Share

El novelista Philip Roth, que exploró a Estados Unidos a través de las contradicciones de su propio personaje durante más de seis décadas, murió el martes a los 85 años.

La carrera de Roth comenzó en notoriedad y terminó en autoridad, ya que lidió con preguntas sobre identidad, autoría, moralidad y mortalidad en una serie de novelas que dieron forma al curso de las letras estadounidenses en la segunda mitad del siglo XX. Refractó las complejidades de su herencia judíoamericana en obras como Portnoy’s Complaint, American Pastoral, The Human Stain y The Plot Against America, que obtuvieron tanto el éxito comercial como el decisivo, llevando a su creador con una deslumbrante sucesión de premios literarios.

La muerte de Roth fue confirmada por su agente literario, Andrew Wylie, quien dijo que el autor murió el martes por la noche de insuficiencia cardíaca congestiva. Su biógrafo, Blake Bailey, dijo que Roth murió rodeado de amigos.

Roth encontró el éxito y la controversia en la misma medida que su primera colección de cuentos, Goodbye Columbus, publicada en 1959. En ella, siguió las fortunas de los judíos de clase media atrapados entre las formas antiguas y las nuevas, negociando los límites entre la asimilación y diferenciación en los suburbios. Fue suficiente para ganarle un Premio Nacional del Libro y desatar una corriente de condena de quienes lo calificaron de antisemita, un “judío que se odia a sí mismo”.

La publicación de la Queja de Portnoy en 1969 lo transformó de un joven y emprendedor autor a una escandalosa celebridad. Un bestseller inmediato, el monólogo salvajemente cómico traza la vida de Alexander Portnoy mientras persigue la liberación sexual a través de actos eróticos cada vez más extremos, retenidos solo por la férrea garra de su educación judía estadounidense. Para algunos, la tentación de tomar esta novela confesional como una confesión novelizada resultó demasiado grande. Escribir a Portnoy fue fácil, le dijo a The Guardian en 2004, pero “también se convirtió en el autor de la Queja de Portnoy y lo que enfrenté públicamente fue la trivialización de todo”.

Su respuesta a lo que su editor Aaron Ascher llamó “la pesadilla de un gran éxito” fue retirarse a la ficción literaria, explorando las posibilidades de la novela en libros como la sátira política Our Gang y la fábula sexual kafkiana The Breast. Entre 1972 y 1977, viajó regularmente a Checoslovaquia, haciendo amigos con escritores en la lista negra como Milan Kundera y Vaclav Havel, y confrontando la diferencia entre lo que llamó la “ludicidad privada” de ser un escritor en los Estados Unidos y la “dura ridiculez de ser escritor en Europa del Este “detrás de la Cortina de Hierro”. Conoció al actor inglés Claire Bloom en 1975, y como se convirtió casi en la musa de Roth, comenzó a dividir su tiempo entre Londres y Nueva York.

A través de alter egos Nathan Zuckerman y David Kepesh, Roth comenzó a examinar la conexión entre un autor y su obra, con Zuckerman, que apareció por primera vez en Mi vida como hombre, convirtiéndose gradualmente en el avatar más cercano del autor. Nacido en el mismo año que Roth, en una pareja judía que vivía en Nueva Jersey, Zuckerman, implacable y gandul, también encontró notoriedad con un monólogo febril que narra la enérgica vida sexual de un judío estadounidense. A través de Zuckerman, Roth lidió con los problemas de fama, literatura y su identidad judía en una secuencia de cinco novelas, desde The Ghost Writer de 1979 hasta The Counterlife de 1986, que vinculó la vida de su creación ficticia cada vez más cercana a la de su creador.

Tienes conciencia, y es un valioso atributo, pero no lo es si te lleva a creer que eres culpable de lo que está muy lejos del alcance de tu responsabilidad.

(Philip Roth, “Némesis”, 2010)

Roth trató a los críticos que lucharon por ubicar el límite entre la vida y la ficción en su trabajo con desdén, entonando “soy todo yo … nada soy yo”. Rechazó la descripción de sus personajes como alter egos, sosteniendo que “ninguna de esas cosas me pasó a mí … es imaginaria”. La caracterización de su obra como “autobiográfica” o “confesional” la tomó casi como un insulto a sus habilidades como escritor, sugiriendo al escritor francés Alain Finkielkraut que hacerlo era “no solo falsificar su naturaleza supositiva sino … leve cualquier ingenio lleva a algunos lectores a pensar que deben ser autobiográficos “. Para Roth, la representación de un papel fue la parte divertida de una vida dedicada a construir lo que llamó una “existencia a medias imaginaria del verdadero drama de mi vida”.

1990 marcó el comienzo de una nueva fase tanto en la ficción de Roth como en su vida, con su matrimonio con Bloom y la publicación de Deception, una novela sobre un escritor casado llamado “Philip Roth” que lleva una aventura con una inglesa. Esto provocó una crisis con Bloom, quien declaró en un libro de memorias publicado en 1996 que “ya no le importaba un comino si estas novias eran fantasías eróticas”, y envió a Roth a una depresión. La pareja se divorció cuatro años más tarde, y Roth se retiró para perseguir una existencia ascética lejos de las distracciones de la fama en una granja de Connecticut.

Trabajando en un atril en una casa de verano en la parte superior del jardín, caminando de un lado a otro en busca de la frase o palabra correcta, Roth forjó una serie de novelas poderosas que confirmaron su condición de titán de la literatura estadounidense moderna. Después de ganar el Premio Nacional del Libro por segunda vez en 1995 con Sabbath’s Theatre, un estallido de furia de un anciano sucio ante la muerte, Roth desvió su mirada hacia la rebelión contra la guerra de Vietnam con la ganadora del premio Pulitzer de 1997. Pastoral, macartismo en 1998 me casé con un comunista, las guerras de la cultura estadounidense en 2000 The Human Stain, y el fascismo en 2004 The Plot Against America. En cada una, Roth sometió a sus personajes a la presión de los acontecimientos, examinando los efectos de lo que llamó el “fuego histórico en el centro y cómo el humo de ese fuego llega a su casa”.

Hacia el final de su vida, Roth volvió al personal, dando vueltas alrededor de la mortalidad en Everyman en el año 2006, y la novela final de Zuckerman, Exit Ghost del 2007. En este último, el irreprimible sátiro, ahora impotente e incontinente, pero aún rebosante de frustración sexual, regresa a Nueva York para una operación en su vejiga. Allí conoce a una hermosa joven judía de pechos grandes, cuyo novio está escribiendo una biografía del escritor que Zuckerman visitó en The Ghost Writer, y ha encontrado un manuscrito perdido hace mucho tiempo que cree que es una novela autobiográfica.

Algunos críticos se decepcionaron con este ataque preventivo contra futuros biógrafos, un regreso a lo que Adam Mars-Jones llamó el “juego narcisista” de Roth de los años 70, pero Roth no estaba preocupado. “La audiencia para la que estoy escribiendo soy yo”, dijo en 2008, “y estoy tan ocupado tratando de descubrir el maldito asunto, y teniendo tantos problemas, que lo último que pienso es: ‘¿Qué es?’ X, Y o Z van a estar pensando en eso? ‘”

Después de la publicación de su novela final, Nemesis, una exploración de Dios y la culpa en 2010, la audiencia interna de Roth siguió adelante. Un año después de recibir una Medalla Nacional de Humanidades del presidente de EE. UU., Barack Obama, por su contribución a la literatura estadounidense, Roth anunció en 2012 que Nemesis sería su última novela. Disfrutaría de una jubilación mientras nadaba, observaba el béisbol y leía, y dijo que había “reemplazado a la escritura y constituía la parte principal, el estímulo de mi forma de pensar”.

 


PRISIONEROenARGENTINA.com

Mayo 22, 2018


 

Tags: , ,

24 thoughts on “La última queja de Philip Roth”

    • Pachabel
    • posted on May 24, 2018

    Genio absoluto

  1. So sad. He was one of America’s finest…..

      • Amber Adams - TRADUCCIÓN
      • posted on May 24, 2018

      Muy triste. Era uno de los mejores de Estados Unidos …

  2. One of those novelists who shook you to the core every time. Catching up with THE PLOT AGAINST AMERICA post-Trump was just eerily uncanny. R.I.P.

      • Kat Clark - TRADUCCIÖN
      • posted on May 23, 2018

      Uno de esos novelistas que te sacudió hasta el núcleo cada vez. Ponerse al día con THE PLOT AGAINST AMERICA post-Trump fue simplemente inquietante. Q.E.P.D.

  3. Un gigante Roth. No me importan las criticas.

    • Kev Toth
    • posted on May 23, 2018

    I remember reading “American Pastoral” and being blown away at page after page after page describing a goddamn glove factory, of all things, and how utterly fascinated I was by the prose. Gorgeous, complex, and haunting. #PhilipRoth

      • Kev Toth - TRADUCCIÓN
      • posted on May 23, 2018

      Recuerdo haber leído “American Pastoral” y haberme quedado impresionado en una página tras otra describiendo una maldita fábrica de guantes, de todas las cosas, y cuán fascinado estaba por la prosa. Precioso, complejo y fascinante. #PhilipRoth

    • TOmaSIto
    • posted on May 23, 2018

    Uno de los grandes

    • Laurie Winston
    • posted on May 23, 2018

    Me reading “The Plot Against America” in 2004: “Fascists running the US?! Chilling but it could never happen”.
    I feel very differently now.

    From “Goodbye Columbus” (still probably the funniest book I’ve read) to his later novels, he was exceptional, ruthless. RIP Philip Roth.

      • Laurie Winston - TRADUCCIÓN
      • posted on May 23, 2018

      Leí “The Plot Against America” en 2004: “¡¿Los fascistas manejando en los Estados Unidos ?! Escalofriante, pero nunca podría suceder “.
      Me siento muy diferente ahora.

      Desde “Goodbye Columbus” (aún probablemente el libro más divertido que he leído) hasta sus últimas novelas, fue excepcional, despiadado. RIP Philip Roth.

    • Joannie Richard
    • posted on May 23, 2018

    I wonder if Claire Bloom is content to see him dead? A nasty divorce as I recall. She wrote a book about it I think.

      • Joannie Richard - TRADUCCIÓN
      • posted on May 23, 2018

      Me pregunto si Claire Bloom está contenta de verlo muerto. Un desagradable divorcio, según recuerdo. Ella escribió un libro sobre eso, creo.

    • Luisa Alonso
    • posted on May 23, 2018

    Este tipo era un degenerado

    1. Really???? Thats your take???? Was Mark Twain a vagabond cuzz he wrote Huckelberry Finn? ???? Was Papa Hemmingway a killer cuzz of The assesins???? You gotta be kidding…

        • Ray Thomas Howard Jr. a Luisa Alonso - TRADUCCIÓN
        • posted on May 23, 2018

        ¿¿¿¿De Verdad???? Esa es tu opinión ??? ¿Era Mark Twain un cuzz vagabundo que escribió Huckleberry Finn? ???? ¿Fue Papa Hemmingway un asesino de El asesino? Tienes que estar bromeando…

    • AXavier
    • posted on May 23, 2018

    Perdon si cambio el tema pero quiero hablar de EL PELOTUDO DEL DIA: EL PADRE DEL JUGADOR NAHUEL GUZMAN, que cuando su hijo no fue convocado para el mundial sacó una caricatura criticando a Sampaoli. Ahora que convocan al hijo de emergencia, quiere tirar la pelota afuera. Tipico mediocre que vive a la sombra de un famoso y no se la banca.
    Por eso decreto JORGE GUZMAN, padre de NAHUEL, como EL PELOTUDO DEL DIA

      • Vera
      • posted on May 23, 2018

      jajaja

      • Vera
      • posted on May 23, 2018

      Un desnucado el drepa… encima lo incedio… los padres noludongos que defienden a sus hijitos ya bastante creciditos

      • Cristinita
      • posted on May 24, 2018

      Padre parasito

    • Marcelo Manzano
    • posted on May 23, 2018

    Estos temas no escandalizan a nadie ahora porque hasta los vemos en la tele, pero no con la fineza de semejante literato

  4. Graet writer. One of the best. Portnoy’s Complaint abandoned traditional narrative and trusted the self-conscious voice of Alexander Portnoy. Notorious for its comic depictions of masturbation and the narrator’s sexual obsession with gentile or Shiksa girls, the novel was Roth’s breakthrough book, but perhaps doesn’t stand up that well after 40 years. Great book tho…

      • James Harker - TRADUCCIÓN
      • posted on May 23, 2018

      Graet escritor. Uno de los mejores. Queja de Portnoy abandonó la narrativa tradicional y confió en la voz autoconsciente de Alexander Portnoy. Conocida por sus representaciones cómicas de la masturbación y la obsesión sexual del narrador con las chicas gentiles o Shiksa, la novela fue el libro de gran avance de Roth, pero tal vez no le sienta tan bien después de 40 años. Gran libro aunque …

    • @curtochico
    • posted on May 23, 2018

    Capo Total

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: