Share

 

 

Héroes de Guerra – 14 de Junio…

  

Opinión

 

Fue en la víspera del 14 de junio la firma de la rendición argentina ante Gran Bretaña, por parte del gobernador impuesto por el régimen militar Benjamín Menéndez. Con la victoria británica se terminaron los combates que dejaron en 74 días de conflicto 649 argentinos muertos, 255 del lado británico y 3 isleños en accidentes y por “fuego amigo”. Es por eso que me siento obligado a congratularme y homenajear a quienes vivieron en carne propia los fragores de la guerra y su memorable lucha en su gesta heroica para recuperar a la hermanita pérdida a que vuelva a casa. A mi entender es el mayor logro al que puedan aspirar los que tienen a su cargo la defensa de la Nación? Si bien los isleños llaman al 14 de Junio su día de liberación. El aniversario 35 brinda me brinda una oportunidad no sólo para reflejar el sacrificio de quienes recuperaron las islas sino para recordarnos a través de los archivos cuando paraguayos y bolivianos se trenzaron en una guerra, dejando atrás un período de cinco años de ataques crónicos en la frontera. Debieron luchar por intereses extranjeros que se disputaban la explotación del petróleo en ricos yacimientos del Chaco. Una guerra evidentemente injusta. Pero una guerra, una vez declarada es, se lo quiera o no, una guerra de la nación. Es la nación la que –quizás – , se beneficie con el triunfo, y es la nación la que -con toda seguridad-, ha de perjudicarse con la derrota. Lucharon bolivianos y paraguayos con bravura, con abnegación, haciendo gala de amor a su patria. Y cuando reinó la paz cada nación rindió homenaje a sus héroes, a sus queridos muertos, a los venerables veteranos.
Al concepto general de que los ciudadanos son iguales, bien vale la pena modificarlo separando dos clases: el ciudadano común y los héroes de guerra, los que han jugado su vida por la patria y se merecen todos los honores, todos los privilegios, todas las atenciones, todas las desigualdades a su favor. En el Paraguay los héroes sobrevivientes aún hoy son tratados con reverencia. Eso, que la comunidad ofrende su respeto a los que han perdido la vida por defenderla y a los que no ha sido voluntad de Dios llevarlos, pero igualmente la expusieron ante el enemigo, es una obligación nacida de la más elemental decencia. Seríamos unos canallas despreciables regateando ese homenaje. Pero, además, honrar a los que nos defendieron es la mínima política de conservación, de defensa. Ver que a los que han expuesto su vida por la patria se los aplaude los 2 de abril o el 14 de junio y que los demás días tienen que andar buscando un trabajito, gestionando ellos -cuando debiera ser la sociedad la que espontáneamente se ofrezca- que se les conceda algún beneficio de los que los burócratas usufructúan como merecidas conquistas sociales, ¿no es acaso una vergüenza que está proclamando que somos una sociedad que no se merece el esfuerzo de sus hijos? La Argentina -gracias a Dios- tiene y ha tenido héroes a través de la historia que le han ofrendado la vida. Unos la perdieron. El primero el teniente Pedro Giachino, muerto sin siquiera defenderse, en cumplimiento del plan impuesto de no hacer daño al enemigo. Post mortem fue ascendido a capitán de fragata y -el 4 de abril de 1982- sepultado en el cementerio de Punta Alta. Se cumplía con la obligación de honrar a los héroes, y también se rindió honores a los restos mortales del soldado Mario Almonacid.Muchos héroes de tierra mar y aire murieron, y son igualmente respetables los que pusieron su pecho al peligro y no murieron. Quizás un emblema de todos ellos, de los vivos y de los muertos, sea el abnegado teniente Giachino. Podría su nombre ser bandera de lo que significó ponerlo al Estado al servicio de un interés permanente de la nación. Que se haya llegado a la derrota significa que a la nación hay que defenderla mejor, no que no deba defendérsela. Aquel gobierno militar inmediatamente después – lo mismo que los gobiernos civiles que lo sucedieron – , se impuso la tarea de “desmalvinizar”, y para desmalvinizar se considera a los respetables veteranos como a simples “chicos” a los que es preciso tirarles alguna propina. Y no es así. Ellos, como Giachino, y todos los demás veteranos y héroes, se merecen el homenaje permanente de la patria!

 


PrisioneroEnArgentina.com

Juni 14, 2017


 

5 thoughts on “Héroes de Guerra”

  1. Poema del Silencio Cómplice

    Cuando los Kirchneristas fueron a buscar a los militares, policías, gendarmes y guardia cárceles por la supuesta violación de los derechos humanos, guardé silencio, porque yo no pertenecía al mundo uniformado.

    Cuando los Kirchneristas persiguieron a los agricultores y ganaderos, miré para otro lado, porque no me interesaban los problemas del campo.

    Cuando los Kirchneristas encarcelaron a los jueces federales, me callé, porque yo no era juez federal. Jaime Smart, Pedro Hooft, Manlio Martínez son desconocidos para mi.

    Cuando los Kirchneristas fueron a perseguir a los periodistas, no protesté, porque yo no era periodista.

    Cuando los Kirchneristas dividieron a los sindicalistas, no me importó, porque yo no era sindicalista.

    Cuando los Kirchneristas denigraban a los sacerdotes de la Iglesia Católica llamando a Bergoglio Jefe de la Oposición, tampoco protesté, porque yo no era católico.

    Cuando los Kirchneristas se apoderaron de las AFJP dije que ese no era problema mío, porque yo, ya estaba jubilado.

    Cuando le hicieron una quita del 70 % a los tenedores de bonos me resultó totalmente indiferente, porque nunca tuve plata extra ni para comprar un dólar.

    Cuando quisieron destituir a Campagnoli por investigar la ruta del dinero K me importó poco y nada, si total yo no vi ni un peso.

    Cuando mataron a Nisman, me asuste pero no me importó, porque no era pariente mío y yo seguía vivo.

    Cuando los kirchneristas vendieron dólares a futuro en una clara estafa al erario público, ni me inmuté porqué yo no podía comprar otra cosa más que el sándwich del medio día.

    Cuando se difundieron los videos contando plata durante 90 días, me causó repulsión pero que podía hacer yo si soy un simple trabajador.

    Cuando en 2017, me mostraron las cifras de los vivos, los muertos y las fotos de los Presos Políticos en las cárceles, me escandalicé un poco, pero me di cuenta que a los argentinos solo les importa el futbol, el asadito y el vinito tinto.

    Cuando los Jueces Kirchneristas de Justicia Legítima, amparados por indiferente gobierno de Macri, vinieron a buscarme a mí, ya no había nadie que me podía ayudar.

    PD: Lo único que necesitan los Kirchneristas del relato nacional y populista para seguir haciendo daño, es que los del gobierno de Cambiemos y los que no comparten su “modelo” no hagan nada.
    Se fueron del gobierno pero no del poder, los KK, nos siguen haciendo daño porque los argentinos con nuestra indiferencia se lo permitimos.

    • Esteban Bolla
    • posted on June 14, 2017

    Todavia me acuerdo lo que hicieron los puercos K con Giachino y se me hiela la sangre

  2. Terrible…triste y mas

  3. Dieron la vida ayer… hoy ninguneados y en la carcel.

  4. Siento un gran respeto por todos aquellos que como forma de vida, dan todo a cambio de nada. Estoy predispuesto a ello y es natural en ciertas personas que así sea. Por el contrario rechazo a quienes son indiferente o desacredita solo porque sí. Lamentablemente grandes sectores de nuestra sociedad es así. En EEUU país al que tanto se odia ( estadísticamente Argentina es el número uno en Latinoamérica) es común ver que cuando un soldado llega a un aeropuerto uniformado, otros pasajeros lo saluden y le den las gracias por lo que hace. Ni hablar cuando muere un policía ( mí policía lleva 11 asesinados o mas en lo que va del año, aparte de los heridos, y no veo mucho interés o preocupación en ello no? Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: