Share

 

 

 JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

Una mañana destemplada, gris, fría; con un vientito que amenaza convertirse en garrotillo, decidí caminar por mi Tafí en busca de un pañuelo que abrigara mi pescuezo y de un regalo por el día del niño. Me pregunte a mí mismo si la fecha especial era una celebración o un homenaje al consumo y a la egoísta complacencia. Si… dedicarle un día al jolgorio está bien, pero la sociedad está obligada a pensar y educar a nuestros pequeños todos los días. Enseñar a desarrollar y perfeccionar sus cualidades intelectuales y morales es una obligación que clama al cielo. Me pare ofuscado frente a un comercio que parecía un bazar chino. Advertí que lo que me hacía falta era un pañuelo tejido en un telar por las manos artesanales de las mujeres del lugar. Extraño… en la capital del turismo, no lo encontré… seguí caminando en el frio por el simple placer de poder andar en medio de extraños recovecos que para nada se identificaba con el valle de mis ancestros. Me plante enojado en una local que parecía una tienda del primer mundo y que ofrecían en ingles productos solamente extranjeros. Me pregunte: ¿Cómo puede haber decaído tanto la industria argentina y nuestra artesanía que para algo de tan simple elaboración como es un pañuelo de algodón, haya que recurrir a los países campeones de la eficiencia competitiva? No pretendía ninguna obra de arte – como esas maravillas que me tejía mi mujer cuando novios-, sino una linda tira de lana tejida por las manos callosas de las mujeres tafinistas que me abrigara el cogote que ya me dolía. Siendo tucumano y orgulloso de mi valle, me pareció lógico y natural comprar un pañuelo hechos por los lugareños. Entonces en búsqueda de un juguete para mis nietas enfile para otra parte y encontré un reducto de artesanos. Allí me metí. Mucho menos lujosos que las tiendas de apariencias inglesas pero con mayor cordialidad. Me hizo recordar a la “petaca” de mi madre reducto artesanal en donde estudio con placer su carrera de abogacía. Antes de soltar una lagrima, escuche voces. ¿Qué anda buscando? Me preguntaban solícitamente en cada puesto que me acercaba. Hasta que di con un personaje de pelo largo, desaliñado y con traje colorido. Era los que en nuestra infancia llamábamos hippie que seguramente apartado de las grandes ciudades se enamoró del paisaje y se quedó a vivir. La compre de inmediato un pañuelo que me parecía de la zona. Un pañuelo idéntico a los tejidos por nuestros orfebres de un azul machazo, no desteñido. Me lo puse y sentí un enorme calorcito que me caldeó el ánimo. Seguí caminando en búsqueda de un juguete casi con culpa. Es que educar a los niños es darle preceptos, doctrinas, ejercicios, ejemplos. Dedicar solamente un día para inducirlos al jolgorio es nada más que una forma de acallar la conciencia que clama por el abandono y la miseria en que se ve sumida una gran parte de la infancia, afligida por el infortunio y la desesperanza. Por supuesto que en todo hay excepciones. Pero en ese tiempo de encontrarme con la naturaleza y caminando por lugares de mi infancia tenia ganar de pedir perdón porque esta celebración se presenta como un homenaje a la jarana y no por velar por lo que menos pueden y tienen.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto21, 2018

Tags: , ,

3 thoughts on ““…Niño…”

  1. Bello escrito

    • Julia Navarro
    • posted on August 21, 2018

    Antes una muñeca que solo decía mamá y hoy si no es electrónica y mantiene una conversación no es linda, los tiempos cambian.

    • Alicia Suchini
    • posted on August 21, 2018

    Emotivo escrito, felicitaciones

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: