Recuerdos compartidos…. (II)

Share

 

 

 

                “….Como no quedar prisionero el destino….

                 

 

Es siempre un instante mágico cuando frente al papel o la computadora, cientos de voces imaginarias intentan ditraerte. Trifulca despareja de concentración y aislamiento tratando que la  ilusión aflore, surja, aparezca. En esa entelequia brota un rayo en mi pensamiento. Un clamor guerrero surgido de la nada me estremece bajo un grito salvaje y misterioso. Estruendo decidido, intrépido que equivale a “Santiago, salva a España”. Revelación de fortaleza por la que siempre se invocó al Hijo del trueno. Santiago el Mayor. El recompensado por Dios ha decidido bajar fuego del cielo enviándome a visitar Compostela. Ese clamor decidido es el que continuamente me conmovió.

Trazar mis huellas desparejas por el camino que durante más de mil años, ha conducido a los peregrinos hasta el santuario del apóstol de la cristiandad. Buscar bajo una lluvia de estrellas el Monte sagrado del Libredon.

Un llamado predestinado en donde grandes amigos han intercedido y de manera muy especial una enorme artista y excelsa poeta. Gladys mi compañera de vuelo y de viaje quien antes de partir y de llegar me trasportó imaginariamente por esas viejas sendas continentales. Ella a través de un  viaje cósmico, especial y único me guareció en la milenaria catedral. Santuario que la dramaturga describe sublimemente: “… Haces tintinear tus campanas y a través del atlántico desde esa orilla me llamas. Insistes haciéndome saber que me aguardas. Acá desde mis cosas, abro las ventanas y te abrazo. Aprisiono con pasión el sonido, los aromas, la humedad que mi rostro lava. Y te digo… “Voy”…Viajero que dejaste huellas para poder hundir en ellas las mías.

Que saciaste la sed de esperanza a veces perdida. Se ha iluminado mi vida, desde esta fe de transitar a mi modo las rutas que marcaste un día. Porque sabes Santiago, te atrapo, en la palabra, en el color, en la música en mi vida misma. En todo aquello que emana de esta sangre que bulle con alegría, deseando que Tata Dios, tal vez me permita llegar antes de mi irremediable partida.… Si…Es mi amiga Argentina Gallega la que me impulsa y me pone en marcha hacia el más antiguo y sagrado instrumento de fe. Es ella la que con inenarrable  ternura me dice al oído Sentirás que de pronto todo es tuyo, te beberás los vientos, la cara se pondrá de pleno ante el sol, la lluvia será tu compañera, el cemento, la arenisca, las piedras tu mejor canción, los bosques y las aves esa oración que no sabes pero aprenderás en un instante.

El Camino te abrazará con la ternura que aún no conoces y serás otro…nuevo y viejo. Liviano y cargado. La experiencia llevada a un grado imposible de describir No me atrevo a intentarlo solo sé que al mencionártelo me duele el pecho. Es que de pronto veo ciertos senderos, intrincados algunos otros abiertos iluminados, esperando el paso del que va cargado de rezos, de preguntas, compartiendo… “…Llegarás! Y serás otro. “Tus muletas”, todo un símbolo, ellas te ayudarán a caminar, producirán el sonido más glorioso que hayas escuchado. Tú figura será la de un Quijote de este lado del atlántico, tu arma principal la Fe. Esas muletas representarán el espíritu de quienes las llevan para avanzar no como una carga feroz que deben desterrar. Las muletas del alma que deben convertirse en alas. Si esta gran artista y mejor persona, es la que toco mi alma como el hilo rojo de las almas gemelas. Es ella mi compañera de vuelo y de ilusiones mágicas la que cerrando los ojos me visualizo de manera incomparable en el sendero de la vida… Como no luchar en este valle de lágrimas para soñar y buscar mí destino, después de haber sido tocado como con una varita mágica por la pluma de mí amiga y el pincel de su arte asombroso que me eleva como un rayo hacia el faro espiritual de Europa.

Jorge B. Lobo Aragón.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 5, 2018


 

Tags:

1 thought on “Recuerdos compartidos…. (II)”

    • Alicia Suchini
    • posted on November 5, 2018

    Como siempre hermosísimo escrito, al que nos tiene acostumbrado el autor.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: