Share

 

Por CARLOS DEL SEÑOR HIDALGO GARZÓN

 

¡Viva la patria, aunque yo perezca! Sargento Cabral, en su gesto ultimo de arrojo, salvando la Libertad de América, al salvar el Coronel San Martín aprisionado por su cabalgadura en la Batalla de San Lorenzo – bautismo de fuego del que sería el Glorioso Cuerpo de Granaderos a Caballo, que hoy siente vibrar las emociones de Maipú y Chacabuco. Más allá de Aníbal, Alejandro y Napoleón, el genio practico y disciplinado de San Martín, enfermo y atosigado por las penurias de los contratiempos, puso Cara al Sol y llevó a cabo una proeza indiscutible para esa época. Armar de la nada un ejército patriota y encuadrado en Oficiales del porte de Las Heras, Álvarez Condarco y muchos otros y generosos y pacientes Suboficiales, que mantuvieron en alto el afán de la conquista de la gloria, desarmando la conquista realista.

En los campos de batalla, más que el tronar del cañón y el refulgir de las bayonetas, está el hombre, el que siente dentro de las mortificaciones el renacer del ser patria y honorable. Esos hombres que llegaron a Lima Quito y Potosí y ondearon la bandera que las damas mendocinas hilvanaron para – sus hombres – bien machos, que quizás no volverían a ver, pero que tenían un solo objetivo – el más noble, DAR LA LIBERTAD. Salir del ostracismo y la molicie mugrienta de la politiquería de enjuagues y dirimir por las armas con ciencia y astucia el camino de esa LIBERTAD.

Esos hombres, que vencieron al coloso de los Andes no una vez sino muchas, cuyos rostros están idealmente esculpidos en cada roca, desfiladero valle o cima, donde el ingenio y la disciplina pudo más que Cancha Rayada.

Hoy aun dentro del destrozo de la República, por los publicanos y vendedores de animales para el sacrificio en el altar de las Injusticias, el Materialismo y la Banalidad Sodomítica, serán echados del templo de la Patria, quizás no lo veamos. Está en juego el valer y el valor de las generaciones que no siguen. Un Ejército, no camina sobre sillones mullidos, ni escritorios llenos de papeles o discursos de perdón, cuando nadie tiene que pedirlo.

 Es responsabilidad de las generaciones post setenta. Revivir de la estupidez del celular y emerger feroz, cual león mal herido y como clavo que ya siendo viejo y ruin sigue siendo clavo (al decir de Almafuerte brevemente).

Sería imperdonable, para estas generaciones la cobardía, el miedo y el desinterés por la historia, que nosotros también hemos escrito a sangre y fuego. Precisamente para sacar de la fragua de la soberanía los hierros candentes del Comunismo.

Si nuestros hijos y los de las generaciones post setenta o antes – NO REACCIONAN, inclusive con la ferocidad de las cargas de la Caballería de Maipú y Chacabuco y la reliquia de San Lorenzo. La Patria es decir la tierra de nuestros mayores será descuartizada. Habrá protectorados o nuevos virreinatos cosa que desde el punto de vista de los Derechos Reales en un 65 % ya está enajenada, incluyendo zonas públicas y ricas y bellas de una naturaleza grandiosa y generosa. Si no reaccionan, si es necesario como “el maquis” francés, sin piedad, pues la piedad viene luego que han restaurado los valores y al paso que vamos, podríamos tener banderas como Nueva Zelanda, Canadá, Australia y todo lo que le pertenece al Commonwealth.

Recordemos que la SINARQUÍA INTERNACIONAL, coaligada a los TRAIDORES de la SINARQUIA vernácula, siempre como lo aprecia el CARI (Comisión Argentina de Relaciones Internacionales), llevarían el oprobio de sus hijos y los hijos de sus hijos. pues no supieron MORIR SI ES NECESARIO, por los valores que la santa tradición, legada por el Libertador de América. Sería la peor ofensa de eunucos y pederastas, a la GLORIA de los que no pidieron tregua, perdón ni reconciliación. Cuando se acaban las palabras o se habla mucho y hay barullo despiste, deben hablar las armas. La VERDAD LA VIDA Y LA LIBERTAD NO DAN CUARTEL. Ni Dios quiere a los COBARDES.

Recordemos a cada hombre que nos acercaron a la LIBERTAD, y sin cuartel, las lanzas y sus moharras en ristre acometan “feroz al enemigo”.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 7, 2018


 

Tags: ,

4 thoughts on “¡VIVA LA PATRIA, AUNQUE YO PEREZCA!”

    • T. Sanders
    • posted on July 8, 2018

    La historia la escriben los que ganan, menos acá que la relatan los que la perdieron y así nos va.

    • Pedro Fernando Torres
    • posted on July 7, 2018

    Hay mas traidores que reivindicadores de la historia. Todavia no nos ponemos de acuerdo con lo que paso en los 70s …

    • Salame Picado Grueso.
    • posted on July 7, 2018

    En mucho menos de 100 años hicimos pelota un país y le seguimos dando.

  1. Si San Martín reviviera, se suicida viendo en qué se convirtió lo que él soñó y por lo que tanto luchó. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: