Share

 

 

 

Por Jorge B. Lobo Aragón.

 

 

Hecho tenebroso que los ciudadanos

y especialmente los periodistas

en su día no deben olvidar.

.

Opinión:

 

Tito Livio dice que funciones del Estado son hacer la guerra, construir caminos y administrar justicia. Exacta concisión clásica. La dirección y el monopolio de la fuerza, los caminos como síntesis de las obras públicas que exceden a las posibilidades de los particulares o que escapan a sus propósitos de lucro, y el fundamental cuidado de dar a cada uno lo suyo. Compendio de lo que el estado es, de lo que el estado debe ser para poder considerarse estado y merecer respeto; de lo que el estado debe cumplir para satisfacer a los ciudadanos que aspiran a vivir conforme al derecho. Síntesis de un orden civilizado. Hoy la justicia aparece en grave peligro de escapar a las posibilidades del Estado. Se ha cometido hace ya tiempo, el aterrante crimen – entre otros -, del que ha resultado víctima el señor José Luis Cabezas, fotógrafo de “Noticias”, y el estado es su momento mostró que no sólo ha sido incapaz de impedir el hecho mediante una buena vigilancia del orden público, sino que evidenció ser incompetente para investigar a sus autores, pues pidió auxilios a otros Estados, extranacionales, para averiguar los hechos, para individualizar a los criminales; que vengan otros -ajenos a él, de otras órbitas estatales, a investigar qué es lo que aquí pasa.

El Estado -por medio de sus autoridades- ofreció un soborno a los posibles cómplices o encubridores del crimen; sus informes se galardonarán con dinero, mostrando que el estado -en vez de ejercer el poder de investigar para sancionar- recurrió a procedimientos propios de la corrupción, de los ámbitos turbios, de la delincuencia, negociando amnistías; toma y daca. Y por último, el Estado nos informó suelto de cuerpo que en el país no hay mafias, lo que nos pareció en su momento un chiste de pésimo gusto, pues ¿la viuda y los hijos de Cabezas creerán que es cierto que no hay mafias en el país? ¿Entonces no existió un crimen aleve y organizado con las características con que los mafiosos ponen su sello de terror? ¿O esa mafia no actuó en este país? Lo que ha pasado en su momento – no hace mucho tiempo- fue espantoso. Impone espanto pues demuestra que ciudadanos honestamente dedicados a un quehacer lícito, en nuestro país están expuestos a que tenebrosos y secretos poderes ajusten desconocidas cuentas en forma brutal. Lo que ha pasado ha sido un hito en nuestro país y no debemos olvidarnos del horror. Los periodistas, por derecho propio, deben publicar y dar cuenta periódicamente de este repugnante suceso, compartiendo el dolor que los familiares de cabeza y de muchos otros colegas y amigos que sufrieron. Es indispensable e imperioso; que este caso, como muchos otros nunca debe olvidarse –, para que no vuelva a repetirse. Feliz día a los periodistas
.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 7, 2017


Tags: ,

1 thought on “El Nunca Más en el Día del Periodista…”

  1. Con la mentirosa política de seguridad que se viene llevando a cabo, a través de tantos años, las posibilidades de que se cometan hechos similares, con bandas mixtas, (delincuentes policías y delincuentes ) lamentablemente no son pocas. Tengamos en cuenta que el caso Cabezas se cometió en un pueblo pequeño, no en la gran ciudad. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Leave a Reply to Prisionero En Arg Cancel reply

%d bloggers like this: