Share

 

Escribe Luis Bardín.

 

LUCHA DE CLASES

 

Bergoglio llegó al papado con su idea comunoide:

la de un populismo cerrado donde a las luchas de clases

le pondrá punto final, combatiendo al capital

limando desigualdades.

Con humilde convicción yo quiero puntualizarle

que usted se está equivocando.

Olvide esa concepción de populismo cerrado

que cuando era Bergoglio en su Argentina ha mamado.

A pesar de la ambición del poderoso empresario

el capital da trabajo recreando oportunidades.

Esa lucha que señala no es de pobres contra ricos

siempre será entre criaturas a quien Dios les ha otorgado

desigual capacidad y talentos muy distintos

donde el bien o el mal los hace

mal o bienaventurados, volubles o volitivos.

 

Esos son los instrumentos que el hombre tiene a su alcance
para lograr  bienestar y llegar a un objetivo.

La historia nos ha enseñado y nos seguirá enseñando:

cuando hubo lucha de clases el mundo se ha desangrado.

 

Las luchas que en democracia nos marcarán un destino

no será dada entre clases: siempre será entre individuos

que en el diario trajinar, de acuerdo a capacidades

y a su trabajo creativo, triunfarán o no en la vida

depende de cada uno , como enfrenta el desafío.

 

Olvide la concepción de un populismo cerrado

que cuando era Bergoglio en la Argentina ha mamado.

No señale al capital como instrumento del mal

y principal enemigo.

La desigualdad existe por ser los hombres distintos.

 

Acaso curas villeros, que viven con humildad ,

se sienten hoy descastados  al ver la pomposidad

y las enormes riquezas del Estado Vaticano.

Ahí veo desigualdad pero jamás pensaría

que Dios es neoliberal y quiera perjudicarnos

o analiza ideologías cuando premia con rosarios.

 

   Luis Bardín.

Tags:
Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: