Share

 

 

Recuerdo que en un cajón tenía una láminas que traje de Santiago hace bastante tiempo. Lo puse sobre una alfombra y fui sacando rollos con impresiones preciosamente ilustradas, todas referidas a Galicia en distintas fechas y celebraciones, no imaginaba que tenía tantas. Que atropello de recuerdos, de horas maravillosamente vividas. De emociones que regresaban y estaban ahí intactas como recién experimentadas. Los sonidos, los aromas, las voces de los tunos bajando la calle de Gelmírez y llegar a la puerta de la Catedral ofreciendo sus canciones tan propias. El vuelo de sus capas con las cintas bordadas por sus enamoradas. El anochecer que acompañaba este remolino de algarabía, canciones que la gente acompañaba, entonando, palmoteando, siendo felices. Las estrellas, en lo alto sonriendo en su titilar también festejaban las vísperas de la gran jornada. El 25 de julio, día del Santo. Desde mi mesa en la pérgola del Hostal de los Reyes veía una caravana de gentes que se arremolinaban, algunos con sus mochilas de peregrinos, otros con guitarras y panderetas improvisando música, adelantando el momento del estallido de los fuegos y las campanas, del sentir que se vuela por sobre todo lo que pasará mañana.Es el día del elegido por el Señor. Santiago el Mayor el hijo del trueno. El peregrino. El soldado montado en su caballo blanco sinónimo de lucha, coraje y valentía. El que tuvo ante sus ojos los milagros más prodigiosos que un creyente puede siquiera imaginar.

El que escucho las voces de los ángeles y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo de pie sobre un pilar de mármol. El Camino… elegido por el Supremo para que el mundo reconozca a la Virgen santísima como “Pilar” de nuestra iglesia. Seguía Sentada…en el parador de Santiago en la plaza do Obradoiro con los rayos de sol que iluminaban su fachada rodeadas de calles empedradas y de un ambiente mezcla de historia, arte y tradición. Sueño de peregrinos y emblema de Santiago, formando con la catedral un ángulo de espectacular belleza. Con mi traje de barracan con grabados precolombinos hechos en rústicos telares con podas de un álamo de la casa materna y un mantón de tejido de lana esperaba a mi visitante. Como confundida hacía sonar fuertes mis cascabeles hechos de un manojito de pezuñas cantarinas traídos de mis viajes norteños como tratando de llamar la atención. Me sentía sofocada ante la llegada de mi convidado inconfundible.

Toda Galicia derrochaba un ambiente vivo, diferente cargado de misticismo. Estaba en el centro de la gran fiesta, anticipada, amada, deseada. El día de Galicia. Culto religioso y oficial con un sabor popular que convierten a la ciudad en un gran festival, esperando emocionada a quien será mi compañero de vuelo y de viaje. Un aventurero a quien conocía por sus escritos de ubicuidad que lo llevaban a volar hacia lugares desconocidos y enigmáticos y a entrevistarse con personalidades de épocas milenarias. Un amigo de las letras que viene con sus muletas a rendirle culto al camino. En medio de un impresionante espectáculo de pirotecnia y fuegos artificiales que inflaman simbólicamente como un cuento de hadas la fachada gótica de la Catedral sentía desde hace tiempo la presencia sutil de quien tiene la facultad de trasladarse de un lugar a otro. Me levante en medio de la multitud y pude observar inconfundible al tucumano como le gusta llamarse con sus sostenes a cuesta y una remera estampada con los lugares señalados con el símbolo de la peregrina andaluza, el bordón castellano y el corazón del peregrino argentino. Un escalofrió me recorrió todo mi ser.

Qué paradoja mi amigo al que no conocía personalmente sino a través del sonido de las palabras y de la tecnología de internet como un hilo rojo o cordel de plata que une almas me hacía rememorar como un rayo de un detalle en el que muy pocos reparan. Sus facultades de bilocación lo atraían al camino como alguna vez a Santiago cuando La Virgen María que no había sido aún asunta al cielo se presenta ante el Apóstol en la ciudad de César Augusta. Hoy Zaragoza. Si estaba mirando desde la plaza central de mi Galicia al pez volador como lo llamo cariñosamente. Mi amigo tucumanazo con su tez tostada por los calores norteños estaba con su compañera de toda la vida, sus soportes de aluminio como si fuera el botafumeiro, extraordinario incensario de gigantescas dimensiones, balanceándose absorto frente a la Catedral. Me sentí como perfumada y envuelta en una nube blanca que me elevaba a dimensiones desconocidas y pude ver como el cielo se abría formándose un triángulo celeste y naranja a modo de la figura de la Santísima Trinidad. La voz de un amigo imborrable me saludada como desde una aureolares resplandeciente. Como no quedar prisionero del destino.

Gladys Semillán Villanueva
Embajadora por la Paz de las
Naciones Unidas por la Letras
Argentina-Castelar
Octubre 2018
Tags: ,

3 thoughts on “Recuerdos Compartidos (I)”

    • Carmen Toledo
    • posted on November 3, 2018

    Bellos recuerdos que todos tenemos junto al corazón.

    • Sandra Perrone
    • posted on October 31, 2018

    Hermosos recuerdos y hermosa descripción de ellos , felicitaciones.

  1. Jorge tus emocionantes recuerdos suenan como un canto a la vida, a la fe, a la felicidad. excelente relato.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: