¡Un toro, un toro! ¡Mi reino del revés por un toro!

Share

 

 

 

 

No se deje guiar por mi opinión, que es -sobre todo en literatura- bastante retorcida, pero Hemingway -excepto Adiós a las Armas y ese bonito cuento corto llamado Los asesinos– no me dice nada. Siempre me pareció un escritor orientado al público adolescente. Nunca entendí “el coraje”, “el honor” o “el orgullo” de pelear incesantemente contra un pez en El Viejo y el Mar, o la diversidad de situaciones con pescadores, chinos y cubanos en Tener o No Tener, que termina pareciendo una comedia de enredos italiana.
Honestamente, leí Por quién doblan las Campanas pocas semanas después de haber disfrutado Homenaje a Catalunya y si usted hizo lo propio, esta última pieza de Orwell reúne mejores descripciones, anécdotas y panoramas más crudos que la experiencia del norteamericano durante la guerra civil española. Ahora bien, el peor trabajo del barbado Ernest es Muerte en el Atardecer (Death in the afternoon) en donde el autor trate de hacernos creer en la hidalguía y la grandeza de las corridas de toros.  Hemingway se convirtió en un aficionado de la corrida de toros después de ver las fiestas de San Fermín en Pamplona en 1923 y de allí en más pretendió hacernos creer que el enfrentamiento entre un asesino (también conocido como torero) y una bestia que solo ambiciona ser dejada en paz, tiene ribetes de hazaña, sobre todo en el momento de la ejecución del animal sin juicio previo, ni cargos en su contra. ¿Qué sería de Hemingway de haber sido más honesto y pintar el destino brutal de los bovinos? El festival de San Fermín en Pamplona, España, fue el telón de fondo de su obra más halagada, Fiesta o El Sol Siempre Sale (The Sun Also Rises), una sofisticada telenovela venezolana a mi pobre entender, pero semanas atrás fue el escenario de una gran protesta en la que pudo haber sido abucheado. El festival contó con una serie de nefastos acontecimientos taurinos, como las corridas callejeras de toros, un evento en el que los “seres humanos” -posiblemente con problemas mentales- tratan de adelantar a un grupo de asustados animales que resbalan y se estrellan contra las paredes, mientras son guiados a las plazas de lidia. Se lamentan muertes humanas, también, en estos sucesos. Este año, tres hombres -entre ellos dos estadounidenses- solo fueron heridos durante la primera carrera, pero eso no fue motivo de protesta. El tratamiento de los toros antes y durante y después de los eventos ha sido durante mucho tiempo objeto de protestas e indignación de grupos de derechos de los animales entre los que se encuentra PETA, que a menudo lo describen -con certeza- como aberración. Esta manifestación es la culminación de un movimiento creciente en los últimos años para prohibir la práctica de corridas y lidias de toros en España.
Marlon Brando dijo una vez que le gustaría ser toro por un día para primero aterrorizar al Rey de España -otro conocido asesino de animales- en las gradas y luego ensartaría uno de sus cuernos en algún orificio del matador, paseándolo por la arena hasta que ensucie su ropa interior. Lo siento… sentimiento compartido. El payaso en ajustados trajes de luces posee tanta culpa o sensibilidad al destrozar a un ser no humano, como usted o yo al pasar un papel por la desfibradora.
Queda por ver si el emprendimiento entrará en el ámbito jurídico. Un tribunal español derogó una prohibición de la tauromaquia dictada en Catalunya al afirmar que la preservación del patrimonio cultural común era responsabilidad del Estado. En un argumento familiar para los conservadores culturales de todo el mundo, los defensores de la tauromaquia afirman que es una parte inextricable del patrimonio nacional, un vínculo en la confección y continuidad de la identidad nacional que no puede ser desunido, algo a lo que los manifestantes prodigan muy poco respeto.
Reflexionando, mi propuesta no es prohibir las corridas de toros. Mantener ciertas tradiciones me parece saludable, con una simple modificación: Una corrida hasta enfrentarse en una colisión frente a frente en el medio de la plaza. El torero y el toro, mano a mano, a ver quién tiene la cabeza más grande. O más dura.

 


Fabian Kussman

email@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

@FabianKussman

https://www.facebook.com/fkussman

Julio 9, 2017


 

Tags: , , ,

29 thoughts on “¡Un toro, un toro! ¡Mi reino del revés por un toro!”

    • Melisa Ronstad
    • posted on July 19, 2017

    Estupidos salvajes

    • Meni Castillo
    • posted on July 15, 2017

    Practicas medievales que continuyan gente con poco seso

  1. Espantoso que hasta el “Rey” vaya a las corridas de toros. Terrible ver a ciertos españoles y extranjeros mirando deleitados cuando desangran a los toros, les cortan las orejas. Maldita gente!!!

      • Gustavo Parentella
      • posted on July 15, 2017

      Lo unico bueno que hizo el rey juan carlos en su vida fue hacerle callar la boca a hugo chavez

    • Jorge Gertiser
    • posted on July 11, 2017

    Es imperdonable que existan paises en el mundo que permitan semejante brutalidad

      • Roger Montserrat
      • posted on July 11, 2017

      Estas de coña? Que no todos en España apoyamos la ganaderia. Hemos muchos arrimado el hombro para terminar con esta locura.

  2. It seems hard to believe that in this so-called civilised age, a most vicious and cruel spectacle of blood continues to flourish in Spain and certain other countries. Bullfighting is barbaric and should have been banned long ago, as bear-baiting was. It is difficult to understand how crowds of people will pay money and take pleasure in watching one lone creature – who has never done them any harm — getting hacked to death. How can anyone with an ounce of compassion, cheer and chant “olé!” as a lance is thrust into the animal’s pain-racked body? Bullfighting has a very glorified public image — it is presented as a contest between the brave matador, who boldly risks life and limb to tackle a mad and ferocious beast. The matador is always dressed in a traditional costume of brilliant colors: the bullfight is seen by many as the mysterious ritual between man and beast, which is an integral part of Spanish culture and custom. For this reason, many tourists who visit Spain feel that seeing a bullfight is a necessary part of their holiday, just as tourists visiting Britain go to see the Tower of London. However, after witnessing the sheer horror of this sickening slaughter, only the most hardened and callous would consider a second visit to the bullring.

      • TRADUCCIÓN
      • posted on July 11, 2017

      Parece difícil creer que en esta edad llamada civilizada, el espectáculo más cruel y cruel de sangre continúa floreciendo en España y en otros países. Las corridas de toros son bárbaras y deberían haber sido prohibidas hace mucho tiempo, como lo era la ceguera de osos. Es difícil entender cómo una multitud de personas va a pagar dinero y tener placer en ver a una criatura solitaria – que nunca les ha hecho ningún daño – obtener hackeado hasta la muerte. ¿Cómo puede alguien con una pizca de compasión, alegría y canto “olé!” Como una lanza es empujada en el cuerpo de dolor del animal? La tauromaquia tiene una imagen pública muy glorificada: se presenta como un concurso entre el valiente matador, que audazmente arriesga la vida y el miembro para hacer frente a una bestia loca y feroz. El matador está siempre vestido con un traje tradicional de colores brillantes: la corrida es vista por muchos como el ritual misterioso entre el hombre y la bestia, que es parte integral de la cultura y la costumbre españolas. Por esta razón, muchos turistas que visitan España sienten que ver una corrida de toros es una parte necesaria de sus vacaciones, al igual que los turistas que visitan Gran Bretaña ir a ver la Torre de Londres. Sin embargo, después de presenciar el horror de esta matanza enfermiza, sólo los más endurecidos y callosos considerarían una segunda visita a la plaza de toros.

  3. Las corridas de toros no es un arte ni es una tradición ni es nada de eso. Es una cosa que no debe de ser, el matar animales no creo que haya una tradición que justifique una barbarie dee esas. es una verdadera barbarie hacer un acto en el cual se sacrifique un animal y defenderlo es otra cosa que es inaceptable

  4. A principios del año 2000 comenzó una lucha contra el espectáculo taurino. Asociaciones protectoras de animales, por medio de manifestaciones públicas y de las redes sociales, la cosa que ves las plazas de toros en España y esta el rey, artistas, POLITICOS, en fin, una barbarie.

    • Macarena Zeballos
    • posted on July 10, 2017

    Es hora de que los defensores del toreo se quiten las anteojeras y vean que otro mundo es posible: un mundo sin violencia ni contra los toros ni contra la naturaleza ni contra los seres humanos.

    • Pato
    • posted on July 10, 2017

    El asesinato del toro es un crimen premeditado que tiene múltiples cómplices que ganan fortunas con sus espectáculos sangrientos

    • Oscar Roca
    • posted on July 10, 2017

    Todavía no he visto ningún ballet donde al final se le corten los pies a la bailarina ni ninguna ópera que remate cortándole la lengua al tenor. ¿Cuál es el arte? ¿Qué un individuo vestido de payaso, como dice esta nota, asesine a un toro desangrado, agotado, espantado y atemorizado delante de un público sediento de sangre?

  5. No le deseo la muerte a nadie, pero aplaudo cuando el toro le da un topetazo a los boludos que corren o cuando los dejan en pelotas a la vista de los otros mamertos que miran este “espectaculo”

    • Adriana Perdriel
    • posted on July 9, 2017

    Todo tipo de dolor y sangre de seres vivientes para diversión es para mentes enfermas, al igual que los femicidios.

  6. Toda Europa había sido un hervidero de supersticiones y crueldades; de censuras, quemas de herejes y represiones, y de torturas públicas de animales humanos y no humanos, incluidos el lanzamiento de gatos desde las torres de las iglesias, las peleas de perros y de gallos y de perros contra osos, y los encierros, acuchillamientos y corridas de toros. Frente a tanta violencia, la Ilustración trajo a Europa la apertura de las mentes y la suavización de las costumbres. Las tradiciones más sanguinarias fueron abolidas en casi todas partes. Sin embargo, en España apenas hubo Ilustración y Fernando VII cortó de cuajo sus débiles brotes, restaurando la Inquisición y la tauromaquia, entre otros horrores. España se convirtió en una excepción y anomalía, la famosa España negra, caricaturizada por Goya, una anacrónica bolsa de crueldad alejada de cualquier ciencia y compasión.

    • Oscar Roca
    • posted on July 9, 2017

    Parar el sufrimiento y la indiferencia depende de nosotros!!

    • David Lima
    • posted on July 9, 2017

    En primer lugar, el concepto de la tauromaquia en sí. Sí es cultura, y sí es tradición. Si por cultura entendemos algo más amplio que lo que “administra” conocimientos, la fiesta de los toros ha constituido en los países y regiones en que se celebraba en una cultura. En una cultura sobre el mito del valor del torero, la nobleza del toro, el gentío en la plaza, la cría de reses bravas para la lidia.

  7. Yo creo que los politicos que aprueban la tauromaquia como bien cultural y patrimonial deberian ser condenados a muerte para que sientan lo mismo que esos pobres animales.
    Ojala que algun dia se termine esta injusticia porque nos hace ser la verguenza del mundo.

  8. Leo tribunal y “se me erizan los pelos de la nuca”. Habría que decir a esos togados que sostienen: “que las corridas afirman la preservación del patrimonio cultural común”, que lo propio se podría haber dicho de los Circos Romanos. Sin embargo el historiador, Theodor Mommsen en su Historia de Roma (Premio Nobel de literatura 1902), bien describe a la lucha de gladiadores como “la manifestación y al mismo tiempo, el fomento de la más crasa desmoralización del mundo antiguo…, un espectáculo de caníbales…, la sombra más negra que pesa sobre Roma”. Las corridas, dado que estamos en la posmodernidad, no entrarían en una categoría similar? Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  9. Cosas de este loco, loco, loco mundo. Las corridas de toros en mi opinión son un acto de salvajismo, ya que en pleno siglo XXI es vergonzoso que aun se siga maltratando a un animal y que la gente pague por verlo y lo apoye, como si se tratase de la antigua roma en un coliseo con los gladiadores. El toro es un animal que se merece el mismo derecho y respeto que cualquier otro animal, si con otros animales que son maltratados por agresión, que no es muerte, y a dichos agresores se le es impuesta una multa o incluso cárcel, porque al que maltrata, humilla, marea, apuñala, y finalmente mata de una manera que no muere en el acto, ¿porque a esa persona no se le mete en la cárcel por tal asesinato? no se hace, al contrario, se aplaude, se festeja, es un héroe nacional y si lo ha matado bien hasta se saca en hombros, felicitandolo y entre gritos de “torero, torero”. Pero como se puede llegar al punto de asesinar a un animal, y llegar a ser un deporte, como puede ser un deporte algo que implica una muerte y sangre, para algunas cosas en nuestra sociedad “tienen mucha moral” para otras ya esta visto y comprobado que no es así. ¿Por qué no se encierra el toro y el torero en las mismas condiciones? Cuando un toro sale a la plaza, no es el mismo toro que ha estado corriendo por el campo libremente, lo cansan, le liman los cuernos, incluso otras prácticas para que el toro no esté en “buenas condiciones” todo para que el torero solo tenga que marearlo, apuñalarlo con los banderines y finalmente matarlo para ser el héroe de masas. Luego si se le pregunta a un taurino se justifican con estos actos porque según ellos, si no fuera por el toreo, los toros de lidia estarían extinguidos, pero como pueden argumentar eso por favor, ósea nos quieren decir, ¿que si no se mataran en la plaza, estarían extinguidos? ¿Desde cuándo se protege a una especie matándolos? Yo estoy en contra del maltrato animal en general, y más concretamente la muerte injustificada de los toros, y no quiere decir que iguale una muerte de un animal con el de una persona, pero no me parece bien que en la sociedad que tenemos ahora, se siga haciendo esto, es hasta vergonzoso, ¿somos personas y tenemos el don de razonar? por lo visto parece que no al ver las cosas que se hacen, mucho intento de evolucionar, de ser cada día mas inteligentes, vivir mejor, alargar la vida y calidad de las personas, y aun seguimos matando por diversión, como si fuésemos salvajes, bueno como si fuésemos no, está claro que si se hace, es que lo somos, ¿porque tratamos tan mal a los animales, porque nos creemos superiores a cualquier raza? ¿que nos hace tan especiales para decidir cuándo termina la vida de ese toro? Sin ir más lejos pongo un ejemplo de atrocidad animal, un perro que se ve acorralado y ataca a una persona causándole heridas, a ese animal se decide sacrificarlo , ahora un hombre, que viola a una mujer, se lo mete en la cárcel y a los 3 meses está en la calle, esta es la sociedad y las leyes que tenemos, viendo esto, que se mate un toro y se humille y encima se aplauda, no es de extrañar, y esa es la gran pena, que veamos normal estos acontecimientos, esto debería cambiar y que la gente se conciencie mas, tiene que haber un cambio de mentalidad en la sociedad ya, y ese don de razonamiento que tenemos que no se quede con el envoltorio original, si no que lo usemos mas de vez en cuando, seguro que a todos nos iría mejor. Solo me queda decir para terminar, si a los toros, si a la vida, y no a la violencia, y mucho menos por diversión de algunos y afán de protagonismo de otros. Muy pero muy buena nota. Excelente.

  10. Los toros no son las únicas víctimas de la plaza. a los caballos utilizados en las corridas se les administra drogas detrás de la oreja. A los caballos los drogan, les vendan los ojos para que no huyan del toro (a quien temen por naturaleza) y los golpean con frecuencia. Estos caballos, que son a menudo corneados, generalmente tienen las orejas tapadas con periódicos mojados para debilitar su capacidad auditiva, y sus cuerdas vocales son frecuentemente cortadas para que su llanto no distraiga a la audiencia. Los caballos son con frecuencia caballos de arado muy viejos para ser de utilidad y terminan siendo derribados por toros que llegan a pesar hasta media tonelada. En ocasiones los toros cornean a los caballos y sus heridas son rellenadas con paja para que no se vean la sangre ni las tripas.

    • Carlos Porras
    • posted on July 9, 2017

    Nooooooo, hermano!!!! El viejo y el mar es un clásico. Muestra que ese hombre no se quiebra en el combate contra el tiburón…

    1. Que traducciones de mierda, che…. en el mio es un pez espada.

        • Miguel Angel Castello
        • posted on July 9, 2017

        En el mio un pinguino santacruceño.

        1. En el mi es Nemo.

          1. En el libro que yo lei era DeVido… pero nyunca los pescan…. buaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!

    • Carlos Caminero
    • posted on July 9, 2017

    Uno de los grupos que más apoya las corridas de toros es la industria del turismo. Los agentes de viaje y los promotores de las corridas de toros describen la “lucha” como una competencia justa. Lo que ellos no dicen es que los toros nunca tienen la posibilidad de defenderse, y mucho menos de sobrevivir

  11. Que asco somos los humanos…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: