Share

 

Escribe CLAUDIO KUSSMAN.

 

 

DE “JUEZ” A “PERIODISTA”

Si los asesinos terroristas de la década del 60 y 70 del siglo pasado, mutaron en “jóvenes idealistas” del presente, recibieron importantes sumas de dinero como indemnización por sembrar el terror y ocuparon u ocupan cargos en el gobierno. Si estos desde los medios, nos dan clases de democracia. Si los que murieron asesinando, hoy están en el bronce y como “próceres” reciben honores reales y presidenciales vernáculos y también internacionales, como no puede mutar de la misma forma CARLOS ROZANSKI? Así, de cobarde juez militante, hoy pasó a ser un eximio opinólogo periodista  del diario Página 12. Ello gracias a la acción del sindicalista JULIO PIUMATO quien saliera en defensa de los empleados judiciales maltratados por este ex juez federal de la nación, hoy jubilado de privilegio.  En lo que no mutó, es en su actuación falaz. Lo fue en sus fallos impregnados de odio y militancia y hoy lo repite, en sus escritos periodísticos. Su reciente nota, “IIMPUNIDAD DOMICILIARIA PARA GENOCIDAS” está plagada de conceptos sesgados, que no discutiré ya que tiene derecho a ver todo con un solo ojo, o con la parte de su cuerpo que más le guste. Lo que si rechazo rotundamente es cuando oponiéndose a toda prisión domiciliaria de adultos mayores cautivos, sobre   el Hospital Penitenciario Federal de Ezeiza  opina:
“en caso de requerir auxilio médico urgente, lo recibiría en el plazo aproximado de 5 minutos. Para situaciones de mayor riesgo que requirieran una complejidad de atención superior a la que dispone el HPC (que de por sí es bastante alta y competente), se podría trasladar al interno a un nosocomio de alta complejidad en un lapso de alrededor de 15 minutos”.

UN VERDADERO MENTIROSO MALPARIDO

Para afirmar esto sin pudor alguno, realmente hay que ser un verdadero MALPARIDO, ya que el hospital penitenciario es una total mentira. Debo recordarle a este energúmeno que un HOSPITAL o NOSOCOMIO se define como:
“Establecimiento destinado para la atención y asistencia a enfermos por medio de personal facultativo, enfermería, personal auxiliar y de servicios técnicos durante 24 horas, 365 días del año y disponiendo de tecnología, aparatología, instrumental y farmacología adecuadas. Existen tres clases de hospitales: de Primer, Segundo y Tercer niveles, siendo su asistencia de menor a mayor complejidad. Dentro de ellos se atiende a pacientes con afectaciones que irán de simples a gravísimas, críticas, cuidados paliativos o incluso terminales”.

En la realidad cuando cualquier prisionero sufre una descompostura, dolor de estómago, o evidente malestar es llevado al destartalado hospital público Inter zonal de Ezeiza y que Dios lo ayude. Esa es la mayor demostración de su mentira.

EL SILENCIO FAVORECE A LOS ROZANSKI.

He sido testigo como otros, de prisioneros-discapacitados-despojos humanos que enviara a la cárcel este resentido social, a los que junto con otros prisioneros asistíamos y ayudábamos en el pabellón 19 de la U 31 de Ezeiza. Dos fallecieron y uno sobrevivió de casualidad, gracias al accionar del prisionero LUCIO NAST.
Habiéndome ofrecido a sus familiares como testigo de la salvaje e inhumana actuación de ROZANSKI, para suerte del mismo increíblemente prefirieron callar a denunciar. Fenómeno que incomprensiblemente se repite una y otra vez, entre prisioneros ex uniformados y sus familiares.  Impera el silencio ante la iniquidad, lo cual favorece y da impunidad a este personaje y a otros como él.   Sé que nuestras denuncias son desestimadas por los miembros del poder judicial, que encubren el accionar asesino de sus pares. De cualquier forma, deben hacerse, algún día servirán como historia de este mentiroso ciclo, en el que los falaces miembros de los tres poderes gubernamentales dicen ser los defensores de la memoria, la verdad y la justicia.

EN MEMORIA DE LOS QUE SILENCIOSAMENTE MURIERON A MANOS DE CARLOS ROZANSKI U OTROS COBARDES COMO ÉL, QUE SIN MIRAR LA CARA DE SUS VICTIMAS, LOS EJECUTARON A LA DISTANCIA MAL EMPLEANDO UNA LAPICERA.

 

 

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Marzo 11, 2018

 

 

“Menos mal hacen los delincuentes que un mal juez”.

Francisco de Quevedo (1580-1645) 

 

 


07 de marzo de 2018

Impunidad domiciliaria para genocidas

Por Carlos Rozanski

 

La descabellada iniciativa del Gobierno, de mandar a su casa a 96 genocidas, con la excusa de que eso “descomprimiría” las cárceles, hiere a una parte importante de la sociedad. Si bien es cierto que las cárceles federales y provinciales, en violación de la Constitución Nacional, mantienen hacinados a decenas de miles de detenidos, es falso que al Poder Ejecutivo le interesen esos presos. No al menos los presos sociales –que son la inmensa mayoría- y los presos políticos, que sólo están encarcelados por decisión del régimen. Lo que en realidad les importa son aquellos procesados y condenados por delitos de lesa humanidad, cuya prisión colisiona con la ideología de quienes, por el momento, conducen la política oficial. No podemos soslayar que, desde el primer día de gestión, la banalización y negacionismo de las violaciones a derechos humanos cometidas por la dictadura de los 70, fue la regla y el precedente de este nuevo atropello.
En ese sentido, cabe recordar que los delitos de lesa humanidad, que son aquellos cuya gravedad trasciende al daño individual ya que afectan a la humanidad toda, son los que, en nuestro sistema legal, reciben la mayor sanción prevista por el Código Penal. En nuestro país, los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar configuraron, además, el delito internacional de genocidio. A partir del año 2003, se dieron en la República Argentina las condiciones para que numerosos genocidas fueran juzgados y condenados por los tribunales locales, en un proceso histórico que no reconoce antecedente en el mundo. En ese proceso, cientos de represores han sido condenados por delitos gravísimos como homicidios, desaparición forzada de personas, apropiación de bebés, violaciones, torturas y robos calificados. Por la magnitud y características de las penas aplicadas y los delitos cometidos, los procesados y condenados, han permanecido en cárceles de nuestro país, ya sea durante los procesos, o bien cumpliendo sus condenas. Ante esa realidad, como sucede con todos los avances sociales que generan pérdida de privilegios o el fin de la impunidad, como la que gozaron durante décadas los genocidas, se producen reacciones. Esas reacciones pueden traducirse en amenazas o daños concretos a víctimas y testigos que los incriminen, llegando en el trágico caso del testigo Jorge Julio López a su desaparición forzada en el año 2006 durante la última etapa del juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz. El nombrado ex jefe policial – hoy en su hogar- resultó en esa oportunidad condenado a reclusión perpetua, pena máxima prevista por nuestro ordenamiento jurídico. Otro aspecto de las citadas reacciones reside en las estrategias llevadas adelante para lograr una impunidad de hecho, conocida como “prisión domiciliaria”.
Se trata de un instituto regulado en la Ley 24660, que implica una opción y no una obligación de los jueces de conceder ese beneficio. Esto resulta fundamental porque pone en evidencia que esas prebendas son otorgadas por clara y explícita voluntad de los magistrados y no por obligación legal. La razón sistemáticamente esgrimida en las resoluciones favorables -en los casos de lesa humanidad- es la de que se otorga por “estrictas razones humanitarias”. Se impone explicar sintéticamente la falacia de esa argumentación. Las personas mayores de 70 años de edad suelen presentar algunos problemas de salud derivados de la etapa etaria que atraviesan. En diversos casos llegan a afecciones que incluso ponen en riesgo su vida, de no contarse con ayuda médica inmediata o lo más rápida posible. En ese sentido, algunos casos de detenidos por delitos de lesa humanidad ayudan a tener claro el tema. En el caso del nombrado Etchecolatz, se tramitaron –previo a su actual libertad domiciliaria- diversos pedidos de ese beneficio. Allí, el Hospital Penitenciario Central (HPC) respondió en su momento a preguntas específicas del tribunal actuante que el condenado en cuestión –o cualquier otro allí alojado-, en caso de requerir auxilio médico urgente, lo recibiría en el plazo aproximado de 5 minutos. Para situaciones de mayor riesgo que requirieran una complejidad de atención superior a la que dispone el HPC (que de por sí es bastante alta y competente), se podría trasladar al interno a un nosocomio de alta complejidad en un lapso de alrededor de 15 minutos. Resulta obvio que un detenido que gozara del beneficio de cumplir su pena en su casa en ningún caso estaría en condiciones de recibir ayuda médica en lapsos tan reducidos de tiempo. Esto, no por obvio deja de ser impactante, ya que da por tierra la excusa “humanitaria” en el caso de detenidos enfermos, sean leves o graves. Resulta claramente más humanitario proveer condiciones de ayuda médica rápida a quien la necesita, que mandarlo a su casa.
Una prueba dramática de lo dicho es el caso del represor Miguel Colicigno, quien durante 1976 fue jefe del centro clandestino de detención y tortura “Protobanco” que funcionó en Camino de Cintura y Autopista Riccheri. El represor había estado prófugo de la justicia durante 2 años antes de ser detenido. El 16 de junio de 2016, ya apresado, Colicigno se encontraba en su casa gozando de la denominada “prisión domiciliaria” por su edad (86 años) y alegadas condiciones de salud. Sin embargo, su deceso se produjo a raíz de un suceso ocurrido mientras se encontraba subido a una escalera, podando un limonero. Desde allí cayó hacia una pileta de natación que no tenía agua y como consecuencia de las lesiones de la caída falleció. Emblemático desenlace para el tema en análisis. Está demás aclarar que la casa de Colicigno no fue precisamente un espacio seguro para su salud. En segundo lugar, su estado le permitió subir a una escalera para podar un árbol. Finalmente, los limoneros y la pileta de natación dan cuenta claramente del nivel de vida de quien, luego de permanecer dos años prófugo de la justicia, acusado de gravísimos delitos, es enviado a su casa por “razones humanitarias”.
Si bien el tema permitiría un desarrollo más extenso, baste para finalizar este breve análisis, efectuar algunas conclusiones que considero oportunas. Los procesados o condenados por delitos de lesa humanidad deben afrontar el proceso y una eventual condena en prisión. Lo contrario viola el compromiso del Estado argentino ante la comunidad internacional de juzgar y sancionar adecuadamente a dichos perpetradores. En los casos en que la salud de los genocidas lo requiera, deben ser atendidos eficiente y humanitariamente en un hospital penitenciario y en su caso, ser trasladados a nosocomios extramuros. Finalmente, cabe afirmar que la verdad se conoce al juzgarse los casos, la justicia se obtiene cuando se condena a los responsables y la memoria se cultiva con los genocidas en prisión real y no con ficciones que encubren indultos
Tags: , ,

23 thoughts on “CARLOS ROZANSKI, EL MUTANTE”

    • Fernando Hussain
    • posted on March 15, 2018

    Rosanski agarro la de privilegio y sigue como loco. El mundo patas pa’ arriba

    • Héctor Piersimone
    • posted on March 15, 2018

    Una basura este enano acomplejado.

  1. Un déspota con impunidad judicial.

    • Aquino
    • posted on March 14, 2018

    Despreciable tipo
    Mala yerba

    • Roberto Blanco
    • posted on March 14, 2018

    Rozanski se cubrió bien con las viejas pañueleras por eso, cuando los empleados lo denunciaron, no hubo derechos humanos para ellos.

    • 43/70
    • posted on March 13, 2018

    Si los propios empleados lo denunciaban a Rozanski es bravo, porque es bastante jugado ir en contra de tu jefe. Rozanski es un mal ejemplo y deberia haber sido removido de su puesto.

  2. La corporación judicial todo lo puede, es por eso que Rozanski siguira sin manchas y hablando como si fuera un redentor sin limites. Asi somos como pais. Y asi no va como pais.

    • Miguel A. Fernández
    • posted on March 13, 2018

    Despues se habla de impunidad y esta especio (lamentablemente no en extincion) salio caminando con honores.

      • JVC
      • posted on March 13, 2018

      Y UNA JUBILACIÓN DE PRIVILEGIO.

        • Miguel A. Fernández
        • posted on March 13, 2018

        Si, abundante jubilación de privilegio

    • mirta
    • posted on March 13, 2018

    Grave error del gobierno fue aceptarle la renuncia a este corrupto y asesino.

    • Arnoldo Varecca
    • posted on March 12, 2018

    “Juez”. Picadora de carne

    • Rami Benzotti
    • posted on March 12, 2018

    Ya va a pagar todas sus fechorías.

    • Nadia Lutz
    • posted on March 12, 2018

    Asesino a sueldo

    • Hugo Rodriguez
    • posted on March 12, 2018

    Este mato hasta a la mamá de Bambi

  3. Verdugo togado

    • Silas
    • posted on March 11, 2018

    UN BICHO PONZOÑOSO Y SUCIO

    • Martin Dalla
    • posted on March 11, 2018

    No deieron nunca aceptarle la renuncia y sustanciar el juicio político hasta quitarle todo beneficio que pueda mantener de su época de juez. Ahora bien, el tipo era un sicopata y dejaba prescribir adrede causas pesadas, enjuiciarlo por maltrato (que no es poco) sonaba ridículo.

      • Pehuén Curá
      • posted on March 11, 2018

      Lo peor de todo, es que goza del patrocinio de Julio Piumato, cuya hija ya pertence al poder judicial; todo el aparato de un sidicato al servicio de los prevaricadores

      1. La famosa corporación. no?

  4. Siniestro personaje. La historia lo juzgará porque lo que es la justicia argentina, lo dudo

  5. Rozanki es un vulgar asesino., ademàs de una miserable persona que maltrataba y acosaba a sus empleados.Para decirlo en francès una mierda que merecerìa morir en una lenta agonìa de sufrimiento.

      • jose
      • posted on March 11, 2018

      Reverenda mierda el lakra

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: