Share

 

 

 

 Por JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

A pocas horas de la Navidad que las mayores luminarias del cielo, el sol o la luna, de pronto desaparezcan o cambien de lugar con tanta naturalidad, son acontecimientos fascinantes que nos indican sobre el misterio insondable de la creación y del salvador. Este pez volador, mote con el que últimamente se me bautizó seguramente por mis atributos de surcar los vientos y mares, en una bilocación constante ha visto en cuerpo y alma la maravilla del firmamento eternal. Muchos interpretarán que son visiones entre sueños que se presentan en mi imaginación. No obstantes mis observaciones y escritos van demostrando en el tiempo que mis alteraciones astrales son fruto de algo superior y seráfico. Es que muy pocos pueden comprender el privilegio divino de acariciar o palpar el infinito por la gracia de Tata Dios. Como… de pronto… casi al instante sin espacio de tiempo te encuentras en tu nido cósmico observando el presagio espectacular e impresionante de un eclipse. Que esos fenómenos celestes además estén ligados y unidos de manera perenne a los ciclos de la vida y de la naturaleza en su totalidad. Tal vez entre nosotros podemos conocer cómo se produce el portento obscurecimiento… La tierra que hace sombra sobre la luna o la luna que se mete entre el sol y la tierra. Pero el milagro celeste y espacial que se vislumbra desde lo alto es colosal… El suceso astronómico y galáctico es como una rueda hacia la eternidad. Si antes de Cristo se podía prever su existencia y la de otros astros como puntos de medición estudiados ya por los reyes magos en los meses de luna llena, como entender que este pájaro soñador los pueda ver y observar en todo su esplendor y magnificencia. Sí… Seguramente… alguna vez toda hemos ojeado los satélites de Júpiter dibujados en una cartulina. Parecen las bolitas que los chicos de antes en las calles de polvo y tierra usaban para sacarla del hoyuelo hecho a mano con un dedo en donde había que embocar. Pero eran tiempos en donde la gente, la sociedad y el mundo se preocupaban y mucho por lo que sucedía en los planos superiores. Tiempos en donde a Galileo también se le ocurrió mirar las estrellas y se encontró con lo asombroso y transcendental. Se topó también por obra del destino con lo que desde mi nido sideral hoy puedo contemplar y admirar. Disfruto como un niño ante un regalo en vísperas de un año nuevo mirando el cielo con estupor. Como esos fastuosos satélites que giraban en torno al poderoso Júpiter se los llamó “Medicea sidus” en honor a Medici su protector. Porque astrónomos que aventurándose con la mitología, la literatura y la poesía fueron cambiando sus nombres. Es que maravillado por la infinito imagen y semejanza del eterno no dejo de pensar en la indiscreción de este Galileo que además de mirar el cielo se le dio por espiar al padre Zeus escanciando y vertiendo licores rodeado de sus amantes predilectas. Desde mi morada cósmica el cielo estrellado corrobora la obra suprema de una perfecta, armoniosa y bella estabilidad. Este universo representa lo inmutable lo supremo y que responde a un plan eterno. He visto en mis revoloteos cósmicos lugares inmensurables en muchos lugares, hasta en los más lejanos, pero nunca la insólita alegría, y el extraordinario movimiento en esta noche de navidad. Toda la naturaleza parecía sentir una emoción de júbilo, hasta los seres inanimados parecían palpitar bajo una luz intensa que envolvía la noche. Las flores levantaban sus corolas, las plantas y los árboles tomaban nuevo vigor y verdor y esparcían sus fragancias y perfumes. He visto brotar fuentes de agua de la tierra y una estela luminosa, que aumentaba sin cesar en claridad, desde lo más alto de los cielos. Allá arriba había un movimiento extraordinario de glorias celestiales, que se acercaban a la Tierra, y una fuente abundante de agua pura broto en la gruta cuando el verbo eterno bajo la forma de un pequeño niño para alumbrar definitivamente a mundo. La eternidad se hizo hombre para salvar a la humanidad.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 24, 2017


 

Tags:

3 thoughts on ““…La Eternidad…”

    • Sandro
    • posted on December 24, 2017

    Felicidades buena gente.

  1. Un muy cordial saludo estimado Lobo Aragón. Que junto a sus seres queridos tengan una Nochebuena y una Navidad plena de paz y felicidad. Con afecto CLAUDIO KUSSMAN Y FAMILIA.

    • Gloria Raffo
    • posted on December 24, 2017

    Que reine la paz y la felicidad para todos.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: