Cuando el Diario Perfil “cuida” la formas: ¿Hijo ‘e Represor?

Marcos Peña vs. Yo
Share

 

 

Ciudadanos V.I.P. son hijos de funcionarios de la dictadura, los que viven en Primera “B”, hijos de represores

 

 

El padre de Marcos Peña fue un alto funcionario de la dictadura militar

El jefe de Gabinete criticó el 2×1 para “crímenes de lesa humanidad” pero no aclaró que su padre, Félix Peña, fue el segundo de Costa Méndez y uno de los primeros civiles en conocer el plan militar para la Guerra de Malvinas.
Por Rodrigo Lloret
http://www.perfil.com/columnistas/el-padre-de-marcos-pena-fue-un-alto-funcionario-de-la-dictadura.phtml
Marcos Peña se convirtió en el primer funcionario del macrismo en criticar el fallo de la Corte Suprema que benefició a un represor para evitar que cumpla su condena. Tras la sorpresiva sentencia jurídica que provocó una fenomenal crisis política para el oficialismo, el jefe de Gabinete salió a calificar al 2×1 como un “símbolo de la impunidad” y cuestionó “que se aplique a crímenes de lesa humanidad”. Lo que no dijo Peña en ese momento fue que su padre, Félix Peña, había integrado la dictadura que llevó a cabo esos crímenes aberrantes. Marcos Peña nació en 1977 y, obviamente, no tiene ninguna responsabilidad sobre el pasado de su padre.
Es curioso, no obstante, que la trayectoria de Félix Peña haya sido ocultada por el Gobierno. Los antecedentes del padre del jefe de Gabinete están disponibles en el site del Ministerio de Producción, donde Félix Peña es asesor. Pero allí no se aclara que fue funcionario bajo el terrorismo de Estado.
El currículum oficial de Peña padre indica que fue “subsecretario en el área económica de la Cancillería”, sin precisar los años en los que ejerció esa tarea. Fue en dos ocasiones: la dictadura y el menemismo.
Félix Peña llegó a la Cancillería en 1982 como el principal asesor en materia económica internacional del régimen. Fue convocado por Nicanor Costa Méndez, el canciller de la Junta Militar entre 1981 y 1982. Costa Méndez conocía a Peña porque ambos eran asiduos miembros del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), un think-tank conservador creado en 1978 para respaldar a los militares en ámbitos diplomáticos. Peña logró obtener la máxima confianza del canciller del dictador Leopoldo Galtieri y fue uno de los pocos civiles que conoció el plan del desembarco de las Fuerzas Armadas en Malvinas antes de que estallara la guerra. También fue el encargado de asesorar a la dictadura sobre las implicancias económicas que podría tener Argentina tras el conflicto.
Un año antes de la Guerra de Malvinas ya se conocía la simpatía del Proceso de Reorganización Nacional por Peña. Aquí se reproduce el “Acta 183” de la “Junta Militar”, que refleja la reunión que mantuvieron las autoridades de las Fuerzas Armadas el 23 de junio de 1981 en el Edificio Cóndor. Sobre la “designación de embajadores” se puede observar la decisión de nombrar “jefe de misión” en Costa Rica a Félix Peña. Pero los Peña no se mudaron a Centroamérica.
Peña padre sabía que un año más tarde podría lograr mayor influencia en el Ministerio de Relaciones Exteriores conducido por las Fuerzas Armadas. Pero su paso por la Cancillería se truncó con el fin de la Junta. Como no era un diplomático de carrera, el padre del funcionario más importante de Mauricio Macri estuvo en la Cancillería hasta la llegada de la democracia, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín decidió cesantear a los “diplomáticos de la dictadura”.
“Yo llegué a la Cancillería cuando había claras señales de que estábamos en el final de una etapa y se iniciaba una transición hacia la democracia. No la hubiese integrado antes”, aseguró Félix Peña a Perfil.com. Y aclaró que no tuvo “ninguna intervención” relacionada con las denuncias de violaciones a los derechos humanos que la dictadura recibía constantemente en foros internacionales.
Economista y doctor en Derecho, profesor de varias universidades y autor de numerosas publicaciones sobre relaciones económicas internacionales, Félix Peña es un reconocido y respetado especialista en ámbitos diplomáticos y universitarios. En cambio, su participación bajo la dictadura militar que azotó a la Argentina era algo que no había sido tan difundido. Hasta hoy.

Félix Peña

 

Marcos Peña

 

Elisa Carrió

 

Ricardo Gil Lavedra

 

Martín Balza

 

 



Fabian Kussman

email@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

@FabianKussman

Mayo 26, 2017



Hijo ‘e represor. Cuando el diario Perfil “cuida las formas.

A menudo soy señalado como “el hijo del represor”. Cuando uno está seguro de la situación en la que vive y la “justicia independiente” que supimos conseguir trata de forzar culpabilidades en sus expedientes, logrando quedar en el ridículo, no me importa un bledo. Cuando el periódico Perfil cae en el doble estándar, cuidando no ofender demasiado a ciudadanos de primera, se torna divertido. ¿Honestamente? Me divierte. ¿Tengo un truculento sentido del humor o es simplemente una reacción?
Marcos Peña es hijo de un funcionario de la dictadura. Yo, simplemente el “hijo de un represor” sin condena y acusado sin pruebas (A menos que usted y Perfil considere evidencia esta comedia de enredos que ha fabricado y continúa apuntalando esa peculiar justicia, gobierno tras gobierno).

No es mi intención criticar a Rodrigo Lloret. El columnista de Perfil no miente. Exhibe documentación para sostener su escrito. Siempre hay un pero. Eliza Carrió fue funcionaria de la dictadura. Ricardo Gil Lavedra actuó en el Poder Judicial durante la dictadura. Martín Balza fue soldado de la dictadura. Ellos no tienen la sombra de pertenecer sobre sus hombros. Aquellos que arriesgaron sus vidas en Malvinas batallaron mientras un gobierno de facto estaba en ejercicio. Recuerdo un vecino ocupando un cargo en mesa de entradas de una municipalidad mientras la junta militar cumplía desempeños en Argentina. Seguramente hubo un repartidor de periódicos que servía a algún dirigente en esos años. Eso no les hace “colaboracionistas”, ni por simplemente estar o pertenecer, culpables.

Irving Brant sostenía que de la única manera que James Madison sería recordado en la historia era si sus conciudadanos contemporáneos o futuros respetaban los derechos y libertades que uno de los padres fundadores de Estados Unidos de América había defendido con tanto tesón. En Argentina, Alberdi y Vélez Sarfield bostezan junto a un empolvado bandoneón. Culpable hasta demostrar su inocencia. Así es para la “justicia independiente”, para un gran sector del periodismo, lo es para el Papa Francisco y para una parte de la sociedad que ha abandonado tristemente la memoria de nuestros pensadores para fabricar esa memoria a conveniencia, tan rentable.
Hay que convivir con esta triste realidad, aunque no resignarse. Para Perfil, pautemos una descripción suave al hablar de Marcos Peña: El hijo de un funcionario de la dictadura. Para Fabian Kussman -el enemigo-, hijo de un represor. Ya estoy escribiendo sobre mí en tercera persona. ¿Parte de la celebridad?

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 26, 2017


 

Tags: , , , , , ,

6 thoughts on “Cuando el Diario Perfil “cuida” la formas: ¿Hijo ‘e Represor?”

  1. Fontevecxchia pedazo de mercenario que estuviste detras de la pauta como un satiro para hacerte el moralista y combativo ahora. No te cree nadie Fontevecchia. anda a hacerle reportajes a Maradona

    • Omar Armella
    • posted on May 27, 2017

    Linda galería de panqueques, algunos de ellos muy traidores como Balza quien vuelta a vuelta lo veo hablando en TV. De locos.

  2. No cambiamos, la sociedad sigue premiando a los SAURÓPIDOS ESCAMOSOS (camaleones) . Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Camila Schneider
    • posted on May 26, 2017

    A conveniencia. Perfil ajusta o suelta según de quien se trate. Gobierno? Bueno son fantásticos. Hijo de un ciudadano inocente, pegomosle.

  3. No sea cosa que Marquitos se enoje y les corte la pauta que Fontevecchia tanto lucho por conseguir

  4. Perfil destrozado.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: