Share

 

Escribe Jorge B. Lobo Aragón.

Estamos por conmemorar el día del Veterano y de los caídos en la guerra de Malvinas y en los medios se desato una guerra mediática en donde se enlazan y confunden temas de enorme importancia como el aborto y su legalización; la tiranía de los jueces contra los presos con enfermedades terminales; los derechos humano, el tema Astiz y el golpe de estado de 1976, entre muchos más. Pero estimo que no se puede olvidar que el 2 de abril de 1982, la dictadura cívico-militar inició el desembarco de tropas en las islas Malvinas, usurpadas por Inglaterra desde 1833. Leyendo un excelente libro sobre “La pasión según Malvinas” del entonces corresponsal de guerra Nicolás Kasanzew, me vino a la memoria cuando paraguayos y bolivianos se trenzaron en una guerra, dejando atrás un período de cinco años de ataques crónicos en la frontera. Debieron luchar por intereses extranjeros que se disputaban la explotación del petróleo en ricos yacimientos del Chaco. Una guerra evidentemente injusta. Pero una guerra, una vez declarada es, se lo quiera o no, una guerra de la Nación. Es la Nación la que -quizás- se beneficie con el triunfo, y es la Nación la que -con toda seguridad- ha de perjudicarse con la derrota. Lucharon bolivianos y paraguayos con bravura, con abnegación, haciendo gala de amor a su patria. Y cuando reinó la paz cada nación rindió homenaje a sus héroes, a sus queridos muertos, a los venerables veteranos. Al concepto general de que los ciudadanos son iguales, bien vale la pena modificarlo separando dos clases: el ciudadano común y los héroes de guerra, los que han jugado su vida por la patria y se merecen todos los honores, todos los privilegios, todas las atenciones, todas las desigualdades a su favor. En el Paraguay los héroes sobrevivientes aún hoy son tratados con reverencia. Que la comunidad ofrende su respeto a los que han perdido la vida por defenderla y a los que no ha sido voluntad de Dios llevarlos, pero igualmente la expusieron ante el enemigo, es una obligación nacida de la más elemental decencia. Seríamos unos canallas despreciables regateando ese homenaje. Pero, además, honrar a los que nos defendieron es la mínima política de conservación, de defensa. Ver que a los que han expuesto su vida por la patria se los aplaude los 2 de abril y que los demás días tienen que andar buscando un trabajito es un despropósito. Debiera ser la sociedad la que espontáneamente se ofrezca a que se les conceda algún beneficio de los que los burócratas usufructúan como merecidas conquistas sociales. ¿No es acaso una vergüenza aceptar que somos una sociedad que no se merece el esfuerzo de sus hijos? La Argentina -Gracias a Dios- tiene héroes que le han ofrendado la vida. Unos la perdieron. El primero el teniente Pedro Giachino, muerto sin siquiera defenderse, en cumplimiento del plan impuesto de no hacer daño al enemigo. Post mortem fue ascendido a capitán de fragata y -el 4 de abril de 1982- sepultado en el cementerio de Punta Alta. Se cumplía con la obligación de honrar a los héroes, y también se rindió honores a los restos mortales del soldado Mario Almonacid. Muchos héroes de tierra mar y aire murieron, y son igualmente respetables los que pusieron su pecho al peligro y no murieron. Quizás un emblema de todos ellos, de los vivos y de los muertos, sea el abnegado teniente Giachino. Podría su nombre ser bandera de lo que significó ponerlo al estado al servicio de un interés permanente de la nación. Que se haya llegado a la derrota significa que a la nación hay que defenderla mejor, no que no deba defendérsela. Aquel gobierno militar inmediatamente después -lo mismo que los gobiernos civiles que lo sucedieron- , se impuso la tarea de “desmalvinizar“, y para desmalvinizar se considera a los respetables veteranos como a simples “chicos” a los que es preciso tirarles alguna propina. Y no es así. Ellos, como Guachineo, se merecen el homenaje permanente de la Patria! Como también los que hicieron el supremo sacrificio personal de exponer sus propias vidas y las vidas de sus enemigos por una causa superior. El artículo 21 de la Constitución dice que “todo ciudadano argentino está obligado a armarse en defensa de la patria…”, y se supone que armarse no significa esgrimir armas de juguete para realizar un desfile sino empuñar armas de verdad para realizar el supremo desatino, la magnífica locura, de exponer la vida por un bien superior que nos envuelve a todos. Tampoco puede negársele a él -ni a ningún otro argentino- el acierto en su propósito de recuperar y defender el territorio nacional y el de emplear la violencia cuando las pacíficas negociaciones han fracasado a lo largo de siglo y medio. Seguramente la violencia no es ni ha sido el camino eficaz pero el objeto, que la hermanita perdida vuelva a casa, ¿no es el mayor logro al que puedan aspirar los que tienen a su cargo la defensa de la nación?

Dr. Jorge B. Lobo Aragón
D.N.I nº 12.209.529
San Miguel de Tucumán
Argentina
jorgeloboaragon@gmail.com

PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 22, 2018

Tags: ,

3 thoughts on “La Guerra y sus Héroes”

    • jose
    • posted on March 22, 2018

    No sólo se desmalvinizó también se des- subversionó. Los Héroes contra el terrorismo están presos. Un Pais en joda. Nada es serio. Adán

    • Jorge López
    • posted on March 22, 2018

    Vaya mi saludo a la madre de un heroe, el Capitan Giachino

    • Gustavo Lanarglia
    • posted on March 22, 2018

    El olvidado y denostado C. PEDRO GIACHINO. Honor y gloria

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: