Share

 

El 13 de marzo de 2013 hubo un humo diferente en la plaza de San Pedro, la iglesia católica cambió de rumbo con la elección del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, el primer papa en tomar el nombre de Francisco.

El hombre de 77 años fue elegido como el hombre 266 para dirigir a la Iglesia Católica Apostólica Romana a través de boletas secretas quemadas en un cónclave ritualista arcaico, pero desde el principio estaba claro que su elección no era nada menos que revolucionaria. Fue elegido después de la impactante renuncia del Papa Benedicto XVI, la primera transición de ese tipo de Papa viviente en más de 400 años. Francisco es el primer papa de América Latina, el primer jesuita y el primer no europeo en ocupar el cargo desde el siglo VIII.

Casi de inmediato, quedó claro que también fue divisivo. Sus elecciones personales enviaron mensajes fuertes. Al rechazar el uso habitual de la cruz de oro, se espera que los papas se vistan y optan por la simple plata en su lugar, dejó en claro que los días de la alta vida y los grandes gastos de la elite de la iglesia habían terminado. Al asegurarse de que su pantalón negro se viera a través de su sotana papal blanca para recordar a la gente que aún era sacerdote, señaló que quería que sus obispos y cardenales se enfocaran en el ministerio, no en los títulos de trabajo o el “clericalismo”, que dijo al principio. Fue la perdición de la existencia de la iglesia.

Mientras Benedicto vestía zapatillas rojas de Prada, Francis optó por los mismos mocasines de cuero suave con los que había estado golpeando el pavimento de Buenos Aires durante décadas. Pagó su propia cuenta del hotel, llevó su propio bolso, y optó por una habitación en la residencia de Santa Marta entre las monjas y el clero visitante en la Ciudad del Vaticano sobre los apartamentos apostólicos que dominan la Plaza de San Pedro. Su primer viaje apostólico fue a la isla de Lampedusa para llamar la atención de los migrantes y refugiados, que ha sido una piedra angular de su papado a pesar de un cambio global hacia la construcción de muros y el refuerzo de los controles fronterizos. Incluso sugirió que el entonces -U.S. El candidato presidencial Donald Trump no era “cristiano” por su promesa de construir un muro en la frontera con México.

Hizo amigos rápidos e incluso enemigos más rápidos con sus intentos de reformar la curia arcaica, reemplazando a los clérigos de carrera en las mejores posiciones con representantes moderados de la iglesia mundial. Pero lo que enoja a los conservadores, que han dirigido la iglesia con un puño de hierro y un ojo ciego durante tanto tiempo, es cómo ha doblado las reglas. Hizo que los gays se sintieran más bienvenidos que cualquier pontífice en el pasado, abandonando el lenguaje como “intrínsecamente desordenado” para describir la homosexualidad por su ahora infame respuesta “¿Quién soy yo para juzgar?” Cuando se le preguntó acerca de un sacerdote devoto que era gay. Sugirió que los católicos divorciados y que se volvieran a casar pudieran tomar la comunión y permitió que las mujeres arrepentidas pidieran perdón por abortar.

Por un tiempo, parecía que la forma de Francis ganaría. Pero los católicos conservadores, encabezados por el conservador cardenal estadounidense Raymond Burke, han estado ganando terreno, cuestionando abiertamente su autoridad y presentando una queja formal conocida como dubia ante la Curia romana sobre sus supuestos errores en la doctrina. Alguien incluso cubrió las calles de Roma con carteles agresivos que cuestionaban sus motivos. Más recientemente, ha habido llamamientos para su propia renuncia por su supuesta indiferencia ante el abuso sexual clerical.

Hubo un breve momento, temprano en su papado, cuando parecía que podría unir a la iglesia como un devoto forastero que de alguna manera podría cerrar la brecha entre los fieles y sus padres. Ahora, más de cinco años después de su papado, dirige una iglesia paralizada por escándalos de abuso sexual y que nunca ha estado más dividida. Los iniciados dicen que la iglesia de Francisco está a un paso de un cisma y Francisco, quien a menudo se equivoca al lado del silencio y es propenso a los mensajes mixtos, ha visto caer su índice de aprobación en los últimos meses, según las encuestas recientes de Gallup. Su aprobación para con los gobernantes populistas ha sido motivo de rechazo en Cuba y en Argentina, su propio país.

Sin embargo, todo lo que llevó a su elección en 2013, desde la sorprendente renuncia de Benedicto a su enfoque práctico y, a menudo, controvertido, ha cambiado a la iglesia de una manera demasiado pronto como para medirla.

 


Fuentes: The Indenendent Issue . Oslo News . Carven Hall


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 7, 2018


 

Tags: ,

5 thoughts on “Grieta Papal”

    • Ariel Valdiviezo
    • posted on October 7, 2018

    Entiendo que sigue usando pantalones negros para demostrar, a escondidas, que realmente es el Papa Negro, hijo del demonio, en cuanto a que es muy poco tiempo para medir las consecuencias de sus acciones, no estoy de acuerdo, a venido a destruir la moral cristiana, a confundir a los fieles y a luchar por la izquierda para que esta floresta en la forma que sea, las consecuencias están a la vista y no se pueden ignorar, su meta ¡LA DESTRUCCIÓN DE LA IGLESIA! Cordialmente

    • Deon Foreman
    • posted on October 7, 2018

    Francis IS a COMMIE

      • Deon Foreman - TRADUCCIÓN
      • posted on October 7, 2018

      Francis es un amigo

    • Jorge Lojo
    • posted on October 7, 2018

    Es caronte guiando almas al infierno, cuando debería guiar almas al Cielo, es judas, el gran traidor.

    • Dumbin
    • posted on October 7, 2018

    Francisco metio las cuatropatas al aliarse con losK porque estos habran tenido algo en contradel jesuita.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: