Share

 

 

 Escribe Sebastián Miranda.

 

 

Gracias SILVIA IBARZÁBAL

 

– Por hacer hablar a Anguita y Labraña, lentamente el relato se va cayendo.
– Por acordarte de los caídos en Formosa, de María Cristina y el Capitán Viola.
– Por recordar que la orden de terminar con el terrorismo vino de un gobierno constitucional.
– Por recordar que existieron las llamadas “cárceles del pueblo”.
– Por recordar el ataque al Comando de Sanidad del cual el terrorista Anguita fue partícipe.
– Por pedir que en las escuelas cambien los programas y se conozca la verdad completa que es uno de los principales reclamos.
– Por mostrar que, salvo situaciones de extrema necesidad, para los que luchan por la verdad y la justicia el dinero no importa. Importa la historia verdadera, no lucrar con el dolor.
– Porque, a pesar del enorme dolor que seguís teniendo, no te victimizás y no usás tu dolor para beneficiarte.
– Por decir que los gobiernos le tienen miedo a las organizaciones de derechos humanos.
– Por hacer que se diga que Rodolfo Walsh y Horacio Verbitsky fueron terrroristas.
– Igual no creo que 8.000 es igual a 30.000. ¿Saben por qué no hay que ceder en este punto? Porque si se difunde, como está ya demostrado, que fueron 8.000 lo que se cae es la careta de muchas de las organizaciones de DDHH que mienten descaradamente, que se les cae el negocio, el relato y se muestra lo que verdaderamente son: agentes del marxismo y de intereses exranjeros que las financian como pasa con el CELS y Amnesty que funcionan con dinero inglés.


– Silvia, me honrás con tu amistad.

 


Sebastián Miranda es profesor y licenciado en historia. Se desempeña como asesor de historia e integrante de la unidad de análisis de la revista Defensa y Seguridad Mercosur. Es autor -entre otras tantas publicaciones- de Cronología del Terror en Argentina, La Guerra contra el Terrorismo en Argentina y Los Secretos de La Tablada.


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 9, 2017


 

Tags: , , , , ,

21 thoughts on “Gracias Silvia Ibarzábal.”

  1. Pingback: ruger p95 for sale

  2. Pingback: thingiverse 3d

  3. Pingback: exchange online plan 3

  4. Muchas pero muchas gracias por los elogios!. Me expreso desde el corazón y con profundo covencimiento. Me gustaría aclarar al sr. Borgonovo que mi tema son las “victimas del terrorismo”, independientemente q tenga mi opinión acerca del proceso militar igual que la mayoría de los argentinos y decirle que por supuesto mo apoyo ningún tipo de violencia, aunque no debemos olvidar que ésto se dé en contexto de una guerra. Es fácil combatir detrás de una computadora, es dificil poner la cara como lo hacemos un grupo de patriotas por temas que, cómo este, es tan ríspido y doloroso para nuestro país.

    • Patricio
    • posted on February 10, 2017

    En el año 1975 los argentinos vivíamos en democracia. Existía un gobierno legítimamente elegido por el pueblo, aunque por razones motivadas fundamentalmente en pujas ideológicas, gobierno y democracia estaban jaqueados por una violencia irracional de estos grupos de clara orientación marxista, antidemocráticos, dirigidos desde el exterior, que se financiaban con dinero de secuestros extorsivos y asaltos a bancos, cuya meta final no era otra que la instalación por la fuerza de una dictadura marxista castrista.
    La maldita ideología política fundamentalista de un sector, al que nadie votó ni le pidió –por ningún motivo – que se alzaran en armas contra la nación, fue la causante del desastre que nos arrastró a todos bajo una especie de tsunami de bombas, de balas y de sangre. Y los políticos mediocres que abundaban en aquella época – que no eran todos por supuesto – fueron los responsables. Por acción o por omisión no estuvieron a la altura de las circunstancias; no evitaron los nefastos acontecimientos que en esos días se avizoraban inminentes.
    La mayoría de la dirigencia en general, rodeados de custodios, estaban cómodamente en la tribuna VIP de esa especie de Circo Romano que parecía nuestro país. Se escandalizaban de ver como guerrilleros, militares y policías, todos compatriotas entre sí, nos trenzábamos en la arena en una horrible y dantesca matanza.
    Arengaban a las fuerzas regulares del estado a combatir, “…a salvar la república y a la democracia de estas bandas de traidores terroristas…”decían a los gritos. (Luego esos mismos dirigentes como vulgares tránsfugas y cobardes, se borraron sin pagar la cuenta, hasta hoy. Dejaron al país tirado en la banquina…)
    En este contexto ocurre el sangriento ataque de un grupo montonero integrado por unos diez guerrilleros, decididos a copar la Comisaría 2da de Mar del Plata, con el claro propósito de rescatar a un grupo de terroristas asesinos que se encontraban detenidos en esa dependencia.
    Era un domingo aquel 25 de mayo del año 1975. Desde horas tempranas caía una llovizna constante sobre la ciudad y prácticamente todo el día había estado dominado por la agenda de los festejos patrios. Durante la tarde, los patrulleros del Comando Radioeléctrico (la única fuerza policial de desplazamiento rápido de entonces) estaban en el estadio polideportivo custodiando el desarrollo de un importante campeonato de patinaje sobre ruedas. Solamente había quedado en la base un reten de dos móviles con personal para la seguridad del edificio policial. Eran las 17.00 hs…
    “¡…Están atacando a la segunda…están atacando a la segunda…!” se oyó gritar desesperado a un taxista, desde el frente de la ex Unidad Regional y ex Comando Radioeléctrico, en la esquina de Gascón y Entre Ríos…
    Con todo lo que tenían en ese momento, seis hombres en dos patrulleros, con los miedos suprimidos por la decisión inquebrantable de hacerles frente a los miserables sicarios y apátridas que hoy llaman “jóvenes idealistas”, partieron raudamente hacia la Seccional Segunda, ubicada a pocas cuadras. Llegaron por las dos esquinas opuestas con la idea de encerrar a los agresores. Pero ya se habían ido…
    En la vereda, frente al acceso a la Comisaría, habían dejado su marca de siempre. El cuerpo sin vida del Suboficial Lorenzo ALVAREZ que había estado en el puesto de imaginaria, y otro hogar argentino destruido que se sumaba a la larga lista. Los mal nacidos montoneros, como era su estilo, lo fusilaron por la espalda, un tirador ubicado en la vereda de enfrente, entre el público, sin darle posibilidad de defenderse…
    Personalmente no conocí a Álvarez, pero aquel día conocí a su madre. Entre mis manos tuve sus manos temblorosas y sus lágrimas corrieron por mi rostro marcándome para siempre, para no olvidarme jamás aquella orgía de sangre y dolor desatada por un grupo de hombres y mujeres fanatizados, psicópatas asesinos, manipulados como títeres desde afuera, que a su vez arrastraron a la muerte a miles de jóvenes. Y que hoy pretenden erigirse en próceres.
    ¡Para nuestro camarada Cabo LORENZO ALVAREZ y su familia, nuestro más sentido homenaje!
    En la oficina de guardia, tendido en el piso estaba también muerto uno de los infames traidores que había pagado con su vida el atrevimiento de atacar a un dependencia del estado argentino, y la agresión a un servidor público, que en su uniforme lucía orgulloso los distintivos de la patria.
    Gracias a la valiente defensa de los escasos tres efectivos de guardia, los asesinos que eran superiores en número y en armamento, pero no en ideales ni en valor, huyeron como ratas -porque solo eran valientes con los desprevenidos y con los indefensos- sin lograr el rescate de los compañeros que estaban presos a disposición de la Justicia de la democracia…
    Para estos camaradas anónimos de la Comisaría 2da – como tantos otros en toda la provincia – que defendieron a sangre y fuego los ideales de libertad y democracia, nuestro homenaje y un profundo agradecimiento. Es gracias a hombres como ellos, a los muertos y a los heridos, que los argentinos no hemos perdido la democracia para siempre, en aquellas contiendas de los ‘70.
    La Seccional fue rápidamente rodeada por los vecinos que se acercaron a solidarizarse con la policía. Vimos a mujeres y hombres llorar por el efectivo caído. Oímos gritos de gente indignada, reclamando represalias cuando se hizo presente el Juez Federal; y también un cerrado aplauso, y abrazos, cuando el público identificó y tomó contacto con los tres uniformados que a puro coraje habían resistido el ataque. La gente tenía bien en claro quienes defendían a la patria y sus instituciones, y quienes pretendían apoderarse de ella para imponer ideologías foráneas…
    El cortejo fúnebre del Suboficial Lorenzo ALVAREZ tuvo también la característica de aquellos tiempos; como ocurría cada vez que era asesinado un uniformado por los guerrilleros. A lo largo de casi toda la Avda. Independencia, camino al cementerio, todos los comerciantes y trabajadores, de las distintas actividades, hicieron un alto en sus tareas y salieron a la vereda, y con un estremecedor silencio rendían homenaje al policía caído.
    Toda la dirigencia política, gremial, empresarial, las instituciones publicas, todas las confesiones religiosas y la prensa en general, repudiaron públicamente el criminal hecho y reclamaban que se ponga término al baño de sangre.
    Pasaron 40 años de aquel fatídico día. La frágil memoria de los mayores y la pusilanimidad de un sector importante de la dirigencia en general y en particular de gran parte de la prensa, ha contribuido para que un grupo de desaprensivos, profesionales de la farsa, con la mas absoluta impunidad, tergiversen la verdadera historia argentina de la mentada década de los ’70 y construyan otra historia, una historia trucha, que pareciera haber salido de La Salada, que es la que está consumiendo la juventud desde hace muchos años…
    Así es como las verdaderas víctimas de la violencia de los ’70, los familiares de todos los muertos por las bandas guerrilleras, policías, empresarios, gremialistas, militares y civiles; los heridos y todos quienes tuvimos la suerte de sobrevivir de aquella tragedia, hoy somos maltratados y agredidos por el gobierno.
    Seguro que no existe ninguna calle, ni plaza, ni escuela, ni aula, ni cátedra con el nombre de los verdaderos mártires como el Cabo Lorenzo ALVAREZ, asesinado alevosamente en tan emblemática fecha. Su viuda, que por entonces tenía 28 años, ni el pequeño hijo de 1 año y meses que debió criarse sin padre, gozan de ningún reconocimiento del Estado.
    En cambio el asesino demencial que murió atacando la Comisaría Segunda, y quienes le quitaron la vida al suboficial Lorenzo ALVAREZ, seguramente debe integrar alguna lista como “victima del terrorismo de estado”, quizás algún día nos enteremos que su nombre pasó a ser ilustre, y la familia sin duda debe estar usufructuando una suculenta indemnización que pagamos entre todos los argentinos; además de habérseles exceptuado de obligaciones impositivas de por vida.
    De todos modos deben saber que la justicia llegará. Por lo pronto quienes integraron aquellas hordas asesinas, por mas que hoy estén en sitios de privilegio, nunca podrán mirarnos de frente ni al mas modesto de sus compatriotas. Porque los argentinos bien nacidos sabemos la verdad, que la trasmitiremos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.
    Sabemos que el puesto que ostentan y el dinero del estado que cobran, no les pertenece. Y no lo merecen. Y tarde o temprano sus nombres integrarán la lista que les corresponde: la del deshonor.
    Por eso es bueno que recordemos, y que los mas jóvenes sepan, que un 25 de Mayo, pero de 1975, cuando el reloj marque exactamente las 17.00 horas, un grupo de guerrilleros asesinos, alzados contra la democracia y el estado de derecho, fusilaron por la espalda al Cabo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires LORENZO ALVAREZ, y otro tres valientes camaradas, en inferioridad de condiciones, defendieron a puro coraje aquel ominoso ataque al Estado Argentino.

    Extratado de un recuerdo del Comisario (RA) Jesús Evaristo Scanavino, disculpen la extensión, pero son recuerdos de la época de los jovenes idealistas que hay que hacer conocer. Saludos cordiales

    1. Muy buen relato. Es la pura verdad. Pero yo digo: Cuando llegó a la Presidencia el zurdo estrábico del sur, ordenó a través de la guerrillera que fue Ministra de Defensa (gran cuña le metieron a las FF.AA), descolgar de todos los Regimientos Militares, Bases Navales, Bases Aéreas, y Buques de Guerra, todos los cuadros de los Jefes,Comandantes, que se exponían en ellas para conocer quienes eran los Superiores que paraban por esas Unidades. Y también retiraron toda Placa de Reconocimiento a los Muertos en Combate, como así también de todas las Comisarías del País. No quedó nada. El Militar y el Policía recién ingresado, no se entera; ese fue el objetivo de la “ministra Garré”.
      Voy a hacer otro comentario. En la ciudad de Monte Quemado (Sgo. del Estero), lindando con Salta y Chaco, el Presidente de “facto” Don JORGE RAFAEL VIDELA inauguró el Canal de Dios, que trae el agua desde un lago en Salta y riega varios poblados en el norte santiagueño. Yo estuve presente cuando el Gobernador (un General) inauguró también la Planta Potabilizadora, y la distribución a los domicilios del agua; colocaron una Placa en Reconocimiento en un cruce (calle) con el canal, ¿que pasó?: también lo retiraron. Como también retiraron el cuadro del Capitan GUIACHINO de la Municipalidad de Mar del Plata. Estos son nuestros representantes, negadores de nuestra historia reciente…

      1. Perdón: pasaban por esas Unidades.

  5. Con el pedido de disculpas por inmiscuirme quisiera agregar algún comentario que como tal es rebatible. Concuerdo con lo que se expresa al decir que la señora Ibarzabal fue a un estudio de TV y en soledad enfrentó a un panel no amigable con un cruel asesino serial presente como el señor Anguita, erigido en gran referente de este conglomerado de gente que conformamos el territorio llamado Argentina. Quien tendría que haber sido su apoyo o sea Labraña quizás inhibido por Anguita la dejó mas sola aún. Por ello considero que pese a todo lo que se pueda decir, estuvo muy bien. Cuando se habla del robo de bebes, debo decir que creo que no fue una metodología lo cual surge desde las manifestaciones de Videla a los que en mayoría se devolvieron. Al respeto digo, que rechazo en forma terminante esta práctica pero … y siempre hay un pero, se les dio la oportunidad de crecer, estudiar, tener amigos, trabajar, amar y reproducirse. Criar un chico, no es gratis, cuesta mucho dinero, trabajo y preocupaciones. Frente a ello “la juventud maravillosa” directamente los mataba junto a sus padres. De tener que elegir lo menos malo, prefiero lo primero. También me pregunto que clase de mujeres y hombres pueden estar dando vida, y quitando vidas mediante el asesinato al mismo tiempo? Procrear es sublime, inspira a la vida, a lo bueno de la misma y a cuidarse en extremo. Como puede ser que esas personas jóvenes, estuvieran colocando bombas, matando y huyendo con un bebé en brazos? Realmente creo que fueron mentes siniestras. Entiendo el reproche y el odio de los familiares de quienes fueron terroristas, para una madre su hijo nunca será un asesino. No lo entiendo en la gente en general, que no tuvo familiares terroristas y hoy pueden vivir en democracia, imperfecta por “la viveza criolla” pero democracia al fin. En su momento hubo actos heroicos en quienes pelearon defendiendo a la patria. También de los otros y “el relato” se encargó de que ahora todos fueran malos. Somos un pueblo de mucha mala gente. Lo comprobaba cada vez que los delincuentes mataban un personal policial protegiendo a un comerciante o a un tercero desconocido. Este en el 90 por ciento de los casos no concurría al sepelio de quien había arriesgado y perdido la vida por él. Ni hablar de los funcionarios y autoridades de cualquier tipo. De siempre como hoy fueron reales escorias hipócritas. Solo están para la foto. No obstante todo ello hay que actuar correctamente si es lo que realmente lo conforma a uno. Por último no creo que haya guerras limpias ni guerras sucias, todas existiendo la muerte como fin son sucias. Cuando se recurre a las fuerzas armadas hay que tener en cuenta que estas son LETALES, en todo el mundo. En los 70 se debería haber recurrido a los bomberos voluntarios o al Ejército de Salvación, si se quería otra cosa. Gracias por participar. CLAUDIO KUSSMAN

    1. Impecable Don Claudio Kusman. El Guerrillero Labraña “miraba solamente”, no quería inmiscuirse mucho. Todos unos falsarios. Pero me gustó mucho como se les plantó Silvia Ibarzábal. “Quiero reconocimiento en la época de la Democracia gobernada con el 62% de los votos…” Y éstos siguen con el relato del 24 de marzo. Mi RELATO es antes y después del Glorioso 24 DE MARZO DE 1976. Gracias. (Ah, tengo 6º grado, 1957).

        • Patricio
        • posted on February 10, 2017

        Luis Labraña ha tenido varias incursiones radiales con Nicolás Marquez por radio, esta vez creo que estaba en inferioridad de condiciones, tenía enfrente a un antiguo camarada que tiene más peso que él en los medios, no es fácil, se le venía encima Viluota, Campolongo, la cubana; a Silvia no la podían atacar mucho por su condición y lo que representa, pero un tiempo atras, la hubiesen destrozado. Cuando se cayó el mito de los 30.000, ahí las cosas comenzaron a cambiar. Va a costar y debemos preguntar si la ciudadanía en su conjunto quiere saber la verdad y está dispuesta a aceptarla.

  6. el crimen ,la tortura, la vejación al cnel ibarzabal es una vergüenza de un hecho aberrante y repudiable en pleno proceso democrático. fue muy interesante el relato de su hija pausada, serena, precisa pero para mi falto, su opinión clara como ciudadana, de los errores del proceso militar, la tortura, la muerte, los hechos delictivos, la falta de entrega de los cadáveres para una cristina sepultura. el tema bebes es aberrante. fue un episodio lamentable de nuestra historia en la cual no solamente son responsables los militares, sino grandes grupos de poder que apoyaron o callaron, los jueces que juraron por el estatuto del proceso etc. lo lamento mucho. por ello hoy no podemos tener unas fuerzas armadas eficientes y democráticas. el pueblo luego del proceso ydel episodio triste de Malvinas (ver informe general ratembach) ha repudiado a las fuerzas armadas. por suerte en el ultimo desfile del 9 de julio comenzó una reividinccion. hoy yo entiendo que debemos respetar los derechos humanos y lamentando no estar en vigencia el principio de la obediencia debida, he pedido y pido que los enfermos puedan ir a la clínica que deseen o a sus domicilios , lo mismo que los mayores de 70 anos. nosotros debemos hacer respetar las normas vigentes y cumplir con los derechos vigentes. viva la patria viva la republica felix juan borgonovo

    1. Le bajé el pulgar señor, porque su comentario me dolió. Silvia Ibarzabal, estuvo sola con un panel de “periodistas y políticos, como guerrilleros”, y salió airosa como buena hija de un padre asesinado por la vil guerrilla.

      1. no soy ni fue antimilitarista, he amado y respetado a las ff.aa., y estoy seguro que el coronel ibarzabal no hubiera apoyado los lamentables crímenes (no en el campo de batalla) de muchos jóvenes argentinos. el espíritu sanmartiniano no estuvo presente en esos jefes, el conflicto entre ellos, la destrucción de la armada por un almirante fuera de si, que mato al marido de su amante, se enriquecio, no se si el o alguno de sus pares robo la pinacoteca del dr. Goldemberg -eminencia científica argentina-, las salvajes torturas en la escuela de mecánica de la armada, las violaciones a detenidas, nada del espíritu y la caridad cristiana estuvo presente en esos hombres que llevaban el uniforme de la patria etc. por esas discordias perdimos las Malvinas pues el embajador argentino en Londres estaba perdido, cada representante de las distintas fuerzas que lo visitaba tenia una visión distinta. todo fue un desastre. en lo que hace al recuerdo y la defensa de su padre quisiera abrazarla y agradecerle, pero, fuera de eso le falto claridad y firmeza en dar su punto de vista sobre un proceso militar desastroso. un abrazo fjb

        1. Quisiera polemizar… Pero haré un alto, contestaré a su primer comentario, pausado, sin apuros: Dijo “…su opinión como ciudadana (para Ud. faltó) los errores de proceso, la tortura, la muerte, los hechos delictivos, la falta de entrega de los cadáveres para una cristiana sepultura… el tema bebés es aberrante…” 1º. Dijo Silvia, que se mantuvo en silencio y también digo yo: nos mantuvimos en silencio. Y los terroristas montoneros como del erp, siguieron asesinando vidas humanas, tanto militares, policiales, políticos, niños, por la espalda a traición, como en cuarteles militares (Formosa), y ahí murieron asesinados CONSCRIPTOS que estaban cumpliendo el Servicio Militar… Y sobre esto no hay reconocimiento ni de “verdad,justicia y reparación”, ni placas que los recuerden, ni tampoco en los libros de textos escolares (la hija del asesinado Ibarzábal reclamó). Los políticos de la época y la justicia, callaron. Hasta que llegó el día que Ud. le reclama “que faltó”. Y eso tenía un límite, los Militares no comenzaron la guerra… Yo creo que a Ud. “le contaron el relato”: Que torturaron… (a lo que digo sin conocimiento, porque hay que verlo para creer, Y LOS GUERRILLEROS ¿qué). La muerte: Lea los periódicos de la época (70/80), morían en combate, y nadie reclamaba el cadáver (esto va mío: no sea que mis vecinos se enteren). Y ahora salen a reconocer que en tal o cual cementerio está enterrado un NN. Y hacen un ampuloso aspaviento para que sigan “destrozando a las FF:AA. Los hechos delictivos: Quiero ver los que se robaron. El tema bebés: La Carlotto quiere recuperar 500, van solamente ciento y pico, de esos hay constancia de uno o dos casos que se apropiaron ( y uno emblemático en Mar del Plata, que la hija no quiso pertenecer a esta agrupación porque le inculcaron los verdaderos valores humanos, y no “sus padres gerrilleros”) El padre,verdadero ser humano, está preso, pero la hija es LIBRE, de este engendro. Los otros bebés si los hubiera, fueron entregados a la Justicia de Menores (Por eso la “reclamación” y la “recuperación”. Y además no sabemos nada de las ADN (por 240 mil dólares, cualquiera baila).
          Y no me quiero seguir “dando manija”. Atte.

      2. Disculpen la intromisión. Aqui debo puntualizar que -en parte- estoy de acuerdo con los dos. Creo que la Sra. Ibarzábal sabe del tema de su padre y lo expone con claridad pero el global de los setentas -excepto por su tragedia personal- no es su area. Si lo es la soledad y la indiferencia que sufren las victimas del terrorismo. Por otra parte, cada vez que fue “atacada” por los panelistas, estuvo bien sola. Ni siquiera Labraña hizo un ademan para ayudar su posición. Repito: Sus falencias se debieron a que la sra. Ibarzabal no esta en otro tema mas alla (Ni nada menos!) que el de las victimas. Por eso es que estoy muy de acuerdo con un artículo de este medio que habla “de lo que no se habla todavia” que son los PP, victimas del Relato de los mentirosos. Espero que esto se entienda y mis respetos a la hija de un heroe como el Cnel. Ibarzabal.

  7. El “homenaje” de Sabastian Miranda es justo, mas a una hija de una victima de los terroristas que -otra vez y van- se las tuvo que arreglar sola teniendo todo panelista en contra.

    1. Y el que entró a último momento, (el de los Medios), no le salían, no coordinaba las palabras por el “miedo” a Macri y a los DD.HH. falsarios.

    • Patricio
    • posted on February 9, 2017

    Excelente los de la Sra. Silvia y Sebastían, siceramente otro que espero que lo sienten en Intratables, ya que hasta ahora, es el único programa que se anima a tratar este tema, el cual no es para flojos, hay que tener conocimientos y muy fuertes convicciones para plantarse ante un panel como el que le ponen delante. Saludos cordiales

  8. ¡Gracias, Silvia Ibarzabal!. Y muchas gracias al señor Profesor MIRANDA.

  9. Felicito al Prof. Sebastiàn Miranda y adhiero a todos sus conceptos. Mucho dolor es el que los ciudadanos cargamos sobre nuestras espaldas a causa de la tergiversación de la historia reciente, basada puramente en el odio y el mezquino interés monetario, pero el mayor espanto es comprobar que así se la enseña en los colegios primarios y secundarios, en el acto de fin de año del colegio donde concurren mis nietos se montó un burdo show con representación de niñas con pañuelos blancos en sus cabezas y loas al mayor corrupto de la historia argentina. El repudio y el rechazo no puede dimensionarse.

  10. Excelente en grado superlativo. CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: