El Estado de Bienestar Como Figura Paternalista y La Libertad

Share

 

 

 Por FRANCO ALBERTI.

 

La libertad es un derecho inalienable de los hombres. Pero este derecho trae consigo también una gran responsabilidad. En un estado de libertad, el individuo es el único responsable de las consecuencias de sus actos. Por lo tanto, es vital ser completamente conscientes de nuestras acciones.

 

Habiendo entendido lo anterior, una de las posibles razones por las cuales las personas huyen de la libertad y todo lo que ésta trae consigo, se debe a la visión malévola que crean sobre la realidad. Mucha gente tiene como imaginario un mundo donde la regla que rige es el fracaso, donde aquellos pocos que triunfan nunca lo hacen sin haber pisoteado algunas cabezas, donde las personas constantemente conspiran unas con otras para imponer su voluntad sobre los demás, y lo más importante, donde las cosas independientemente de los méritos individuales tienden a salir mal, ergo, un sistema basado en la libertad de acción no puede encajar en sus mentes.  Dado lo anterior, las personas propugnan por un sistema que se ajuste a su visión pesimista y que minimice las tragedias de su pseudomundo. De esta forma, el estado de bienestar nace como un “seguro contra la realidad” para aplacar el sufrimiento de estas personas, brindándoles a través de una distribución de la renta, algunas mínimas condiciones para garantizarles una vida más  tolerable.

Aunque dejando de lado las cuestiones filosóficas, la elección de delegar una decisión personal a un tercero, es completamente personal. El problema radica en que aun cuando las personas de alguna forma quieran o necesiten ser ayudadas, bajo este sistema autoritario no tienen ninguna escapatoria ni tampoco poder de elección sobre las medidas que se implementan, ya que es el estado quien tiene el control absoluto de la cuestión y es éste también quien impondrá las condiciones.

Sin embargo el problema subsiste, y a pesar de que pareciera no haber remedio alguno que no empeore la situación, existen algunas formas que realmente tienen potencial de ayudar a las personas. Pero el punto esencial, es que lo hacen sin pasar por encima de sus derechos individuales y dándoles la posibilidad de tomar sus propias decisiones voluntarias. Este es el caso del paternalismo libertario, que por medio de pequeños empujones y preservando la libertad, puede lograr grandes resultados, ya sea, invirtiendo los roles predeterminados para que un beneficio sea automáticamente asignado, concientizando mediante avisos en algunos productos que causen algún perjuicio a la salud, informando a las personas de qué forma obtener un seguro de vida o brindando instrucciones para acceder a un plan de ahorro.

No obstante, los nudges no necesariamente son solo iniciativas privadas, sino que también, pueden provenir del sector público. Si bien los nudges pueden ayudar a las personas marcándoles el mejor camino, es fundamental ser prudentes a la hora de sacar conclusiones, ya que después de todo, se trata de normas  donde es el estado quien actúa como precursor de estos métodos paternalistas, y por lo tanto, surgen algunas dudas legítimas sobre este asunto, porque si se trata de intentar alterar las conductas de las personas, es mejor tener alguna forma de regular las intromisiones para que la cuestión no se vaya de las manos, y que a fin de cuentas, solo se reduzca a un grupo de personas imponiendo intensas y fuertes obligaciones sobre otras.

 Cuando se trata de una empresa privada intentando cambiar a mejor la conducta de sus clientes, si los medios que se utilizan son muy invasivos, siempre se corre el riesgo de que los consumidores terminen abandonando los servicios. Las medidas impulsadas por instituciones privadas siempre están limitadas, ya que si estas no generan ventas no pueden subsistir, por lo tanto, en una economía de libre mercado, los nudges solo son objetivos de un segundo orden, y es de tal forma, en que haciendo uso del término económico  “la soberanía del consumidor”, el mercado crea una barrera natural que protege a las personas e impide los abusos.

De forma opuesta, cuando se trata del estado intentando cambiar las conductas de la gente, no puede haber límite alguno que regule las conductas de este, ya que los fines perseguidos por el organismo estatal, obedecen a la escala valorativa del gobierno de turno, la cual claramente deviene de sus ideales. Es por eso que cuando se trata de instituciones públicas, las reglas del juego son inestables[1]. Pero si los derechos individuales no son de un orden primario, la libertad está en constante riesgo, y a diferencia del mercado, aquí no existe barrera permanente y mucho menos natural que nos proteja. Entonces, en el eventual caso de que los nudges impulsados por instituciones estatales no funcionen o no tengan los efectos esperados, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Cómo evitar que gradualmente se transformen en imposiciones tiránicas cuando el valor supremo que se persigue es el bien común, y para lograr esto no existe límite alguno? ¿A qué precio se buscara el bien común? De nada importa responder estas preguntas, porque ese objetivo es un fin en sí mismo.

Los nudges están pensados para mejorar la conducta de las personas, aunque siempre respetando su libertad. Ciertamente la intención es bastante buena, pero cuando en la ecuación es introducido el estado, dada la naturaleza de éste, la situación se vuelve no tan deseable. Quizás ahí está la causa de la incompatibilidad, intentar unir dos conceptos esencialmente opuestos.

 

1 Aun cuando un liberal ocupe el gobierno y las reglas del juego sean equiparables a las del mercado, no lo hará de forma permanente, y tarde o temprano regresará al poder un gobierno que tengo una escala de valores distinta.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 26, 2018


 

Tags:

5 thoughts on “El Estado de Bienestar Como Figura Paternalista y La Libertad”

    • Gerardo Campagna
    • posted on November 26, 2018

    Sin lugar a dudas, el estado, al establecer la protección social, no debe sofocar los estímulos, ni la iniciativa, ni la responsabilidad

    • Kiara
    • posted on November 26, 2018

    Yes, I know, I am a valiant woman, you stand there with your chest poked out, trying to tell us things we dont know about.well how about you sit in this uncomfortable desk and allow us to get some things off our chest. You said you heard all the excuses and lies but have ypu seen some of the tears that your students cry? you know everything, you can never be wrong so guess how many of your students are barly holding on. They enter your class and your so quick to judge, they’re on the edge and you give the extra nudge. Not even aware of what your about to do, you scope them out thats right you pick and choose. First row seat two, her name is Lisa and she is being abused. You speak to her and she ignores, shutting you like any other man in the world. You remind her of a man that made her his prey and that is why she has nothing to say. You force her to speak and stay after class, she is terrified and your scarring her bad. Fourth row seat three is Clark Jeffrey, i bet you can guess it …. he’s being bullied. He likes the same sex and the other kids notice . they yell”your gay” right in front of your face, and without second thought you ignore them anyway. Some teacher you are instead of helping the cause your taking a part! Second row Last seat is Nicholas Black and he doesn’t know how to read. You force himto read though he asks to pass, you embarass him infront of the whole class. How can you say you helping student to succeed when your one of the reasons they want to leave. Your face is red as you sit in that desk, sorry we just had to get it off of our chest.

      • Kiara - TRADUCCIÓN
      • posted on November 26, 2018

      Sí, lo sé, soy una mujer valiente, te quedas ahí con el pecho torcido hacia afuera, tratando de decirnos cosas que no sabemos. Bueno, ¿qué tal si te sientas en este incómodo escritorio y nos permites sacar algunas cosas de nuestro pecho? ¿Dijo que escuchó todas las excusas y mentiras pero ha visto algunas de las lágrimas que lloran sus estudiantes? usted sabe todo, nunca puede estar equivocado, así que adivine cuántos de sus estudiantes están a la espera. Entran en tu clase y eres muy rápido para juzgar, están al límite y tú le das un empujón adicional. Ni siquiera sabiendo lo que está por hacer, los analiza, eso es lo que elige y elige. Primera fila del asiento dos, su nombre es Lisa y está siendo abusada. Habla con ella y ella lo ignora, cerrándote como cualquier otro hombre en el mundo. Le recuerdas a un hombre que la hizo su presa y es por eso que no tiene nada que decir. La obligas a hablar y se queda después de clase, ella está aterrorizada y tu cicatrización es mala. La tercera fila del asiento tres es Clark Jeffrey, apuesto a que puedes adivinarlo … está siendo intimidado. Le gusta el mismo sexo y los demás niños se dan cuenta. gritan “tu gay” justo en frente de tu cara, y sin pensarlo dos veces, los ignoras de todos modos. ¡Qué maestro eres en lugar de ayudar a la causa de que tomes parte! Segunda fila El último asiento es Nicholas Black y él no sabe leer. Lo obligas a leer, aunque pide pasar, lo avergüenzas delante de toda la clase. ¿Cómo puede decir que está ayudando a los estudiantes a tener éxito cuando es una de las razones por las que quieren irse? Tu cara está roja cuando te sientas en ese escritorio, lo siento, tuvimos que sacarlo de nuestro pecho.

    • Earl Valettine
    • posted on November 26, 2018

    It is said we are in the nudging era. It is proving increasingly popular.The previous US president Barack Obama recruited Cass Sunstein as an adviser and exhorted US government departments to adopt behavioural economic concepts such as nudge.In 2010 the UK Government set up a Behavioural Insights Team, commonly dubbed a “nudge unit”, to develop policies.Administrations in Denmark, Australia, Canada and the Netherlands have also shown an interest.

      • Earl Valettine - TRADUCCIÓN
      • posted on November 26, 2018

      Se dice que estamos en la era nudging. Está demostrando ser cada vez más popular. El anterior presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reclutó a Cass Sunstein como asesor y exhortó a los departamentos del gobierno de los EE. UU. A adoptar conceptos económicos de comportamiento como nudge. ”, Para desarrollar políticas. Las administraciones en Dinamarca, Australia, Canadá y los Países Bajos también han mostrado interés.

Comment

Su Opinión Aquí

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com

%d bloggers like this: