Share

 

 

fabian11 Por Fabian Kussman.

 

Cuando el 16 de diciembre del año pasado Donald J. Trump se presentó en la feria de Central Florida con su gira de agradecimientos, fui testigo de que cualquier afirmación del presidente electo era vitoreada con gran fervor y una pizca de desborde. Ante la sola mención de Hillary Clinton, el público respondía con un efervescente: “Encarcelarla ya!”, cualquier referencia a México era sustituida por “Construir el muro”, y la palabra América era sinónimo de “Dios bendiga a América”. A mi izquierda, una entusiasta pareja de salvadoreños levantando biblias con los ojos cerrados. Frente a mí, los brazos abiertos de Trump y el interminable cántico “Trump-Pence-Trump-Pence-Trump…” que bajaba desde las gradas; hacia mi derecha, un grupo de Adventistas del Séptimo día, con carteles en los que la candidata demócrata era tachada por una gran equis roja.

Ronald Reagan supo presentarse allá por los años ochenta ante una audiencia de evangélicos que le aplaudieron devotamente cuando el 40avo mandatario deslizó que el gobierno de la Unión Soviética era el demonio del mundo moderno, consiguiendo un apoyo total de los religiosos en el relanzamiento de la Guerra Fría. El ex actor se convirtió en la imagen anticomunista para ellos.

Durante la campaña presidencial, uno de los asesores de Trump -Jeffrey Lord- comparó a Trump con Reagan. Pero en cuanto a la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o la Rusia de hoy, pareciera haber diferencias entre los dos líderes americanos. Teniendo en cuenta cómo el Partido Republicano ha loado a Reagan, es difícil imaginar que el líder del partido abrace al país al que su predecesor estuvo en contra. Sin embargo, Trump ha salido de su camino para alabar al presidente ruso Vladimir Putin en numerosas ocasiones, incluso dando a su liderazgo una categorización muy alta. Trump elogió a Putin como “muy inteligente” por retrasar su respuesta a las nuevas sanciones estadounidenses contra Rusia. Y Putin ha devuelto el favor, llamando a Trump un “hombre inteligente” y “talentoso”.

Los líderes religiosos han tomado una posición, y esta es situarse bien junto a Trump. El hijo del famoso predicador Billy Graham (noviembre 7, 1918), Franklin, ha elogiado a Putin en más de una oportunidad, apoyando sus medidas anti homosexualidad, criticando al saliente presidente Barack Obama, quién en su opinión, promovía el ateísmo.  También el tele-evangelista Jim Bakker se pronunció en favor de Putin. Bakker cree que el líder ruso ayudará a Trump a acelerar el segundo retorno de Jesucristo a la Tierra. Rick Joyner -otro pastor- afirmó que hay mucha más libertad religiosa en Rusia que en Estados Unidos de América. Según la Comisión Internacional de la Libertad Religiosa de los Estados Unidos, Vladimir Putin, firmó una ley que redefine la actividad misionera como prácticas religiosas que suceden fuera de los lugares permitidos por el Estado. La nueva ley prohibirá el predicar, orar, hacer proselitismo y diseminar material religioso fuera de los lugares oficialmente designados por el Estado. Los ciudadanos pueden ser multados hasta $15,000 USD por participar en estas actividades en residencias privadas o distribuir material religioso no autorizado por medio de impresiones, transmisiones o material en línea. Estados Unidos es un país cristiano, pero no por imposición. Los Padres Fundadores pensaron en la libertad de profesar una religión o libertad para no acatar ninguna. En este país de más de 320 millones de habitantes, el 86% es devoto de algún credo. Entre los cristianos, el número es de 79%.

Por otra parte, Jerry Falwell Jr., es el presidente de Liberty University, la universidad evangélica más grande de los Estados Unidos, se preocupa de las restricciones de Rusia a la libertad religiosa; Considera que su tratamiento de las minorías sexuales es “bárbaro”; Y ha dejado sentado que no confía de pleno en las intenciones de Putin. Pero Falwell todavía apoya al gobierno de Trump para aproximarse potencialmente al gobierno de Putin.

Falwell exclama: “Veo a Trump más como un hombre de negocios muy, muy, muy astuto y calculador, y creo que cualquier buen hombre de negocios trataría de abrir oportunidades para la negociación y para la construcción de relaciones“.

En algunas consideraciones, el joven Falwell ha evolucionado con respecto a su padre -el fallecido Jerry Sr.- quien acerca de los ataques en setiembre 11, sentenció: “Creo que los ateos, los abortistas, las feministas, los gays y las lesbianas, quienes activamente están tratando de hacer ese tipo de vida alternativa, tratando de hacer de América una nación secular son culpables de estas tragedias”. En otras, el joven Falwell pareciera estar abrazado a los pantalones de papá. Al ser consultado sobre que opinaría si su padre estuviera vivo, junior aseveró que su padre apoyaría a Trump en su emprendimiento de asegurar negocios mundiales.

La religión ha influido en la política desde la fundación de la nación. Como dijo George Washington en su discurso de despedida de 1796, “De todas las disposiciones y hábitos que conducen a la prosperidad política, la religión y la moral son soportes indispensables“. Alexis de Tocqueville observó que la religión desempeñará un papel importante en la política estadounidense mientras los Estados Unidos siga siendo un país compuesto de ciudadanos religiosos. Thomas Jefferson no quería dar a conocer sus creencias religiosas en público para no influir sobre las personas. Es sabido que Jefferson no creía en ninguno de los milagros de la Biblia, pero no pretendía forzar a nadie a seguir su línea de pensamientos.

Un presidente podría apoyar una ley o estrategia de política exterior con más aire en sus pulmones porque es políticamente conveniente. Pero los líderes religiosos pueden bendecir “así dice el Señor” sobre él y reunir a sus grandes grupos a la causa, como lo hicieron hacia el final de la Guerra Fría y como lo hicieron ayudando a escoger a Donald Trump en la elección más bizarra que Estados Unidos haya protagonizado.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 14, 2017


 

Tags: , , , , , , , , , , ,

7 thoughts on “Cristiano Trump”

  1. Pingback: Replica Audemars Piguet watches

  2. Pingback: 3d printer

    • Paulo Porfitti
    • posted on January 18, 2017

    Los politicos recurren a los templos para recaudar votos.

  3. Todo es un gran negocio, pero muchas veces para bien. Los cristianos más puristas se rasgarán las vestiduras al contemplar que, en las mega-iglesias de EE.UU., hay McDonalds. Después de todo, Jesús expulsó a los mercaderes del templo. Yo, en cambio, no favorezco la expulsión de los mercaderes del templo. Los McDonalds en las mega-iglesias abren oportunidades de empleo, incentivan a los consumidores a producir más para pagar sus comidas, y así, propician la actividad económica. Por parafrasear a Adam Smith, gracias al interés de esos mercaderes en el templo (y no propiamente gracias a su caridad), nosotros tenemos nuestra cena todas las noches. La actividad comercial favorece a todos. La Iglesia favorece a la actividad social y en lo social esta lo politico. La politica la usa como herramienta para conseguir votos. La Iglesia usa a la politica esperando devolucion de favores. Si los evangelizadores norteamericanos tuvieran que pagar impuestos… menos templos habria. Y menos trabajo habria. Encrucijada.

      • Ana de Berrodeche
      • posted on January 21, 2017

      Los evangelizadores cumplen una gran función social y trabajan para Dios. Si pueden recibir ayuda y no pagar impuestos para establecer misiones llevando la palabra de Dios y hacer obras de beneficencia mejor. Hay que pensar antes de hablar.

    • Alberto González
    • posted on January 15, 2017

    La Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos dice que prohíbe la creación de cualquier ley con respecto al establecimiento oficial de una religión, que impida la libre práctica de la misma o sea que fue fundada como una Nacion Cristiana, no?

  4. Los lideres religiosos estan corrompidos por el poder comenzando por el “Gran Mago” del Vaticano.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: