Share

 

 

 Por FABIAN KUSSMAN.

 

Hay personas que aparentan ser influyentes y no lo son. Héroes de cartón autopromocionándose por cosas que no ocurrieron o que no despliegan la admiración tan deseada, tan buscada. Y muchos que nadie conoce y están cambiando el mundo, como el médico y antropólogo americano Paul Farmer.
El Dr. Farmer es un firme defensor de la salud mundial, antropólogo médico, cofundador de Partners In Health y presidente del Departamento de Salud Global y Medicina Social de Harvard Medical Colegio. También se desempeña como Asesor Especial de la ONU para el Secretario General sobre Medicina Comunitaria y Lecciones de Haití.
Aunque los muchos logros de Paul Farmer como médico a veces oscurecen su formación como antropólogo médico, es fácilmente en este último campo, el profesional más influyente desde Margaret Mead y su mentor Franz Boas, el Padre Fundador de la antropología estadounidense. Durante más de dos décadas, Farmer ha inspirado a nuevas generaciones de antropólogos, desde estudiantes de pregrado y posgrado hasta miembros de las prestigiosas universidades entre los miles de personas cuyas vidas ha tocado permanentemente.
El nudo de la antropología de Farmer, así como sus habilidades como médico y trabajador en el área de salud pública, es su compromiso de ver el mundo a través de los ojos de los más pobres del planeta. A diferencia de muchos médicos (y antropólogos para el caso), Farmer ha vivido durante décadas con sus pacientes, primero en Haití y luego en comunidades de Ruanda a barrios empobrecidos de Boston.
“Me llevó relativamente poco tiempo en Haití, el descubrir que nunca podría servir como un frío periodista desapasionado o un cronista de la miseria. Estoy del lado de los enfermos indigentes y nunca he tratado de representarme a mí mismo como una especie de entidad neutral”.
A partir de esta experiencia como testigo de la pobreza, el hambre y la enfermedad que esto inflige, la labor de Farmer está firmemente comprometida con la justicia social, la equidad global y la idea de que la atención médica es un derecho humano. Al igual que su medicina, la antropología de Farmer es, por lo tanto, una antropología al servicio de los pobres. Es importante destacar que esto no significa una antropología de los pobres. Es una mirada diferente, ya que Farmer es un feroz defensor del derecho de los pobres a su supervivencia. Es bueno distinguir esto, ya que es otra mirada y otra posición a la de la Madre Teresa de Calcuta y su Casa de los Moribundos, donde una persona de escasos recursos yacía en el piso víctima de una gripe junto a un vagabundo con lepra, quién a su vez descansaba al lado de un tuberculoso, bajo un lema de abatidos a su suerte, siendo objetos de esa extraña regocijo por el sufrimiento. Farmer, sin criticar esos métodos, es la clase de profesional que sin dudas pensará que tiene ante sí una misión casi imposible, pero seguirá intentando.
En enero del año 2010, un terremoto masivo golpeó Haití, matando a más de 200,000 personas y causando una destrucción generalizada de edificios. Después del fenómeno, 1,5 millones de personas quedaron sin hogar. Hoy, unas 800,000 personas aún viven en campamentos improvisados, donde la seguridad deja mucho que desear y las enfermedades transmitidas por el agua como el cólera han proliferado con niveles aterradores.
“Fue el primer gran recrudecimiento del cólera en las Américas desde el final de una epidemia que realmente barrió Perú y terminó en 1993. Si cualquier país era caldo de cultivo para la reintroducción del cólera en el continente, ese era Haití, y lo sabíamos. Y en retrospectiva, se debería haber hecho más para prepararse para esta epidemia … que puede extenderse como un reguero de pólvora en Haití. Esto fue un gran tirón de orejas para todos nosotros que trabajamos en salud pública y atención médica en Haití “.

“Estoy del lado de los enfermos indigentes y nunca he tratado de representarme a mí mismo como una especie de entidad neutral”

De estas expresiones se desprende el sentido de responsabilidad del profesional comprometido, sin excusarse, sin alzar el dedo contra otros.
Para Farmer, los seres humanos somos capaces de una considerable generosidad. Según los fríos números, los estadounidenses dieron a la beneficencia un estimado de $ 373 mil millones de dólares en el año 2015. Como un porcentaje de nuestros ingresos, también damos más ahora que en décadas pasadas. Las familias que ganan entre $ 100,000 y $ 200,000 ofrecen a obras de caridad alrededor del 4.2% de sus ingresos; aquellos que ganan más de $ 200,000 ofrendaron alrededor del 4%; y las familias que ganan entre $ 50,000 y $ 100,000 entregaron alrededor del 6%, según la Crónica de Filantropía. Y esto no solo se trata de dinero. También el Hombre brinda su tiempo: más de 60 millones de personas se ofrecieron como voluntarios el año pasado para ayudar a alguna organización benéfica.
Por supuesto, la generosidad y el altruismo no son lo mismo. La generosidad es un acto que puede ser esporádico, mientras que el altruismo es una forma de vida.
Como forma de vida, como su actitud ante esta, Farmer estuvo en Ruanda.
Después del genocidio de 1994 en Ruanda, muchos describieron al país como una causa perdida en lo que respecta a la salud pública. Hasta un millón de personas perecieron en menos de tres meses y millones más fueron desplazadas. Los hospitales y las clínicas no eran mas que una pila be escombros. La mayoría de los trabajadores de la salud habían sido asesinados o habían huido. La violación generalizada propagó el Sida y una epidemia masiva de cólera barrió los campos de refugiados. Menos de uno de cada cuatro niños fueron vacunados contra el sarampión y la poliomielitis. Ruanda era el país más pobre del mundo, con la tasa más alta de mortalidad infantil y la menor esperanza de vida en el mundo.

“Así como el fracaso y el sufrimiento pueden conmover a las personas, también puede cambiar y mejorar”

Poco más de veinte años después, la recuperación de Ruanda ha sido épica. La esperanza de vida se ha duplicado. La mortalidad infantil ha disminuido en más de dos tercios desde 2000. En la última década, las tasas de mortalidad por SIDA y tuberculosis han disminuido a un ritmo récord. Las tasas de vacunación para muchas enfermedades superan a las informadas en los Estados Unidos. Y Ruanda está en camino de convertirse en el primer país africano en alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio para la salud.
“Después de uno de los peores espasmos de violencia masiva registrados en la historia, pocos imaginaron que Ruanda podría servir algún día como modelo para otras naciones comprometidas con la equidad en salud”, fueron entonces las declaraciones de Farmer, quién no solo se desempeñaba allí como médico y organizador, sino que solía danzar con niños afectados de Sida, algo extra terapéutico, o no.
La recuperación de Ruanda no fue un milagro. Se trató de una serie de proyectos a cumplir, uno a la vez, los cuales fueron supervisados por Farmer y otros tantos como el, aunque sin acreditarse los logros.
“Así como el fracaso y el sufrimiento pueden conmover a las personas, también puede cambiar y mejorar”, dijo Farmer. “Aunque las autoridades sanitarias de Ruanda estarían entre las primeras en decirles que les queda un largo camino por recorrer, me está emocionando que han recorrido un largo trecho, a pesar de las grandes dificultades, a un ritmo rápido”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 16, 2018


 

Tags: , ,

12 thoughts on “Paul Farmer, el sonido del silencio”

  1. No lo conocia, gracias por divulgar.

    • Mirna Torres
    • posted on April 18, 2018

    Un ejemplo de vida

  2. Triste que sean tan pocos.

  3. I am positive we don’t all need to become a doctor, and award winner, or even Harvard educated. Rather, we take what we have, and, as Farmer does it simply ask what you can do, then do it.

      • Bea Dietrich - TRADUCCIÓN
      • posted on April 18, 2018

      Estoy segura de que no todos necesitamos convertirnos en médicos, premiados o educados en Harvard. Por el contrario, tomamos lo que tenemos y, como Farmer lo hace, simplemente pregunte qué puede hacer, luego hágalo.

    • C y F
    • posted on April 17, 2018

    Margarita Barrientos… Favaloro… La NatyHolman… aunque son mas conocidos.

  4. I truly believe Dr. Farmer is a hero because he has sacrificed his entire life to helping the people of Haiti. I know that I could never imagine how grateful I would be, if I was in a horrible condition and someone came to help me get out of it. Dr. Farmer has done this for thousands of people. He has dedicated his life to these people. He rarely sees his family, another huge sacrifice. He has seen people die, but that doesn’t discourage him. If he stopped now, what would people in Haiti think of him? As someone who just walks right out of there, not caring. He doesn’t have a choice anymore, he has to keep doing this, whether he likes it or not. Just think, could you

      • Jason Scala - TRADUCCIÓN
      • posted on April 17, 2018

      Realmente creo que el Dr. Farmer es un héroe porque ha sacrificado toda su vida para ayudar a la gente de Haití. Sé que nunca podría imaginar lo agradecido que estaría si estuviera en una condición horrible y alguien viniera a ayudarme a salir de allí. El Dr. Farmer ha hecho esto por miles de personas. Él ha dedicado su vida a estas personas. Rara vez ve a su familia, otro gran sacrificio. Él ha visto morir a personas, pero eso no lo desalienta. Si se detuviera ahora, ¿qué pensaría la gente de Haití de él? Como alguien que acaba de salir de allí sin preocuparse. Ya no tiene otra opción, tiene que seguir haciendo esto, le guste o no. Solo piensa, podrías

  5. Aca in embargo tuvimos algunos como el doctor Maradona a quien nunca se le dio bola.

      • Alicia Perdriel
      • posted on April 17, 2018

      También a Favaloro que terminó suicidándose y a quien el PAMI le debía 2 millones de dólares y le pedía reembolso para pagarle. El director era Rodriguez Larreta y su asesora y mano derecha Maria Eugenia Vidal.

  6. Lo mejor para el Doctor Paul Farmer
    “Ninguna acción buena se pierde en este mundo, en algún lugar quedará” Vicente Ferrer
    Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  7. Mas personas como el médico y antropólogo americano Paul Farmer, se necesitan en el mundo.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: