Share

 

 

 

  Por María Ferreyra

 

Si un criminal puede obligar al FBI a rendirse, ese criminal debió haber sido muy meticuloso. Eso fue cierto con un hombre, solo conocido por el alias de D.B. Cooper. Décadas después de que ocurriera su crimen, su verdadera identidad aún no ha sido descubierta. Logró confundir tanto al gobierno como a investigadores y militares. Hasta el día de hoy, El Caso Cooper es el único no resuelto de piratería aérea en la historia de la aviación comercial.

Una tarde, un día antes del Día de Acción de Gracias en 1971, un hombre que se hacía llamar Dan Cooper (los medios erróneamente lo llamaron D.B. Cooper) subió a un avión perteneciente al vuelo # 305 de Northwest Airlines en Portland con destino a Seattle. Llevaba un traje oscuro y una corbata negra y fue descrito como el tipo de un ejecutivo de negocios. Mientras estaba en el aire, abrió su maletín mostrando una bomba a la azafata y secuestró el avión. El avión aterrizó en Seattle, donde demandó 200 mil dólares en efectivo, cuatro paracaídas y comida para la tripulación antes de liberar a todos los pasajeros. Con solo tres pilotos y un asistente de vuelo a bordo, despegaron de Seattle con los billetes marcados dirigiéndose hacia el sur mientras estaba oscuro y llovía levemente. En los 45 minutos posteriores al despegue, Cooper envió a la azafata a la cabina mientras se ponía el paracaídas, se ató la bolsa llena de billetes de veinte dólares, bajó las escaleras traseras y en algún lugar al norte de Portland saltó a la noche. Cuando el avión aterrizó, encontraron los dos paracaídas restantes y en el asiento donde Cooper estaba sentado, una corbata negra.

Jets, un helicóptero y un avión C-130 habían sido despachados  desde la base de la fuerza aérea más cercana para seguir el avión de Cooper. El ejército fue llamado días después del secuestro y aproximadamente 1.000 soldados registraron la zona sospechosa (Donde Cooper podría haber descendido) a pie y en helicópteros. El Boeing 727 utilizado en el secuestro se utilizó en un intento de determinar cuándo Cooper saltó. El avión espía supersecreto SR-71 fue enviado para fotografiar toda la ruta de vuelo, pero no hubo señales de D.B. Cooper.

Nueve años más tarde, en 1980, justo al norte de Portland, en el río Columbia, un niño llamado Brian Ingram estaba cavando un pozo en la arena en un lugar llamado Tena Bar. Él descubrió tres paquetes de efectivo un par de pulgadas por debajo de la superficie, con bandas de goma intactas. Hubo un total de $ 5800, los números de serie de Cooper coincidieron, y la primera evidencia desde 1971 salió a la luz. El FBI buscó y analizó la playa, el río fue dragado y las teorías sobre cómo el dinero llegó a esa zona, amplió la leyenda de D.B. Cooper.

A pesar de los años, el debate sigue abierto. Preguntas y respuestas azoran cada vez que el tema es tratado.

¿Murió Cooper en el salto? Es un gran debate público si Cooper murió en el salto o no. Los paracaidistas experimentados dicen que habría muerto si fuera su primer salto, pero si fuera un experto, no habría problema. Una experiencia de paracaidista cree que cualquiera que tenga seis o siete saltos de práctica podría lograr el salto. El clima frío puede o no haberlo matado en el bosque, incluso si aterrizó bien. Ningún cuerpo o paracaídas fue encontrado.

¿Cooper era un paracaidista con experiencia? Solicitó “paracaídas frontal y posterior” lo cual indicaría que es un novato. Rechazó las instrucciones sobre cómo usar el paracaídas dando a entender que es experimentado. Escogió el paracaídas militar no direccional, dejando la sospecha que sería un principiante. El conducto militar podría resistir mejor la velocidad de salida del avión haciéndole lucir como conocedor en el rubro. Se colocó el paracaídas como si supiera lo que estaba haciendo. Tomó el paracaídas de reserva que tenía una costura cerrándolo y no funcionaba, acción a la que hubiera recurrido un novicio en el arte del paracaidismo.

El hallazgo de dinero de Tena Bar es problemático porque está a 20 millas de distancia de la ciudad de Ariel, Washington, donde el análisis de la zona de lanzamiento finalizado en 1971 registra que Cooper saltó. Para llevar el dinero a Tena Bar, varias teorías están en juego. Una está basada en la idea de que el dinero fue depositado en cajas arrastradas por la corriente de ríos y transitar primero en  estos ríos pequeños, luego en el río Columbia para terminar en Tena Bar. La segunda es que la ruta de vuelo interpretada por el FBI fue incorrecta y Cooper realmente aterrizó en Tena Bar y enterró el dinero. La tercera es que Cooper u otra persona enterraron el dinero en Tena Bar para confundir al FBI.

El “Informe Palmer” provino del FBI que trajo al geólogo de la Universidad Estatal de Portland Dr. Leonard Palmer para analizar el banco de arena donde se encontró el dinero. Entre el incidente de 1971 y el hallazgo de dinero de 1980, se dragó el río Columbia y se depositó arena en Tena Bar, en 1974. El informe de Palmer determinó que el dinero estaba en una capa de arena superior colocada por el dragado. Esto implicaba que el dinero estaba en otro lugar río arriba durante años antes de descansar en Tena Bar. El contrapunto era que las delicadas bandas de goma seguían intactas en los paquetes cuando se encontraron.

¿Dónde estaba la verdadera ruta de vuelo? El mapa de ruta del mismo en el archivo del FBI no tiene información sobre quién dibujó esa ruta  o cuándo se creó. La trayectoria de vuelo tal como se dibuja se cree que proviene del análisis detallado de los datos de radar y la grabadora de vuelo registradas y con transcripciones del FBI. La ruta del FBI NO sobrevuela el Tena Bar o el área cercana. El dinero encontrado en Tena Bar obliga al debate de la ruta de vuelo porque sería mucho más fácil explicar el hallazgo del dinero si Cooper voló sobre Tena Bar y saltó, o el vuelo # 305 voló sobre el río Washougal y el dinero del rescate de Cooper terminó arrastrado por la corriente.

¿Cómo permanecieron juntos tres paquetes de dinero sueltos durante años y luego fueron enterrados juntos? Se han presentado varias posibilidades. La bolsa del banco los protegió durante años en el río y luego se pudrió antes de que los encontraran. Cooper perdió el dinero cuando aterrizó en Tena Bar en la oscuridad. Alguien más enterró el dinero allí.

¿Cooper era del área? Reconoció a Tacoma desde el aire. Sería un idiota para secuestrar un avión donde posiblemente podría ser reconocido. Hizo la inusual solicitud de “moneda estadounidense negociable” a diferencia de la mayoría de los estadounidenses  no de este país.

Las teorías sobre su identidad y paradero afloran. Carl Laurin, un cuidador de perros de 84 años, residente en Deland, Florida, escribió un libro: “D.B. Cooper y yo: “Un criminal, un espía, mi mejor amigo”, donde detalla las confesiones de un conocido de toda su vida, quien afirma haber cometido el delito: Walter Reca, un ex militar, en el área de Inteligencia.

Otros sospechosos han sido largados al ruedo:

– Kenneth Christiansen, un ex paracaidista militar que trabajó en el Noroeste de Asiático.

– Lynn Doyle “L.D.” Cooper, una veterana de guerra que creció en Oregon y trabajó en una maderera. Era una amante de la naturaleza.

– Duane Weber, quien afirmó ser Cooper en su lecho de muerte y cuya esposa se puso en contacto con el FBI, que en ese momento creía su historia porque se parecía a los identikits de Cooper.

– Richard McCoy, un veterano de la Guerra de Vietnam que secuestró un avión en 1972, lanzándose en paracaídas con $ 500,000, solo para ser capturado unos días después. (McCoy fue condenado, se escapó de la cárcel y luego fue ultimado por el FBI cuando los agentes lo localizaron).

La nueva teoría en marcha dice que Un equipo de antiguos investigadores del FBI afirma tener pruebas de la verdadera identidad de D.B. Cooper. Según el cineasta y autor Thomas Colbert, quien dirigió una investigación independiente sobre el caso durante los últimos siete años – el verdadero Cooper es un veterano de Vietnam de 74 años llamado Robert Rackstraw. Y la prueba está oculta en una serie de cartas supuestamente escritas por Cooper en los meses posteriores al secuestro de la nave y su desaparición.

 

Fuentes: Washington Post . Library of the Congress . Dayly Archives . Rolling Stones . The Craw Files . Soup Soap Digest.

Fotografías: Archivo de F.B.I.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 28, 2018


 

Tags: , , , ,

11 thoughts on “EL MISTERIOSO D.B. COOPER”

    • Supermanso
    • posted on July 30, 2018

    Yo habia leido hace tiempo sobre estopense que estaba preso.

    • Cal
    • posted on July 30, 2018

    Check Out This Non-Fiction Book – The Employee of the Gods . By Jerry Dunlop

    https://readermagazine.com

      • Cal - TRADUCCIÓN
      • posted on July 30, 2018

      Echa un vistazo a este libro de no ficción: El empleado de los dioses. Por Jerry Dunlop

      https://readermagazine.com

  1. Check Out This Non-Fiction Book – The Employee of the Gods . By Jerry Dunlop

    https://readermagazine.com

  2. A case for Sherlock Holmes

      • Jackie McKinnon - TRADUCCIÓN
      • posted on July 30, 2018

      Un caso para Sherlock Holmes

    • Richard López
    • posted on July 29, 2018

    Interesante. Para varias peliculas. El tipo se hizo b…sta cuando saltó. No soy experto, pero no es lo mismo saltar de un avion como ese que de uno a menos altura

    • Daniel Glaria
    • posted on July 29, 2018

    Aca no se necesita tanto despelote, con hacerse diputado listo

  3. Estas leyendas tambien le encantan a los norteamericanos

    • Sailor Jackson
    • posted on July 28, 2018

    D.B. Cooper changed his name to Donald Trump and went on to became the first president-clown of America

      • Sailor Jackson - TRADUCCIÓN
      • posted on July 28, 2018

      D.B. Cooper cambió su nombre a Donald Trump y se convirtió en el primer presidente payaso de América

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: