Share

 

 

 Escribe el Fiscal MARCELO CARLOS ROMERO

 

Al escuchar los sollozos del ex juez Oyarbide en un programa radial y al volver a observar las patéticas imágenes de sus “coreografías” en diversos programas de televisión, siento una profunda vergüenza ajena, pero también propia. Porque, hasta hace muy poco tiempo, ese abogado integraba una de las magistraturas más importantes de la República: la justicia criminal y correccional federal de la Capital Federal, es decir, el ámbito en donde se investigan y juzgan los delitos con mayor trascendencia social y política de la vida de los argentinos. Los más graves. Los que perjudican a todos.

Como fiscal del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires, siento pudor ante ese triste espectáculo, más cercano al sainete rioplatense que a la Administración de Justicia Penal.

En medio del torbellino de detenciones, allanamientos, arrepentidos, cuadernos y coimas -circunstancia que desvela a una inmensa mayoría de compatriotas- vuelve a surgir la imagen del excéntrico juez que tenía la “bola mágica”, aquella que siempre salía al momento de los sorteos de las causas más sensibles.

Ya no habla con la soberbia y la suficiencia que le daba su cargo de magistrado federal, mimado por el Poder de turno. Ahora se victimiza, llora y reconoce -después de renunciado- que sus fallos fueron fraudulentos. Que no resolvía de acuerdo a su interpretación de la Ley, sino por la presión en su “cogote”.

Vergüenza ajena, pero también propia.

Qué hacemos los magistrados de todo el país frente a este bochorno?

Cómo explicarle a la comunidad que nos sostiene que no somos todos iguales?

Cómo decirle al justiciable que en el Pretorio existe una inmensa mayoría de magistrados honestos, que cometemos errores, pero que no cedemos ante las presiones?

Cómo convencer al ciudadano que no puede confiar más en nadie, porque -nada más y nada menos- un ex juez federal reconoce que cedió frente a las aprietes del poder, que vuelva a confiar en la Justicia?

Los jueces y fiscales federales en actividad deberán resolver qué hacer con Oyarbide.

Si fuera uno de ellos, no me darían las manos para solicitar la revisión de todos los sobreseimientos por él dictados.

Supongo que los defensores pensarán lo mismo respecto de todas las elevaciones a juicio oral…

Hoy como nunca, la Cosa Juzgada Fraudulenta o Írrita, está en el centro de la escena.

Esta historia continuará.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 13, 2018


 

Tags: , ,

22 thoughts on “VERGÜENZA AJENA… Y PROPIA”

  1. Los abogados penalistas son la myerda misma, son primos hermanos de los jueces federales. Compran a sus clientes vendiéndoles la mejor cara, les cobran fortuna por anticipado hasta que termine el juicio, depués generan desencuentros para que ellos piensen que se equivocaron al elegirlos e inducirlos a que cambien de abogado, luego que se quedan con toda la guita que les sacaron y no les devuelven un mango.
    El preso busca un nuevo abogado el que por supuesto critica duramente a su antecesor, le promete el oro y el moro al indefenso preso, le saca otra fortuna de guita y también le promete defenderlo hasta el final de el juicio. Genera la desilusión, el desengaño, se muestran como incapaces no haciendo nada y el preso lo echa, ellos se van contentos con toda la guita.
    Ya cerca del juicio, contratan otro abogado penalista, si puede compra a los jueces con la guita del preso, por supuesto que es bien KK, pide 20, se queda con 10 y trata de arreglar con los 10 restantes.
    Al preso lo Kondenan a perpetua y el abogado se va de vacaciones con la plata del preso.
    Los abogados penalistas son tan delinkuentes como los delinkuentes que “dicen” defender y enel mejor de los casos comparten algo de guita con los jueces federales tipo Hoyarbide para lograr alguna mejora.
    Definición de abogado penalista: Delinkuente de kuello blanco

    • Jorge Humberto Manzzini
    • posted on August 23, 2018

    Lo felicito a Romero por su claridad y honestidad. Ojala haya cuatro o cinco mas en el P.Judicial para empezar a mirar al futuro con un poco mas de ganas aunque sea una esperanza …

  2. Romero… de los poquitos creibles.

    • Daniel Chico
    • posted on August 15, 2018

    A todos nos da vergüenza haber tenido a uno así como juez

    • Taurina
    • posted on August 14, 2018

    Romero no debe acceder a puestos mas importantes porque iria contra la corriente de los gruesos corruptos. Siempre le van a bajar la barrera.

    • Luis
    • posted on August 14, 2018

    Este juez no tiene cara

  3. Y Oyorroto va a salir caminandolibre sin problemas. No le creo ni a la justicia ni al gobierno ni a ningun gobierno
    Todos son arreglos por zurda de mafiosos con mafiosos.
    Felicito al doctor romero que esta con una cruzada mas o menos. Cuesta arriba ni hablar.

  4. Que C…. yo le puse Norberto a mi hijo por el Beto Alonso… espero que no piense que fue por este delincuente.

      • Roberto Gabrielli
      • posted on August 14, 2018

      Jajaja pobre, espero que no,,, Yo le puse ALONSO al mas grande tambien por el gran BETO, y todos creen que se lo puse por ALONSO MIRANDA el personaje que hacia Arnaldo Andre. Me quieromatar.

        • PiPa
        • posted on August 23, 2018

        BETO UN MOSNTRUO

    • Oscar Tevez
    • posted on August 14, 2018

    Brilllante lo de Romero

    • Ana castelli
    • posted on August 13, 2018

    “La jaula de las locas”

    • JVC
    • posted on August 13, 2018

    Todavia quedan muchos oyarbides libres

  5. También siento vergüenza ajena por los capangas de las FFAA que no hacen nada por los Presos Políticos. Oyarvide es un trucho como Milani o Balza o Bendini y muchos más. Triste realidad.

  6. Hay muchos jueces truchos y periodistas truchos. Antipatrias, pro billetes. Sencillamente repugnantes.

  7. Exelente Romero !!!

    • Antonia Larzabal
    • posted on August 13, 2018

    Le queda bien a Oyarbide el platinado que se hizo, hace juego con sus lágrimas de cocodrilo.

    • Osvaldo S.
    • posted on August 13, 2018

    Garavano y Macri lo jubilaron a este esperpento bailantero.

  8. Oyarbide da vergüenza ahora sin poder y también con poder, recordemos los videos en el prostíbulo Spartacus del proxeneta Garbellano. Ese bizarro escándalo ocurrió en el año 1998, todavía faltaban CINCO años para entrar en la “década ganada”. El problema está en nosotros y en consecuencia en las instituciones que nos gobiernan y representan. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  9. Romero, otro tipo con capacidad que es ninguneado.

  10. Romero, de lo mas rescatable de este bendita argentina

  11. DOS CAPOS – CAPOS !!!!!!!!!
    ROMERO por su honestida y valentía
    Oyohervido POR SU COBARDÍA Y LATROCINIO

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: