Share

 

En las escuelas se enseña que Cristóbal Colón quería encontrar América, o en algunos casos que quería probar que el mundo era redondo. Él convenció a la reina Isabela de España para financiar el viaje, y ella vendió sus joyas personales para hacerlo. Se dirigió valientemente al oeste y encontró América y el Caribe, haciendo amigos con los nativos en el camino. Regresó a España en gloria, habiendo descubierto el Nuevo Mundo. ¿Qué hay de malo en esta historia?

La teoría de que la Tierra era plana y que era posible navegar fuera de ella era común en la Edad Media, pero había sido desacreditada por la época de Colón. Sin embargo, su primer viaje al Nuevo Mundo ayudó a solucionar un error común. Demostró que la tierra era mucho más grande de lo que la gente había pensado previamente.

Colón, basando sus cálculos en suposiciones incorrectas sobre el tamaño de la tierra, asumió que sería posible llegar a los ricos mercados del este de Asia navegando hacia el oeste. Si hubiera tenido éxito en encontrar una nueva ruta comercial, lo habría convertido en un hombre muy rico. En su lugar, encontró el Caribe, luego habitado por culturas con poco oro, plata o bienes comerciales. No dispuesto a abandonar por completo sus cálculos, Colón se rió de sí mismo de vuelta en Europa al afirmar que la Tierra no era redonda sino que tenía la forma de una pera. No había encontrado Asia, dijo, debido a la parte abultada de la pera cerca del tallo.

¿Columbus persuadió a la reina Isabela a vender sus joyas para financiar el viaje? No era necesario. Isabela y su esposo Ferdinando, nuevos ricos debido a la conquista de los reinos árabes en el sur de España, tenían más que suficiente dinero para enviar un chiflado como Colón a navegar hacia el oeste en tres barcos de segunda categoría. Había tratado de obtener financiación de otros reinos como Inglaterra y Portugal, sin éxito. Atado a promesas vagas, Colón estuvo en la corte española durante años. De hecho, acababa de darse por vencido y se dirigía a Francia para probar suerte allí cuando le llegó la noticia de que el rey y la reina españoles habían decidido financiar su viaje de 1492.

Al llegar a lo que luego seria conocido como América, el genovés puso sus ojos en los increíbles paisajes para luego depositarlos en los locales. Los europeos, con barcos, armas, ropa elegante y baratijas brillantes, causaron una gran impresión en las tribus del Caribe, cuya tecnología estaba muy por detrás de la de Europa. Colón causó una buena impresión sin proponerselo y tomó ventaja de ello. Por ejemplo, se hizo amigo de un cacique local en la isla de La Española llamada Guacanagari porque necesitaba dejar atrás a algunos de sus hombres. Pero Colón también capturó a otros nativos para usarlos como esclavos. La práctica de la esclavitud era común y legal en Europa en ese momento, y el comercio de esclavos era muy lucrativo. Colón nunca olvidó que su viaje no fue de exploración, sino de economía. Su financiamiento provino de la esperanza de que encontraría una nueva y lucrativa ruta comercial. No hizo nada por el estilo: las personas que conoció tenían poco que intercambiar. Oportunista, capturó a algunos nativos para demostrar que serían buenos esclavos. Años más tarde, se sentiría devastado al enterarse de que la reina Isabela había decidido declarar el Nuevo Mundo fuera de los límites para los esclavistas. En su bitacora escribió: “Los nativos son saludables, fuertes y amistosos. Serán esclavos productivos en Europa”.

Muchos hablan del contexto, tiempo y lugar en la historia. Otra vez, la esclavitud era un negocio más en el viejo continente, pero había personas con medidas morales.

En el lado positivo, Colón era un marinero, navegante y capitán de barcos muy talentoso. Se dirigió valientemente al oeste sin un mapa, confiando en sus instintos y cálculos. Fue muy leal a sus clientes, el rey y la reina de España, y lo recompensaron enviándolo al Nuevo Mundo un total de cuatro veces. Aunque tomó esclavos de aquellas tribus que lucharon contra él y sus hombres, parece haber tratado de manera relativamente justa con aquellas tribus de las que se hizo amigo, como el del jefe Guacanagari.

Pero también hay muchas manchas en su legado. Irónicamente, los detractores de Colón lo culpan por algunas cosas que no estaban bajo su control e ignoran algunos de sus defectos más evidentes. Él y su equipo trajeron enfermedades horribles, como la viruela, a la que los hombres y mujeres del Nuevo Mundo no tenían defensas y millones murieron. Esto es innegable, pero tampoco fue intencional y, de todos modos, habría ocurrido eventualmente. Su descubrimiento abrió las puertas a los conquistadores que saquearon a los poderosos imperios azteca e inca y mataron a miles de nativos, pero esto también habría ocurrido cuando alguien más inevitablemente descubriera el Nuevo Mundo.

Si uno debe odiar a Colón, es mucho más razonable hacerlo por otras razones. Era un traficante de esclavos que despiadadamente alejaba a los hombres y mujeres de sus familias para disminuir su incapacidad para encontrar una nueva ruta comercial. Sus contemporáneos lo despreciaron. Como gobernador de Santo Domingo en Hispaniola, fue un déspota que se quedó con todos los beneficios para él y sus hermanos y fue odiado por los colonos cuyas vidas controlaba. Se hicieron intentos contra su vida y, de hecho, lo enviaron de vuelta a España en cadenas en un momento después de su tercer viaje.

Durante su cuarto viaje, él y sus hombres quedaron varados en Jamaica durante un año cuando sus barcos se pudrieron. Nadie quería viajar allí desde La Española para salvarlo. También fue un tacaño. Después de prometer una recompensa a quien vio tierra por primera vez en su viaje de 1492, se negó a pagar cuando el marino Rodrigo de Triana lo merecía, y se entregó la recompensa a si mismo alegando que había visto un “resplandor” la noche anterior.

Anteriormente, la elevación de Colón a una categoría de héroe hacía que las personas nombraran ciudades (y un país, Colombia) en su honor y muchos lugares todavía celebran el Día de Colón, Día del Descubrimiento de América. Pero hoy en día la gente tiende a ver a Colón por lo que realmente era: un hombre valiente pero extremadamente defectuoso.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 12, 2018


 

Tags:

8 thoughts on “Cristóbal Colón: Lo bueno, lo malo y lo feo”

  1. Nada ha cambiado respecto a la esclavitud. La cifra de víctimas de explotación asciende a 30 millones a nivel global.Así que Colon quedo a la altura de un poroto.

    • Boquita te quiero
    • posted on October 13, 2018

    Colon le afanao el “medio aguinaldo” a Triana y a Pinzon tambien.

    • Keaney Randolph
    • posted on October 13, 2018

    We remember Columbus as much for how he “discovered” America as for the fact that he found it at all. To the end, he believed that he had followed a westward passage and arrived in Asia. Whether intentional or not, he diversified his approach when faced with insufficient information about his destination. In possession of new and emergent knowledge that comes only through experimentation, he quickly streamlined his approach to minimize the risk and maximize the reward. Columbus left us a route and a map to follow not only to the places he found but also to the way in which he found them.

      • Keaney Randolph - TRADUCCIÓN
      • posted on October 13, 2018

      Recordamos a Colón tanto por cómo “descubrió” América como por el hecho de que lo encontró. Hasta el final, creía que había seguido un paso hacia el oeste y había llegado a Asia. Ya sea intencional o no, diversificó su enfoque cuando se enfrentó con información insuficiente sobre su destino. En posesión de conocimiento nuevo y emergente que viene solo a través de la experimentación, rápidamente simplificó su enfoque para minimizar el riesgo y maximizar la recompensa. Colón nos dejó una ruta y un mapa para seguir, no solo a los lugares que encontró, sino también a la forma en que los encontró.

    • Lic. Ernesto Villamayor . Mexico DF
    • posted on October 13, 2018

    Toda conquista (Invasión en este caso) trae muerte y sufrimiento

    • @curtochico
    • posted on October 12, 2018

    Colon Colon y su hijo Cristobalito…

  2. Otra manera politicamente correcta para no decir PIRATA

    • Carlos Barrera
    • posted on October 12, 2018

    En ese tiempo la esclavitud era algo comun. eran otros tiempos

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: