Share

 

Mis facultades de bilocación están floreciendo o aflorando a través de voces o mensajes. Hace un tiempo que me siento delante del artefacto rectangular y entro en un trance poco común. El letargo o ensueño me transporta a lugares sorprendentes…Inexplicables a veces por extravagantes. Lo he podido compartir a través de mis últimos escritos. Esta vez estoy despiertoRecuerdo mi sueño con asombrosa naturalidad… Se habían apagado las luces del enorme jardín. Una aurora llenísima campeaba en medio del cielo. Observo que el claro de luna acrecentada por su reflejo en el Cristo me permitía escribir. No exagero. La noche era esplendorosa. Majestuosa. Tomando un papel de los que siempre llevo a mano, pongo con mi nítida birome.

Esta Noche de silencio inaudito, me invita a escribir una poesía/esta tenue y callada claridad /Las musas desde el aire me persiguen, /me invitan a celebrar / ¿Será acaso que el genio de poeta / vibra en el alma inmortal, / o nace en un cielo reluciente / que irradia luminosidad? / Un Cristo gigantesco y silencioso / mira hacia la ciudad. / Y sabe de las almas que hacia El vienen, / y sabe de las almas que se van. / Los árboles del parque lo circundan. / El río sigue su cauce natural. / Y es Cristo, en dimensión de coloso, / quien vela sobre la ciudad…”.

Mi mano se movía y seguía serpenteando la frágil lapicera. Recuerdo un árbol maravilloso levantarse en lo alto. Sus colores resplandecían como alas de mariposas con indescriptible pureza. Escuche decir… La luz es todo y sin luz es nada. Lo que mire era Eladornado con vestiduras y cubierto de oro. Era el Árbol de la victoria convertido en crucifijo que giraba gozosamente. Era el Árbol de la Cruz que mudaba de colores. Su corteza humedecida con sangre y a su vez ornada de tesoros. La oscuridad con sus nubes cubrieron todo el parque. El divino resplandor como una sombra paso sobre mi cabeza. No era la cruz del malvado. Era la cruz del amor que reflejado en la reliquia beatifica volvía a centellar a la ciudad.

Dr. Jorge B. Lobo Aragon

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 22, 2018


 

Tags:

2 thoughts on ““…El Cristo reflejado…”

  1. Jorge muy bella publicación. Cada día escribes mejor. Cariños amigo.

    • Ana Petraru
    • posted on October 23, 2018

    Bellísimo!!!!!!

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: