Share

 

Por FRANCO ALBERTI

 

 

En estos días, es muy común escuchar a la sociedad arremeter contra las creencias religiosas, haciéndolas culpable de los males que ocurren en el mundo. Frases como aquella afirmación de John Adams, “Este mundo sería el mejor de todos los mundos posibles si no hubiera ninguna religión.” ilustran exactamente este concepto.

A lo largo de la historia, se ha podido observar el gran poder del cual las distintas doctrinas religiosas han gozado, y a su vez, como estas han tenido gran influencia en los acontecimientos ocurridos a nivel mundial. Aunque, por otro lado, desde un punto de vista humano, estas diferentes doctrinas religiosas tienen razón de existir.

La libertad de culto es un derecho inalienable y fundamental, del cual el ser humano no puede ser despegado. Es decir, este último, nace de alguna manera con este derecho, es por eso que es correcto decir, que cualquier intento de impedir o negar este derecho, es sinónimo de atentar contra la dignidad humana. La libertad religiosa supone adoptar una religión libremente, el derecho de adorar a Dios a la manera de cada cual, sin correr el riesgo de ser condenado, torturado o hasta quemado en la hoguera por disentir con las creencias de las autoridades religiosas. Permitir a el individuo pensar, expresarse y actuar en base a sus creencias más profundas. Todo esto ha sido elevado ante los ojos de los hombres como un derecho inviolable. Así lo reconoce la primera enmienda de la constitución de los Estados Unidos. La enmienda reconoce plenamente el valor de la religión en la vida de la nación y de los ciudadanos. “Que adoren cómo, dónde o lo que deseen.”

Si bien el concepto de libertad religiosa viéndolo de esta manera resulta inobjetable, también es cierto que este derecho tendrá sus limitaciones, con motivo de impedir que algunos hombres, religiosos o no, interfieran en el derecho de sus vecinos a creer y comportarse de acuerdo con los dictados de su conciencia.

Por otro lado, los conflictos globales no son causas exclusivas del plano religioso, por eso, el recaer sobre la religión como el único creador de dichos conflictos, es también ignorar que la no educación desde la libertad es un problema que se extiende en todos los ámbitos, ya sean religiosos o no. En ausencia de este derecho inalienable, podemos encontrar caos y guerras que continuaran teniendo lugar, ya que la ausencia de libertad impide actuar sin límite alguno.

Entonces, aquellas ideas basadas en creencias religiosas y superioridad moral, por lo general, culminaran en guerras y tragedias, puesto que sus practicantes no comprenden el significado de libertad. Aquel que entiende realmente el concepto detrás de esto, también sabe que no es solución a esta problemática, el hecho de impedir la práctica de cualquier religión. Porque la respuesta no se encuentra allí, sino a hacer a el individuo inmune a estas. En otros términos, un individuo a quien le ha sido inculcado el concepto de libertad, y que luego ha sido educado con ciertos ideales, no representara ningún peligro para la sociedad, puesto que ha comprendido cuales son las limitaciones de su fe. En cambio, si su conocimiento solo está limitado a sus creencias, en este caso, si representara un peligro a la sociedad, ya que se está en presencia de alguien que carece del conocimiento de estos principios inalienables, por ende, actuara no teniendo en cuenta la vida de terceros y buscando su propia satisfacción espiritual.

De esta forma, se ha dejado claro que los conflictos no se deben a las religiones y sus diferencias, sino a la no educación desde la libertad. Ya que, en esta última, se encuentra la forma de convivir en la diversidad. El exigir que sea implementado este concepto debe ser primordial, y críticas hacia principios de cualquier doctrina resultaran irracionales y no objetivas.

Personalmente, considero que el concepto de libertad de culto se ha visto dañado (por mala fe o por error) por ciertos grupos que encuentran la religión como la causa de los mayores males, lo cual constituye un acto de barbarie. Es hora de que sepan, que la respuesta se encuentra en la ausencia de educación desde la libertad en la temprana edad, y que de una vez por todas entiendan, que el problema no es mi iglesia, idiotas!

 

Franco Alberti

PrisioneroEnArgentina.com

Julio 5, 2018

Tags: , , ,

12 thoughts on “¡El problema no es mi iglesia, Idiotas!”

    • ANALIA VENTURINO
    • posted on September 2, 2018

    Es cierto
    El problema no soy yo

    • Tigris y Eufrates
    • posted on July 17, 2018

    Muy buena nota.

    • DJANGO
    • posted on July 7, 2018

    Yo soy de la Iglesia Maradoniana.Los demas estan mal

    • Lucho Abate
    • posted on July 6, 2018

    Que pronto la gente joven desplace a los viejos políticos. políticos.

  1. Inteligente nota. Para analizar.

    • Alejandro
    • posted on July 5, 2018

    Y que se opina del accionar del Papa tan politizado y agregando leña al fuego en la división que hay en el país?

      • Pehuen Curá
      • posted on February 10, 2019

      Ese no es el Papa, el verdadero esta confinado; es este lo licitaron entre Chávez y Kirchner.

    • Starcometa
    • posted on July 5, 2018

    Yo respeto todo, menos cuando algun <> decide en nombre de dios.

    • Luna
    • posted on July 5, 2018

    Brillante pensamiento….

  2. Adams wasn’t the only one

    https://www.youtube.com/watch?v=iNRygp4kuCQ

      • Morgan Sullisvames - TRADUCCIÓN
      • posted on July 5, 2018

      Adams no fue el único

    1. John Lennon, magico.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: