Share

 

 

 JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder sus sucias babas lo aniquilan todo. Es que una vez más mi Estudio Jurídico fue ultrajado por un nuevo atentado. Esta vez sin balas ni artefactos explosivos pero si con una indemnidad que alarma. En un edificio adyacente con los Tribunales Federales y Provinciales en donde funcionan organismos de derechos humanos y fiscalías federales, y en su mayoría oficinas de abogados del foro local, forzaron sin miramiento la cerradura de entrada y entraron a mi estudio sin ningún impedimento ni cámara que vigile. Es verdad seguramente querían y sustrajeron únicamente el equipo de computación en donde albergo información confidencial productos de años en el ejercicio de mi profesión como abogado. Se hizo la denuncia en la Fiscalía de turno. Lamentablemente sabemos el resultado. Mi estudio ya fue atacado por atentados con proyectiles y artefactos explosivos en cinco oportunidades, sin que el Estado actúe protegiendo la vida, el trabajo y la tranquilidad de los abogados y de los ciudadanos para establecer mínimamente la confianza en el imperio de la ley y de la seguridad pública. Serví como empleado, funcionario y magistrado a la Justicia por más de 20 años. Tuve que renunciar por impotencia y cansancio moral ante las amenazas de muerte a mi familia. La investigación si se practica lamentablemente quedara en saco roto. La lentitud de la justicia revela y advierte a la sociedad de una indemnidad sin límites. Es que existe una enorme falta de confianza en los tres poderes del estado y en especial en el Judicial. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza). El tiempo pasa. Las causas se prescriben o quedan archivadas y florece la indemnidad. Nuevamente el silencio de muchos. Es que cuando las inmora­lidades o presuntos delitos se denun­cian, se verifican y el Estado da vuelta la cara como que “nada tengo que ver con esto” es, en la prác­tica, lo mismo que patroci­nar, promover, apadrinar la inmoralidad, que queda ex­puesta ante la ciudadanía sin que nada la evite, la corrija ni, menos aún, la castigue.

La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder sus sucias babas lo aniquilan todo.

Una convención interame­ricana, aprobada por ley na­cional, impone a los gobier­nos su deber de adoptar las medidas para detectar, san­cionar y erradicar la corrupción. No se dice que se deba combatir el delito, pues cae de maduro que los países aceptan la obligación de po­ner en vigencia su legisla­ción, y todos tienen sus có­digos penales para que se cumplan, no para adorno de bibliotecas. Si ante las irregularidades el poder ad­ministrador va a esquivar el bulto, pretendiendo que só­lo se han de corregir delitos verificados por el Poder Ju­dicial, por supues­to, la inmoralidad ha de proliferar al amparo de esta pro­tección oficial. Todavía recuerdo el “panorama tucumano” de hace muchísimos años en el diario “la Gaceta” en donde el periodista Federico Van Mameren, publicaba en un editorial bajo el Titulo “A puro Verso” y recordaba a Enrique Santos Discepolo que murió en 1951. Sus versos o aquellas reflexiones bajo el seudónimo de “Mordisquito” encajan perfectamente en ese Tucumán contemporáneo que alguna vez recibió el mote de “Macondo” y todavía le cuesta sacárselo.

Es que da lo mismo que sea cura/

colchonero, Rey de basto/

caradura o polizón!….

…Señora de ojos vendados/

que estás en los tribunales/

Sin ver a los abogados/

baja de tu pedestales/

Quítate la venda y mira/,

cantó alguna vez María Elena Walsh. Alguna vez hay que ver los contrastes. Qué paradoja estamos en Febrero del 2018 y nada ha cambiado en la seguridad ni en la Justicia provincial. Eso si nada me hará retroceder en la lucha contra las mafias a pesar de que el “Mono Ale” integrante del clan mafioso condenado por la justicia federal y con prisión preventiva domiciliaria se da el gusto de bajarse de un automóvil Fiat con vidrios polarizados entre los días lunes o martes 22 y 23 de Enero del corriente año en un bar frente a los tribunales federales y conversar sin custodia con su abogado defensor sentado muy campante en la mesa al estilo Minguito.

 

Jorge Lobo Bernabé Aragón
Abogado especialista en Derecho Penal

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 8, 2018

Tags: , ,

5 thoughts on ““…Impunidad Angustiante…”

    • Carlos Oyanarte
    • posted on February 9, 2018

    No afloje doctor, que todo se esclarezca.

  1. Que raro que le pase esto a alguien que lucha contra la mafia. Casualidad?

    • Areil Valdiviezo
    • posted on February 8, 2018

    ESTIMADO JORGE, ES DESGRACIADAMENTE LA REALIDAD DE ESTE POBRE PAÍS, DONDE UN GOBIERNO K TUBO EL VALOR DE LLEVARSE TODO POR DELANTE Y ESTE DE CAMBIEMOS TIENE LA COBARDÍA DE NO ENFRENTAR TALES DESVIACIONES, NO DUDE UD., QUE CONOCIENDO EL PAÑO, ES UN ATAQUE PLANIFICADO, SABIENDO QUE PODÍAN HACERLO IMPUNEMENTE, MIS RESPETOS A UD. Y A SU FAMILIA. CORDIALMENTE

    • Manuela Barral
    • posted on February 8, 2018

    Y los guardias no onservaron nada? Hmmmmmmm

    1. Hola Manuela Barral, con suposiciones a favor de una custodia sana, le diré que todas las guardias nocturnas duermen. Cumplen su función solo aquellas que atraen y tienen un perro callejero (o perro cuartelero) que les hace compañía y entonces despierta a la guardia ante el menor movimiento o ruido. Si observa la mayoría de las Comisarías tienen uno o más de esos canes. También se suelen ver donde hay garitas con paradas fijas. El resto de las custodias sin ellos no sirven, a una determinada hora el sueño y la monotonía del servicio vence. REITERO MI SOLIDARIDAD AL DOCTOR LOBO ARAGÓN. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: