Un ex embajador relata con escalofriantes detalles cómo era su vida entre los terroristas argentinos

Share

 

Un ex embajador relata con escalofriantes detalles cómo era su vida entre los terroristas argentinos

POR LYNNE BARANSKI
Revista People FEBRERO 6, 1978

[one_half padding=”0 30px 0 0″]

“Poder caminar a la ciudad, ir a la oficina de correos sin vigilancia es una experiencia novedosa”, dice Robert C. Hill, de 60 años, mientras camina a lo largo de las nevadas calles de Littleton, Nueva Hampshire. Durante los últimos cuatro años como embajador de EE.UU. en Buenos Aires, Hill, junto con su esposa, Cecelia Bowdoin, y los hijos W. Graham, de 29 años, y James, de 24, vivieron en un estado de sitio, siendo un objetivo para los terroristas argentinos.

Desde 1943, con algunos años en el sector privado (W. R. Grace y bancos) y un mandato en la legislatura de New Hampshire, el Republicano Hill sirvió a presidentes desde Roosevelt a Carter, incluyendo cargos políticos como embajador en Costa Rica, El Salvador, México y España. Ninguna de estas misiones estaba tan llena de tensión como la vida bajo el accionar armado del terrorismo en Argentina. En la casa de 20 habitaciones que codició cuando era niño en su distribución de periódicos, Hill habló con Lynne Baranski de PEOPLE sobre los peligros de los diplomáticos y los hombres de negocios que viven con terrorismo en el extranjero.

Cuando el presidente Nixon lo nombró embajador en Argentina en 1973, ¿cuál era el clima político?

El terrorismo ya había aumentado. Perón se desencantó con los Montoneros, una facción política con 25.000 miembros. Cuando los denunció, volvieron a atacar con secuestros y asesinatos. Luego estaba el duro Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), financiado por los comunistas y con entrenamiento cubano, que contó quizás 500. La mayoría de los terroristas eran de familias acomodadas – hijos de médicos, hijas de profesores.

¿Cuánto tiempo después de su llegada a Argentina se dio una primera muestra de terrorismo?

El primer día. Mientras conducía de la residencia a mi oficina en la cancillería, un cuerpo fue arrojado delante del coche. Esa fue mi introducción (Al clima que se vivía).

¿Cómo viajaba cada día?

Estaba a unos 20 minutos en coche. Tenía nueve rutas diferentes. Llamaba al jefe de seguridad para averiguar qué ruta debía utilizarse. Entonces un coche revestido en plomo era enviado para ver si (El camino) estaba claro. Cuando nos fuimos, había un coche en frente, uno a cada lado, y uno en la parte trasera con cuatro policías argentinos en cada uno. Además, un taxi deambulaba por las calles para sacarme de allí si entrabamos en algún problema. Utilicé un coche a prueba de balas, que costó a los contribuyentes $ 52,000 y estaba mejor equipado que el de James Bond, te lo puedo decir.

¿Qué hizo que tu automóvil fuera especial?

Tenía un motor que nos llevaría hasta 155 mph. Podría hacer un ángulo recto a 90 mph. Los neumáticos a prueba de balas pesaban 165 libras. una pieza; Si te pisaba, te rompías el pie. Y había un botón rojo que cubriría el coche con espuma en cinco segundos si fuéramos incendiados.

¿Qué armamento estaba en el coche?

Tenía un revólver a mi lado, una escopeta detrás de mi cabeza y una ametralladora debajo de mis pies. En el asiento delantero estaban los marines especialmente entrenados, armados. Eran conductores de alta velocidad, expertos en karate, excelentes disparos.

¿Sabías cómo usar las armas?

Fuimos enviados a un campo de tiro como si estuvieras jugando al golf. Qué demonios, no quería que me mataran. Se hicieron intentos de atentados pero solo lograron empujar mi coche casi cada semana, pero nunca me dispararon en el vehículo.

¿Y fuera del coche?

Me dispararon delante de la residencia una vez. El edificio recibió 64 impactos de balas. Más tarde mi hijo Graham recibió un disparo en su camino para recoger a su prometida.

¿Qué hay de la seguridad en su oficina?

Había un hombre en el techo con un rifle de gran potencia. Cuando bajabamos por la rampa de entrada, en una oportunidad, una puerta a prueba de balas cayó detrás de nosotros y pasamos por delante de un hombre con una ametralladora antes de abrir la siguiente puerta. Teníamos 72 guardias en la embajada.

¿Cómo era su residencia?

Es un hermoso palacio francés de estilo antiguo. En el interior, había “refugio seguro” en caso de que una anarquía estallara. Eran dos dormitorios y una biblioteca. Las ventanas y las puertas eran a prueba de balas, y había un sistema de vigilancia de televisión. La usamos y tuvimos comida y agua durante 10 días y máscaras de gas también, porque podíamos tirar un interruptor de gas lacrimogeno que abarcaba el edificio entero.

¿Tu esposa e hijos tuvieron guardias?

Cecelia llevaba un mazo y tenía dos agentes de seguridad. Mis hijos tenían dos. Eso es lo que más me preocupaba. Tenía un ejército, pero ¿qué podrían hacer dos guardias para proteger a mi esposa? Nada: serían asesinados y ella sería secuestrada.

¿Te sientes como prisionero?

Está bien. No se me permitió ir al teatro o eventos deportivos. Una vez, aceptamos una invitación a una cena, la seguridad tuvo que rastrear y cerciorarse que nada raro había en la propiedad, lo que enojó al anfitrión y la anfitriona. En un evento público, sólo podía quedarme 25 minutos. Fuimos a restaurantes bajo un nombre supuesto. Muchas veces Cecelia bajaba con un precioso traje de noche para una recepción diplomática, y nos dijeron que no era prudente asistir. Así que volveíamos a la casa y nos íbamos a cenar juntos.

¿Cómo afectó esto a su matrimonio?

¡Mejoró! Pero en serio, tuvimos que aprender a vivir juntos, y fue la mayor experiencia de mi vida. Tienes que darte cuenta, no teníamos vida privada. A las 3 de la mañana, los infantes de marina entraban a nuestra habitación a vaciar todos nuestros cajones y armarios en busca de una posible bomba.

[/one_half]

[one_half_last padding=”0 0 0 30px”]

¿Afectó el terrorismo sólo a los estadounidenses?

No, también operaba contra los israelíes, los rusos, los alemanes, los brasileños, los británicos, los chilenos y, por supuesto, los argentinos. Cuando fui a la embajada británica para expresar mis condolencias al embajador después de un ataque en 1975, vi 20 automóviles volados a pedazos y un brazo de policía colgado de un árbol. Eso era todo lo que quedaba de él. Fue increíble.

¿Cumplieron algunas corporaciones estadounidenses las demandas de los terroristas?

Sí. En un secuestro se le pidió a Exxon 20 millones de dólares y pagó 14.200.000 dólares. Exxon firmó mi sentencia de muerte. Si los terroristas pudieron obtener más de $ 14 millones de Exxon par un gerente de refinería, ¿qué podrían conseguir par el Embajador Hill?

La Argentina de los ’70 era un claro reflejo que indicaba que la vida no valía nada. Esto engloba a muchos sectores e ideologías que moraban en aquellos días y que hoy, algunos de sus miembros tratan de distorsionar o confeccionar una historia a su medida. La cascada de mentiras que el relato kirchnerista ha insertado en las mentes de los especuladores y en las de los perezosos nos ha dejado escépticos. Los reciclados como Gil Lavedra con sus repeticiones sin sustento culpan hasta de los incendios de ayer al gobierno militar 1976-83, por ello es bueno conocer historias como la de Robert Charles Hill (1917-1978) quien poseía una mirada imparcial de los tristes sucesos argentinos en los tiempos de la administración de facto y en los del terrorismo brutal que respiró nuestra sociedad. Hill -asignado en otras tierras peligrosas como México o El Salvador- afirma no haber vivido tanta violencia de grupos terroristas como en su paso de embajador en Argentina. Este funcionario fue desacreditado en un sinnúmero de ocasiones por Henry Kissinger quien afirmaba que los informes de Hill, tanto en sus críticas hacia el gobierno de la junta o sus reportes sobre la crueldad de los grupos terroristas “no eran noticias a tener en cuenta” para la administración de la cual el ex Secretario de Estado era parte. En sus primeros días como embajador en Argentina, Hill intentaba aconsejar al Presidente Perón sobre la posición estadounidense con respecto al pago de rescates por conciudadanos secuestrados por organizaciones terroristas. Acceder a las demandas de estos y desenbolsar dinero con estos fines, crearía una cadena de delitos, expandiría el horror en las calles y auyentaría a inversores extranjeros. Precisamente este informe fue emitido al entonces vice presidente Gerald Ford. habiendo o no accedido a las exigencias terroristas, los resultados -tal como Hill admite en el reportaje- los resultados fueron macabros.

¿Cuánto valió usted?

La respuesta fue, nada. Cecelia tenía una declaración firmada por mí diciendo que, si se me secuestraba, no habría ningún esfuerzo por parte de la familia Hill o sus parientes para pagar un rescate por mi liberación. Lo peor que puedes hacer es pagar a los terroristas. Alguien tenía que ser sacrificado y yo lo sabía. Qué demonios, había tenido una vida interesante.

Suponiendo que el secuestro tuviera éxito, ¿qué le sugirieron que hiciera?

Me dijeron que no me resistiera. Nuestro embajador en Guatamala fue asesinado, porque trató de correr y le dispararon en la espalda.

Cuando el diplomático estadounidense John Patrick Egan fue secuestrado en 1975, ¿se exigió rescate?

Sí. Era un hombre de negocios jubilado que vivía en Córdoba y que hizo un excelente trabajo como cónsul honorario. Los secuestradores, que eran Montoneros, exigieron la liberación de los presos políticos en un plazo de 48 horas. Me senté en la oficina del Ministro de Relaciones Exteriores durante un día entero tratando de encontrar una manera de ganar tiempo. Las demandas no podían cumplirse, porque los prisioneros estaban muertos y el gobierno no estaba dispuesto a admitirlo. Los terroristas mataron a Egan en el momento exacto en que las 48 horas expiraron y lo envolvió en una bandera de Montoneros.

¿Cómo reaccionó el personal de la embajada estadounidense ante el terrorismo?

Cuando llegué, teníamos 200 estadounidenses. En 1974 el Departamento de Estado cortó la embajada de nuevo a 89. Tenía esposas histéricas cuando recibieron amenazas que sus maridos iban a ser fusilados. Sin embargo, nadie se quebró. No teníamos un solo oficial que pidiera ser transferido. Nunca he estado tan orgulloso de una embajada en mi vida.

¿Cómo fueron afectadas las empresas estadounidenses?

De las 1,000 firmas importantes que solían tener representantes de Estados Unidos a cargo, tal vez media docena todavía tenía a los estadounidenses allí en el apogeo de la actividad terrorista.

¿Cae el terrorismo cuando los ciudadanos son puestos a cargo?

Es una idea maravillosa para las corporaciones estadounidenses utilizar a nacionales. Pero el terrorismo no se detiene. Las esposas de siete ejecutivos de Chrysler, todos argentinos, recibieron pequeños ataúdes negros con un mensaje diciendo: si tu marido no coopera, lo encontrarás en esta caja. Es algo bastante horripilante.

¿Se ha detenido el terrorismo ahora?

Cuando la junta militar asumió el poder en 1976, entraron dedicados a erradicar a los terroristas. En este momento el ERP está prácticamente eliminado. Pero cuando regresamos a Argentina en diciembre para visitar a nuestros hijos, los dos de los cuales decidieron quedarse allí, dos ejecutivos de Chrysler fueron asesinados saliendo de sus automóviles justo en frente de la planta de Chrysler. Así que todavía quedan algunos terroristas.

[/one_half_last]

Robert Charles Hill murió diez meses después de realizar esta entrevista.

 

Tags: ,

11 thoughts on “Un ex embajador relata con escalofriantes detalles cómo era su vida entre los terroristas argentinos”

    • Claudio Spartizen
    • posted on February 8, 2017

    De a poco la lumbre va iluminando las cosas.

    • Fernando Guastavino
    • posted on February 8, 2017

    Lo que cuenta Rober Hill is nada mas que la verdad. Eso pasaba. Yo lo vivi. no se que quieren cambiar los verseros K

  1. Espero que la mentira no sea para siempre. Si lo llega a ser por complicidad criminal de todas las instituciones gubernamentales la misma sociedad lo pagará muy caro. Hoy ya lo hace con la gran cantidad de vidas que se pierden a manos de la delincuencia y el miedo con que se vive. Se miente sobre el pasado y también sobre el presente. La gran falacia es parte del problema y de la solución. CLAUDIO KUSSMAN

  2. Dificil para los fanaticos K de cambiar estos testimonios.

    1. Conveniencia monetaria.

  3. No sé que decir… Yo viví esa época.

  4. Una epoca espantosa. Totalmente de acuerdo con lo que decia este embajador.

    • Dios
    • posted on February 8, 2017

    La historia detras de la historia. la destrucción era lo que buscaban los terroristas. Hubieramos sido Cuba.

    • Jorge Álvarez
    • posted on February 8, 2017

    Bueno, los chicos eran <>

  5. Esta parte de la historia esta comprobada pero las orgas la borraron

    • Carlos Gancedo
    • posted on February 8, 2017

    esos eran los 70 en Argentina. Asi nimas.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: