Share

 

 
Por JORGE BERNABE LOBO ARAGÓN

 

Se mata por matar; se ataca por dañar. Feliz es el que es asaltado sin agresión.

 

Opinión:

 

Es necesario que los poderes que conforman el Estado propicien en conjunto el necesario análisis de la permanente violencia que se pone de manifiesto en hechos cotidianos, que tal vez tienen entre sus principales la situación socio- económica de muchos desocupados cuyas fuerzas morales están debilitadas o directamente no existen. La violencia actual por otra parte supera el promedio de irracionalidad que caracterizaron estos hechos en épocas pasadas. Anteriormente se perpetraba en casos psicopáticos puntuales o por reacción violenta del afectado. El robo como ejemplo, consistía simplemente en apoderarse de lo ajeno sin más trámite. Hoy estas acciones están vinculadas estrechamente a la agresión violenta sin motivo aparente y la mayoría de las veces totalmente injustificadas, luego de consumado el hecho. Se mata por matar; se ataca por dañar. Feliz es el que es asaltado sin agresión. Por otra parte los delincuentes son cada vez más jóvenes. En la mayoría de los casos las drogas y el alcohol sirven de incentivo para cometer el delito. A nivel popular se ha tomado conciencia de no ofrecer resistencia al ladrón; no protestar; entregar todas las pertenencias; no mirarlo fijamente; tomando las prevenciones y cuidados que forma parte de la “nueva cultura” en cuanto al trato que hay que dispensar al delincuente. Sin embargo a pesar de ello los hechos que se suceden son cada vez más cruentos, feroces y sanguinarios. En nuestra provincia los días viernes o fines de semana las peleas entre jóvenes son una angustiosa costumbre sin la debida prevención. Contiendas o batallas campal que tienen como protagonistas en su mayoría a adolescentes con portación de armas que saben de antemano su situación de impunidad ante la ley por ser menor de edad. Familias desamparadas, destrozadas y victimas indefensas ante la impunidad del agresor. Estos hechos pueden prevenirse. No son consecuencia de la prensa ni de los medios de comunicación como lo manifestó recientemente un Secretario de Seguridad. Es que desdichadamente ante estos sucesos que son casa vez más frecuentes y seguidos el gobierno carece de autoridad y de principios de justicia. El poder judicial mira al sudeste porque jueces y fiscales en gran parte piensan más en su carrera que en servir a la justicia. Hoy estamos ante modalidades desconocidas, con bandidos que -sin motivos para odios ni furias- matan a sus víctimas, gratuitamente, porque sí, pareciera que llevados por su insensible desenfado o por la inconsciencia de la droga. Estos neófitos en el delito resultan los más peligrosos. Sencillamente se debe renovarse – de una vez por todo – el código de fondo y de forma para que la delincuencia sea castigada como se debe. Para que cometer un delito sea motivo de una pena severa y para que el rigor de la ley proteja al inocente y conmine al malhechor.

PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 20, 2017


 

Tags:

1 thought on “Violencia sin límite….”

  1. No fracasó la familia? Si a esto le agregamos la procreación de numerosos hijos, sin medios ni principios de padres que sean ejemplares, en un medio habiente dominado por la droga, yo diría que esto es el principio. Los padres quedan en el hogar, mientras que menores de edad deambulan en la noche, territorio dominado por verdaderos depredadores. Lo que vendrá será calamitoso. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: