Share

 

 

 Escribe Francisco Bénard.

 

Vivimos en democracia hace más de 30 años, con un intervalo en el año 2001 en que se produjo un golpe de estado “político” de parte de los justicialistas que desplazaron del poder al elegido en elecciones democraticas, el Dr. Fernando de la Rúa. No fueron los militares, fueron los políticos que siempre criticaron a los militares, aunque los políticos nunca fueron ajenos a los golpes de Estado, “golpeaban las puertas de los cuarteles”. Recién ahora con “Cambiemos” hay visibles signos de que la democracia quiere crecer, en la que impera el dialago de todas las fuerzas políticas y se busca consenso entre todos los partidos políticos.

Durante los 12 años que goberno el “kirchnerismo” el Parlamento fue un apendice del Poder Ejecutivo, una “verdadera escribanía”. El Poder Judicial no está a la altura de lo que se necesita en una democracia seria y madura, es responsable en gran parte del drama argentino ya que la corrupción que destruye nuestra economía y fabrica pobres no ha merecido condenas importantes. Los políticos “corruptos” son votados por un pueblo ignorante y se escudan en los “fueros parlamentarios” para no ir a la carcel. El pueblo no condena a los corruptos, los sigue votando. De todo esto nada tienen que ver los militares,ya no se les puede acusar de nada, las Fuerzas Armadas casi no tienen ninguna función que cumplir en el Estado.

En la decada de los setenta el Justicialismo (Menem) privatizó las empresas públicas con el supuesto fin de mejorar los recursos para la educación, la salud, la seguridad, la vivienda, etc. Han transcurrido muchos años y seguimos padeciendo problemas en todas esas areas tan vitales en nuestra y en todas las sociedades del mundo. La corrupción crece y crece, se roban la plata destinada a mejorar las escuelas y los salarios de los maestros, se roba la plata destinada a la construcción de hospitales, los salarios de los médicos y personas de la salud son pauperrimos, la inseguridad es creciente, aumenta la pobreza a causa de una creciente inflación y un deficit fiscal cada día mayor, no se genera trabajo genuino. Hay provincias en las que la mayor parte de la población depende del sector público. Los argentinos desconfiados aun mas después de la crisis del año 2001 esconden su dinero en los colchones o lo envian al exterior. Nada de esto es responsabilidad de las “denostadas” Fuerzas Armadas, es responsabilidad absoluta de los políticos “egoístas” argentinos y de un pueblo “ignorante” que sigue votando a los corruptos. Hasta ahora a ningún político ni el Parlamento ha decidido votar una ley que termine con los “fueros parlamentarios” para los casos de corrupción. Políticos ricos,pueblo pobre.

Cabe esperar que la sociedad tome conciencia que si queremos hacer crecer la democracia debemos terminar con estos “males hábitos”, así lo espero yo por el bienestar de nuestros hijos y nietos.

 

Francisco Bénard

Abogado y Periodista

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 19, 2017


 

Tags: , , ,

2 thoughts on “La democracia que no crece”

  1. Parlamento chatarra, como los corruptos que anularon las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

  2. Con listas sábanas y fueros parlamentarios, mas privilegiados jueces que no pagan impuestos, de que democracia hablamos? La de una Kristina que no va presa ya que por cuestiones electorales no le conviene a CAMBIEMOS? Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Leave a Reply to scherer german g Cancel reply

%d bloggers like this: