Share

 

 

 

 

No pretende esta pequeña historia ser una indirecta, sino un golpe franco al estómago de los inoperantes, ya que ha habido vidas importantes asociadas contra la injusticia, contra enfrentar los miedos, contra la libertad. Una de ellas es la de Patrick Henry.

 

Patrick Henry nació en el condado de Hanover, Virginia en 1736, hijo de John y Sarah Winston Henry. Un símbolo de la lucha de América por la libertad y el autónomo, Patrick Henry era un abogado, patriota, orador y un participante activo en todos los aspectos de la fundación de Estados Unidos. El bueno de Henry se casó con Sarah Shelton en 1754, y después de la muerte de esta dama, desposó a Dorothea Dandridge, en 1777. Con sus dos mujeres, fue padre de diecisiete niños.

John Henry había asistido al colegio de King, en la Universidad de Aberdeen, educando al joven Patrick en su casa, incluyendo la enseñanza del idioma latín. Patrick, además, estudió derecho por su cuenta. A los veinticuatro años Patrick Henry se presentó a rendir su examen de abogacía ante notables como Robert Carter Nicolás, Edmund Pendleton y John Peyton Randolph y George Wythe, y desde ese día en adelante, la historia de Patrick Henry se tornó inseparable del cauce de la historia de Virginia.

En 1763, argumentando el caso famoso “Causa de Parson” (reclamo de los cléeigos a su salario pagado tiempo atrás en tabaco) en Hanover County, un desconocido Patrick Henry proclamó que un rey que vetara una ley buena y necesaria hecha por un órgano representativo elegido por el pueblo no era el padre de su gente, solo un tirano, y pierde la lealtad de sus súbditos. Henry amplió su idea hasta el punto de tomar grandes riesgos y ser acusado de traición en la defensa de sus ideas contra la Ley del Sello (Inglaterra decretaba que todos los impresos de las colonias deberían ser realizados en papeles sellados por la corona y con el correspondiente impuesto).

En marzo de 1775, Patrick Henry instó a sus conciudadanos virginianos a armarse en defensa propia, cerrando su apelación pronunciada en la iglesia de San Juan en Richmond, con las palabras inmortales: No sé qué curso otros pequeños también; pero en cuanto a mí, dadme la libertad o dadme la muerte.

La llamada de Henry a tomar acciones contra la injusticia despertó a los ciudadanos más conservadores.

Henry sirvió en la Cámara de los Burgueses de Virginia; fue miembro del Comité de Correspondencia de Virginia, y uno de los delegados a la Convención de Virginia, y delegado -además- a la Convención de la Ratificación de la Constitución de Virginia. Henry reportó como Coronel del primer regimiento de Virginia, en agosto de 1775, por la tercera Convención de Virginia. Henry estaba entonces en Filadelfia, habiendo sido elegido por la anterior Convención de Virginia como delegado al congreso continental. Él renunció a su cargo de delegado a Virginia para comenzar a organizar su regimiento.

Jugó un papel destacado en la quinta convención de Virginia, que se reunió el 6 de mayo, 1776 y el 29 de junio fue el primer gobernador electo de la Commonwealth bajo su nueva constitución, adoptada el mismo día. Patrick Henry sirvió cinco términos como el primer y sexto gobernador de Virginia. Murió en 1799 en su casa en Red Hill Plantation, en el condado de Campbell.

“Dadme libertad o dadme la muerte!”

El delegado Patrick Henry presentó resoluciones para levantar una milicia, y para poner Virginia en una postura de defensa. Los oponentes de Henry pidieron cautela y paciencia hasta que la corona respondió a la última petición del Congreso para la reconciliación.

El día 23, Henry presentó una propuesta para organizar una compañía de voluntarios de caballería o infantería en todos los condados de Virginia. Por costumbre, el propio Henry se dirigió al presidente de la Convención, Peyton Randolph de Williamsburg. Henry pertenecía a la escuela griega de oradores. Sus frases hacían que todos los oídos se tornaran hacia él. Las palabras de Henry no fueron transcritas, pero nadie que lo escuhara, olvidó su elocuencia, menos aún palabras de cierre del discurso de Henry: “¡Dadme la libertad o dadme la muerte”

El primer biógrafo de Patrick Henry, William Wirt de Maryland, fue un fiscal federal asistente en el juicio de Aaron Burr por traición en Richmond en 1807 y más tarde secretario de Justicia de Estados Unidos, Wirt comenzó a recoger los materiales para la biografía en 1808, nueve años después de la muerte de Henry. A partir de los recuerdos de hombres como Thomas Jefferson, Wirt reconstruye el gran episodio de la vida de Henry, incluyendo una de las más grandes alocuciones políticas nunca escuchadas.

Desconozco el contexto de la época o la magnitud de populismo que las personalidades históricas podían llevar en sus bolsillos, pero el ejemplo de lucha siempre estará impreso en los resultados del curso de los acontecimientos.

 

Iglesia de San Juan, Richmond, Virginia
23 de marzo de 1775.

(Lamento si la traducción de las palabras de Henry no es totalmente fiel a su ponencia, ya que fue extraída de un audio interpretado por el actor John Slattery)

Señor Presidente:
Probablemente no haya hombre que piense más alto que yo del patriotismo, así como del talento de los muy dignos señores a los que me dirijo en esta Convención. Pero los hombres a menudo ven diferente un mismo tema o con diferentes prismas y, por lo tanto, espero que no consideren una falta de respeto a ustedes. si, exaltado como estoy yo, vierto opiniones muy opuestas a las suyas, expresando mis sentimientos libremente y sin reservas. Este no es momento para ceremonias. La cuestión planteada ante la Cámara es de momento terrible para este país. Por mi parte, considero que es nada menos que como una cuestión de libertad o la esclavitud, y en proporción a la magnitud del tema debe ser la libertad del debate. Es sólo de esta manera que podemos tener la esperanza de llegar a la verdad, y cumplir con la gran responsabilidad que tenemos ante Dios y ante nuestro país. ¿Debería contener mis opiniones en un momento así, por miedo a ofender? ¿Yo me consideraría culpable de traición hacia mi país, y de un acto de deslealtad hacia la majestad de los cielos, que me colocara por encima de todos los reyes de la tierra?
Sr. Presidente, es natural al hombre entregarse a las ilusiones de la esperanza. Tenemos la tendencia a cerrar los ojos ante una verdad dolorosa, y escuchar el canto de sirena hasta que nos transforma en bestias. ¿Es esta la parte de los hombres sabios, involucrados en una gran y ardua lucha por la libertad? ¿Estamos dispuestos a ser el número de aquellos que, teniendo ojos, no ven, y, teniendo oídos, no oyen, las cosas que tan de cerca afectan a su salvación temporal? Por mi parte, cualquiera que sea la angustia de espíritu lo que cueste, estoy dispuesto a conocer toda la verdad, para saber lo peor, y para proveer para ella.
Sólo tengo una lámpara por la que se guían mis pies, y que es la luz de la experiencia. No sé de ninguna otra manera de juzgar el futuro, que el pasado. Y a juzgar por el pasado, quiero saber lo que ha habido en la conducción del ministerio británico de los últimos diez años, para justificar las esperanzas con que los señores han tenido el placer de consuelo a si mismos y a la Casa de Representantes. ¿Es esa sonrisa insidiosa con que nuestra petición ha sido recibida últimamente? Confiamos en que no, señor, que se revele como una trampa para los pies. No a ser traicionado con un beso. Pregúntense cómo esta recepción amable de nuestra petición concuerda con estos preparativos de guerra, que cubren nuestras aguas y oscurecen nuestra tierra. ¿Las flotas y los ejércitos son necesarios para una obra de amor y reconciliación? ¿Nos hemos demostrado a nosotros mismos estar tan poco dispuestos a reconciliarnos, que la fuerza debe ser llamada para recuperar nuestro amor? No nos engañemos a nosotros mismos, señor. Estos son los instrumentos de guerra y el sometimiento, los últimos argumentos que los reyes entienden. Les pido, señores, ¿qué significa esta matriz de guerra, que no sea obligarnos a la sumisión? Señores ¿pueden asignar cualquier otro posible motivo para ello? ¿Gran Bretaña tiene un enemigo, en esta parte del mundo, para llamar a la acumulación de todo esta armada y ejércitos? No, señor, no tiene ninguno. Ellos son para nosotros, ya que no pueden ser destinados a ningún otro. Ellos son enviados a través de atar y remache sobre nosotros esas cadenas que el ministerio británico han sido tan largo de la forja. ¿Y qué hemos de oponer a ellos? Vamos a tratar este argumento. Señor Presidente, ¿que hemos estado intentando en los últimos diez años? ¿Tenemos algo nuevo que ofrecer sobre el tema? Nada. Hemos mantenido el tema en cada luz de la que es capaz, pero ha sido todo en vano. ¿Vamos a recurrir a la súplica y súplica humilde? ¿En que condiciones nos encontramos que no se hayan agotado ya? Os ruego, señor, que no nos engañemos a nosotros mismos. Señor Presidente, hemos hecho todo lo que se podía hacer, para evitar la tormenta que ahora se acerca. Hemos solicitado, hemos protestado, hemos suplicado, nos hemos postrado nosotros mismos delante del trono, y hemos implorado su intervención para detener la mano tiránica del ministerio y el Parlamento. Nuestras peticiones han sido menospreciadas, nuestras protestas han generado más violencia y el insulto; nuestras súplicas han sido ignoradas, y se nos ha rechazado, con desprecio, desde el pie del trono. En vano, después de estas cosas, podemos abrigar la esperanza de cariño de la paz y la reconciliación. Ya no hay ningún margen para la esperanza. Si queremos ser libres; si queremos preservar la inviolabilidad de los privilegios inestimable para los que hemos estado tanto tiempo sosteniendo; ¡si nos referimos no vilmente a abandonar la lucha noble en que nos hemos dedicado tanto tiempo y que nos hemos comprometido nunca a abandonar hasta que el objeto glorioso de nuestro concurso se obtenga, tenemos que luchar! ¡Lo repito, señor, tenemos que luchar! ¡Un llamado a las armas y al Dios de los Ejércitos es todo lo que nos queda!
Se nos dice, señor, que somos débiles, incapaces de hacer frente a adversario tan formidable. Pero ¿cuándo vamos a ser más fuerte? ¿Será la próxima semana, o el año que viene? ¿Será que estamos totalmente desarmados? Y cuando un guardia británico deba situarse en cada casa, ¿vamos a reunir la fuerza por la indecisión y la inacción? ¿Vamos a adquirir los medios de resistencia efectiva, mintiendo sobre nuestras espaldas, y abrazar el fantasma de la ilusoria esperanza, hasta que nuestros enemigos nos hayan atado a nosotros de pies y manos? Señor, no somos débiles, si hacemos un uso adecuado de los medios que el Dios de la naturaleza ha colocado en nuestro poder. Tres millones de personas, armadas en la sagrada causa de la libertad, y en un país como este que poseemos, resultan invencibles frente a cualquier fuerza que el enemigo despache en nuestra contra. Además, Señor, no pelearemos nuestras batallas solos, pues existe un Dios justo, quien preside sobre los destinos de las naciones y quien levantará a sus aliados para que peleen nuestras cruzadas. La batalla, Señor, no es solo para los fuertes. Es también para los vigilantes, los activos, los valientes. Además, Señor, no tenemos elección. Aun si fuésemos lo suficientemente fuertes para desearlo, ya es demasiado tarde para retirarse de la contienda. ¡No existe la retractación sino es en la sumisión y en la esclavitud! ¡Nuestras cadenas se han roto! Sus chasquidos se escuchan en las praderas de Boston. La guerra es inevitable. Así pues, ¡dejadla venir! Repito Señor: ¡Dejadla venir!
Resulta vano, Señor, prolongar este asunto. Los hombres podrán gritar: ¡Paz, Paz!, pero la paz ya no existe. La guerra ya ha empezado. El próximo galeón que parta hacia el norte traerá hasta nuestros oídos el retumbar de las armas. ¡Nuestros alientos ya están en el campo de batalla! ¿Por qué permanecemos, entonces, inactivos? ¿Qué es lo que los hombres desean? ¿Qué es lo que quieren? ¿Es la vida tan preciada, o la paz tan dulce, como para ser comprada al precio de las cadenas y de la esclavitud? ¡Prohíbelo, Oh Dios Omnipotente! Ignoro el curso que otros han de tomar; pero en lo que a mí me respecta: ¡dadme libertad o dadme muerte!

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 24, 2017


 

Tags: ,

16 thoughts on “¡Dadme la libertad o dadme la muerte!”

    • Alberto Tomás
    • posted on August 15, 2017

    Hombres eran los de antes…

    • FK
    • posted on July 25, 2017

    La diferencia entre nosotros y los americanos es infinita. Ellos tienen la CN para controlar al gobierno. Nosotros la tenemos para que la interpreten como quieren los que gobiernos y someternos a nosotros, el pueblo.

    • Roberto Suarez
    • posted on July 24, 2017

    Un gran hombre y una modesta tumba.

    • Alberto Martínez Matos
    • posted on July 24, 2017

    Podra caer mal o no . pero ya lo dijo el inmenso Juan Manuel de Rosas:
    “Quien gobierna podrá contar siempre con la cobardía de los argentinos.”
    Ypa?

    1. Asi es, amigo.

  1. Henry was one o the greatest American statesman and the great moral engine of the American Revolution. I have attempted to weave the career of Patrick Henry into
    the fabric of the Revolution, for he was one of those who both helped create it and who was created by it. The War of Independence might have occurred without him, for the historic forces of the eighteenth century were not to be denied, but it is quite certain that he at least hastened its inception and contributed mightily to its success. Starting with none of the advantages of blood or wealth or learning possessed by most of the Founding Fathers, Patrick Henry first raised the cry of liberty and led Virginia, the foremost colony of the new world, through the struggle for independence. No immaculate hero, he could play politics with the best (or the worst) of his opponents. But he was a fascinating man who strove magnificently to incite a revolution and to win it.

    1. Patrick Henry fathered a child with one of his slaves. Suffice it to say, you’d be hard-pressed to find anyone who would ever give out a family values award named after any of our Founding Fathers.

        • TRADUCCIÓN
        • posted on July 24, 2017

        Patrick Henry engendró a un niño con uno de sus esclavos. Basta con decir que tendrías dificultades para encontrar a alguien que alguna vez daría un premio de valores familiares nombrado después de cualquiera de nuestros Padres Fundadores.

      1. You have to get deep into the context…. all our founding fathers had slaves…

          • TRADUCCIÓN
          • posted on July 25, 2017

          Tienes que profundizar en el contexto … todos nuestros padres fundadores tuvieron esclavos

      • TRADUCCIÓN
      • posted on July 24, 2017

      Henry era uno de los mayores estadistas norteamericanos y el gran motor moral de la Revolución Americana. He intentado tejer la carrera de Patrick Henry en
      El tejido de la Revolución, pues fue uno de los que ayudaron a crearlo y que fue creado por él. La guerra de Independencia pudo haber ocurrido sin él, porque las fuerzas históricas del siglo XVIII no podían ser negadas, pero es absolutamente cierto que al menos aceleró su creación y contribuyó poderosamente a su éxito. Empezando con ninguna de las ventajas de la sangre o la riqueza o el aprendizaje poseído por la mayoría de los padres fundadores, Patrick Henry primero levantó el grito de la libertad y llevó a Virginia, la colonia más importante del nuevo mundo, a través de la lucha por la independencia. Ningún héroe inmaculado, él podría jugar política con el mejor (o el peor) de sus opositores. Pero era un hombre fascinante que se esforzaba magníficamente para incitar una revolución y ganarla.

    • César Raga
    • posted on July 24, 2017

    No hay que ir tan lejos. En Argentina hubo muy buenos ejemplos de patriotas.

      • Oscar Gerez
      • posted on July 25, 2017

      Eso si , no seguimos el ejemplo de ninguno

  2. Resulta vano, Señor, prolongar este asunto. Los hombres podrán gritar: ¡Paz, Paz!, pero la paz ya no existe. La guerra ya ha empezado. El próximo galeón que parta hacia el norte traerá hasta nuestros oídos el retumbar de las armas. ¡Nuestros alientos ya están en el campo de batalla! ¿Por qué permanecemos, entonces, inactivos? ¿Qué es lo que los hombres desean? ¿Qué es lo que quieren? ¿Es la vida tan preciada, o la paz tan dulce, como para ser comprada al precio de las cadenas y de la esclavitud? ¡Prohíbelo, Oh Dios Omnipotente! Ignoro el curso que otros han de tomar; pero en lo que a mí me respecta: ¡dadme libertad o dadme muerte! Patrick Henry

    • Edgardo Nava
    • posted on July 24, 2017

    Ejemplo para quién no entiendo para los políticos o para los militares?

    1. Hasta para Tabaré vale,,,

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: