunal prevaricador que me armó una causa irrita. Jorge Muñoz, Comisario General PFA.

    • Lilisal
    • posted on January 15, 2017

    Esta tipeja es el símbolo de la “caterva” de ladrones, mentirosos y despreciables seres humanos que piden que lloremos a sus muertos mientras ellos se relamen con la plata que reciben. No creo que nadie en su sano juicio cambiaria la vida de un ser querido por plata. Es obvio que esta”mujer” si. Los lujos de Carlotto y sus grotescas apetencias de eternidad que ambiciona enmarcan a una sociedad pobre, sometida por el crímen organizado, carente de educación y sentido comun. Estela de Carlotto es la especie de cosa que prueba que la Argentina no tiene solución.

    • Alan Casanova
    • posted on January 15, 2017

    que bajo se ha arrastrado Carlotto por unos mugrientos mangos.

      • Julio Portella
      • posted on January 15, 2017

      Un momentito, mugrientos no, buenos y muchos si.

        • Alan Casanova
        • posted on January 15, 2017

        ajajaj

  1. El cabal reflejo de la intolerancia y la avaricia de la Carlotto. Una persona sin escrúpulos.

    • Camila Schneider
    • posted on January 14, 2017

    Vieja bruja detestable

    • Roberto Santos
    • posted on January 14, 2017

    Comos siempre muy buen artículo del sr. Ortín

    • Alicia Suchini
    • posted on January 14, 2017

    Dudo mucho de la identificación genética de estos vengativos del pasado.

  2. Parte del relato. Carlotto tiene que presionar porque se queda sin la torta

    • Eduardo Vickmann
    • posted on January 14, 2017

    En los <> a las victimas se las protege y no se les puede preguntar nada. Cuando la victima en este caso el joven Hilario, no le agarra la mano a la Carlotto pasa a ser un pedazo de carne.

  3. Este es el caso donde esta mujer muestra sus garras. Todo a la fuerza. Si no es a su manera, vas muerto.

    • Lito Vergioni
    • posted on January 14, 2017

    Vieja veleta… cuando le convenía tener al “perro” de su lado todo bien. Despues cuando le tuvo que chupar las medias al Papa Francisquin , lo vendió al “Perro” Verbitsky porque supuestamente le metio el “perro”
    Asi eran los terroristas traicinandose entre ellos.
    Si esta tipa me dice que hay sol, comprate un paraguas.

    • Nano Curgatti
    • posted on January 13, 2017

    Es una verguenza que esta mujer siga adelante con invenciones y patoterismo.

      • Bolud El Tokur
      • posted on January 14, 2017

      La ambición desmedida

    • Miguel Indalecio
    • posted on January 13, 2017

    la maldad personificada en esta “señora”

  4. Es una verdadera lastima que una institución como abuelas se haya prostituido por la ambición desmedida de esta tipa, una lacra K que no descansa y no va a descansar porque tiene la guita entre ceja y ceja.

  5. A esto hay que sumarle que los padres biológicos fueron los primeros en cambiar la identidad de sus hijos. Recientemente un fallo absolvió a un juez que dio en adopción a un huérfano, hijo de terroristas muertos debido a que el juez no podía saber la verdadera identidad del niño porque fueron sus padres biológicos los que le cambiaron el nombre cuando estaba en la clandestinidad. Un ejemplo de esto se puede ver en la película “Infancia clandestina”. Lo que es Carlotto, no sorprende a nadie. Una mercenaria sin sentimientos.

    1. Usaban a los hijos como escudos.

  6. Muy buena nota sobre un tema muy urticante. En lo personal desapruebo la apropiación, pero … y siempre hay un pero, esos chicos tuvieron la oportunidad de jugar, tener amigos, estudiar, amar, trabajar y a su vez tener hijos, vivieron y lo siguen haciendo. Criar un chico a mas de las preocupaciones y ocupaciones no es gratis. Del otro lado hay 29 niños que fueron muertos, principalmente mediante detonaciones de bombas por los terroristas devenidos en “juventud maravillosa”. De ellos nadie habla, ni el periodismo, ni los políticos y tampoco la iglesia. Ante semejantes cobardes hipócritas, que actúan en extremo mal, tampoco tendrían autoridad moral alguna para siquiera opinar. Todo esto lógicamente es desde el punto de vista de los complejos comportamientos piadosos, la vida y todos los sentimientos positivos y buenos de los que podemos ser capaces los seres humanos. Desde el punto de vista legal y mucho mas con esta “justicia”, lo de la apropiación no son hechos aceptables. Me cuesta ver con buenos ojos el rechazo de los hijos a sus padres adoptivos. Muchas veces y por una cuestión de piedad hacia el sufrimiento de las personas me pregunto si no hubiera sido preferible que el apropiado no hubiera ignorado la verdad. Esta es cruel y dolorosa. Muchos actos y hechos de la vida lo son y a veces es preferible no verlos. Estando en actividad vi el resultado de hechos crueles, durante muchísimos años. Era mi trabajo, luego de retirarme no quise saber mas de ellos, hasta que fui detenido y entonces tuve que volver a ver la crueldad para con ancianos terminales, a los que teníamos que ayudar a vivir y sobrevivir. El enviarlos a prisión en muchos casos fueron actos criminales y cobardes ejecutados por burócratas que no tenían que ver el resultado de lo que hacían. No veían a sus víctimas. A esos funcionarios no les tengo absolutamente ningún respeto. Como siempre digo, nunca hay que golpear al caído, lo cual ellos hacen con una saña despreciable. Y que no vengan a mencionar la palabra justicia no? Hoy nuestra sociedad está invadida por muchos funcionarios que imagino totalmente irresponsables o son verdaderos sádicos. Espero que algún día el destino o alguna fuerza superior les haga pagar lo que corresponde. CLAUDIO KUSSMAN

    • Miguel Ángel Flores
    • posted on January 13, 2017

    Tremenda ladilla esta mujer… si no sos del palo te hace la vida un rulo

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: