Emilio Nani y Jorge Lanata. Opiniones sobre el pasado que nos condena

Share

 

Una vez más la valiente y dedicada doctora Andrea Palomas Alarcón no hace llegar un artículo del Teniente Coronel Emilio G. Nani, quien plantea discrepancias con el periodista Jorge Lanata y su nota Interrogantes y debates que nos atrapan en el pasado.  Posiciones diferentes sobre un pasado que, lamentablemente -y… ¿obviamente?- aún nos persigue.

 

 

Escribe EMILIO GUILLERMO NANI.

 

Una vez más, a Lanata lo traiciona la ideología, la misma ideología que le hizo fundar, junto con Ernesto Tiffenberg y Fernando Sokolowicz (cabecilla del Movimiento Judío por los DDHH) el diario Página 12, con dineros manchados con la sangre de argentinos, provistos por el terrorista del ERP/MTP, Enrique Haroldo Gorriarán Merlo, dos años antes del criminal ataque a los cuarteles de La Tablada.

Decir que “las fuerzas armadas se convirtieron en fuerzas de ocupación que reprimieron a la sociedad civil”, solamente puede caber en alguien que, indudablemente sigue comulgando con las organizaciones terroristas que asolaron nuestra Patria en las décadas del ’60, ’70 y ’80 y que tanta sangre de argentinos bien nacidos derramaron. 

Me encantaría que Lanata leyera estas líneas, las que procuraré hacerle llegar, para hacerlo reflexionar sobre su contumacia en mantener la división entre nosotros. Las FFAA no reprimieron a la “sociedad civil”.- Las FFAA combatieron contra un enemigo interno solventado por Cuba, Rusia, Francia, Holanda y Suecia, entre otros países.

Pero eso él lo sabe mejor que yo.- Por lo que la finalidad de sus expresiones, simplemente apuntan al odio y la revancha.

  

Emilio Guillermo Nani

Teniente Coronel (R)

Ayer, Veterano de Guerra

Hoy, Preso Político

 

 “Debe un pueblo sentir su honor vinculado a su Ejército, no por ser el instrumento con que puede castigar las ofensas que otra nación le infiera; éste es un honor externo, vano, hacia fuera.

Lo importante es que el pueblo advierta que el grado de perfección de su Ejército mide con pasmosa exactitud los quilates de la moralidad y vitalidad nacionales.

Raza que no se siente ante sí misma deshonrada por la incompetencia y desmoralización de su organismo guerrero, es que se halla profundamente enferma e incapaz de agarrarse al planeta.

(Ortega y Gasset)

 

Interrogantes y debates que nos atrapan en el pasado

Nuestra culpa social frente a los hechos es tanta que obedecemos a las víctimas a rajatabla.

 Por Jorge Lanata

Soy parte de un país que, a 202 años de su independencia, aún se pregunta “qué tipo de país queremos”. Todo, todo el tiempo, está bajo discusion en Argentina: si hay que ir obligatoriamente al trabajo, si dar exámenes es discriminatorio para los que no aprueban, si los buenos y los malos deben ganar lo mismo, si la industria o el campo, la tecnología o la manufactura, etc. ,etc.
A principios del siglo XX este era el país del mañana. Finalmente,hoy ni siquiera somos el país del presente. Nos seguimos preguntando como queremos ser. En esa crisis adolescente nos preguntamos también que hacer con los uniformados, que hacer con los delincuentes y que hacer con la justicia. Mientras tanto,claro, la realidad sucede con independencia de nuestros deseos.
Hay que agregar que todas estas discusiones tienen público, un público por cierto bastante snob que opina sobre fútbol sin haber pateado jamás una pelota. Como los críticos y los eunucos, todos opinan que hacer sin haberlo hecho jamás. Para empezar por el más delicado de los asuntos: las fuerzas armadas. Las posibilidades son dos:disolverlas o tomarlas en serio. Los países que optaron por el primer camino son veinticinco: algunas islas (Barbados, Dominica, Granada, Islandia, Kiribati, islas Marshall, isla Mauricio, Micronesia, Nauru, Palaos, islas Salomón, Samoa, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Tuvalu y Vanuatu) y microestados (Andorra, Liechtenstein, Mónaco, San Marino y Ciudad del Vaticano).
Lo que no se ve en ningún lugar del mundo son fuerzas armadas sin armas, dos aviones desvencijados y submarinos que se hunden. Es una obviedad recordar que ,hace cuarenta y dos años, las fuerzas armadas se convirtieron en fuerzas de ocupación que reprimieron a la sociedad civil y tomaron el gobierno en medio de una matanza. Los nietos secuestrados buscados por las Abuelas mantienen hasta hoy vigente esa tragedia. Pero hubo juicio a las juntas, justicia federal y juicios por la verdad y asimilar a las actuales fuerzas armadas a la dictadura es simplemente una estupidez. Una estupidez –quiero decir, enfermedad- bastante difundida en un sector social, el mismo que creyó verosímil que Macri había mandado a secuestrar y matar a Maldonado.

Es cierto: nadie destruyo más a las Fuerzas Armadas que los propios militares que las deshonraron. Pero no sería justo vivir otros cuarenta años pensando en aquellos cuarenta años. La lógica que combatió a las instituciones fue la lógica de las victimas, que se impuso sobre la ley. Nuestra culpa social frente a los hechos es tanta que obedecemos a las víctimas a rajatabla; les asiste la verdad por decret: el hermano de Maldonado es un experto perito forense, Hebe Bonafini es una experta constructora de viviendas y fundadora de universidades.
La ley existe para que eso, precisamente, no suceda. Podemos compartir y respetar el dolor de las víctimas, pero no debemos darles la autoridad de dictar políticas sobre sus propios casos. El caso Chocobar volvió a enfrentarnos a esa lógica: el pueblo baja el pulgar y en la arena del circo el esclavo debe morir. El estado existe justamente por ese motivo: pavimenta la selva y le pone semáforos. En esta pesadilla de que los buenos puedan matar a los malos ¿Sabremos siempre quiénes son los buenos?. ¿No se consideraron buenos, también, los militares o los terroristas del setenta? Ver a la muerte como una solución, en un país donde la muerte sucedió de sobra, es casi suicida. Chocobar es un pequeño ejemplo de un problema mayor: no vivimos a la Policía como parte de nuestra comunidad, sino como una mafia que puede robarnos o matarnos.
Y lo peor: es parcialmente cierto, con la complicidad de los políticos la Policia mantiene sus negocios en la droga, la prostitución, las zonas liberadas, etc. El trabajo de Maria Eugenia Vidal es un hito histórico en el área pero claro, faltan y faltarán muchos años para que la policía se normalice. Entretanto, los despreciamos pero –hipócritas al fin- los llamamos para pedir auxilio.
Lo opuesto a la “justicia dandy” de Zaffaroni no es un paredón, sino la ley. La ley aplicada desde su texto y no desde la parcialidad ideológica del juez. A los dandys nunca los mancha la sangre. Estén en Italia o en su casona de Flores, viendo correr a los efebos por el jardín. No debe existir una postura más elegante que el anarquismo pacifico de Spencer. Pero, como dicen que dijo Sartre en los sesenta cuando le mostraron como funcionaban los kibutz: “Lástima que tengan que hacerlo con personas” A doscientos dos años de nuestra independencia, acá nos ven, discutiendo el canibalismo. Deberíamos avanzar un poco

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 11, 2018


 

Tags: , ,

11 thoughts on “Emilio Nani y Jorge Lanata. Opiniones sobre el pasado que nos condena”

    • Daniel Alcantara
    • posted on February 11, 2018

    El pueblo pedia a gritos que saliera el ejército a salvar el país..

      • Diego Fuentes
      • posted on February 12, 2018

      Ocurre lo mismo que cuando uno quiere encontrar a alguien que haya votado a Menem, De la Rua o los Kirchner, nadie los votó.

    • Andrea de Luca
    • posted on February 11, 2018

    Lanata no tiene moral y no le llega a la suela de los zapatos a Nani.

    • Pedro Orozco
    • posted on February 11, 2018

    La grieta se va a cerrar desde ambos lados cuando se cree al ser humano justo y sin calculaciones.

    1. Estimado Pedro Orozco, siempre habrá gente que está enferma de ambición sin límite. Así como dirigentes fabrican pobres a mansalva lo que los convierte en verdaderos genocidas a quienes la misma sociedad casi no se lo reprocha. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Dante Escarlicci
    • posted on February 11, 2018

    Lanata acomoda todo de acuerdo a su ideología y siempre será enemigo del ejercito argentino.

    • AnTúneZ
    • posted on February 11, 2018

    Tal cual, el pesetero de Lanata la hizo con plata afanada por los terroristas.

    • Ro Instanzza
    • posted on February 11, 2018

    No habra prescribido el crimen de Lanata, Miguel Angel…?

  1. Ideología o conveniencia?

  2. Todo muy lindo. Belleza. Beyezzzza diría el Bambino, pero que dijo el gordo que no sea cierto? Es la realidad, no se que le criticamos. Si lo criticamos es porque la culpa es siempre de los demas, no nuestra. Yo hago todo bien, no??? Lanata no es santo de mi devoción. ahora, lo que dice es el reflejo de la realidad. Vamos a discutir ideas, con hechos en la mano, no discutir por discutir.
    Si Lanata hizo su guita con dinero del terrorirsmo, bueno fenomeno. Presentemos las prueba, denunciemos y mostremos las pruebas en la tele (Porque a la justicia, cagaste, no?????0

    • Fernando Comesagna
    • posted on February 11, 2018

    Muy bueno lo del Cnel. Nani, Excelente.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: