Share

 

Miles de venezolanos llenaron las calles el miércoles acusando al asediado presidente Nicolás Maduro de usurpar el poder y unirse al revitalizado movimiento de oposición de la nación para exigir que renuncie cuando el país se recupera de una crisis económica aplastante que obliga a millones a huir o pasar hambre.
Grandes multitudes de manifestantes se reunieron en Caracas ondeando banderas y cantando “¡Fuera Maduro!” En lo que se estaba convirtiendo en la manifestación más grande desde una ola de disturbios que dejó más de 120 muertos en 2017.
“Venezuela renace en las calles hoy, en busca de libertad y democracia”, declaró a Twitter Juan Guaido, el líder de la oposición de 35 años que ha saltado a la luz pública desde que asumió el mando de la Asamblea Nacional controlada por la oposición.
Los manifestantes a favor del gobierno vestidos de rojo para apoyar a Maduro también marchaban en la capital, a veces cruzando caminos con manifestantes de la oposición y gritando “vendidas” y “traidores”. Guardias nacionales lanzaron gases lacrimógenos a manifestantes antigubernamentales en el medio Barrio de clase de El Paraíso, pero en su mayor parte las marchas continuaron sin conflicto.
“¡Únete a nosotros!”, Gritaban los manifestantes a una fila de oficiales con cascos y escudos. “¡Tú también estás viviendo esta crisis!”
La protesta se considera una prueba crucial para la oposición, ya que busca enviar un mensaje contundente de que Maduro ya no cuenta con el respaldo de la gente y hace un llamamiento a los militares y los pobres para que cambien las lealtades que hasta hace poco se veían firmemente detrás del presidente. Las protestas fueron convocadas para coincidir con una fecha histórica para los venezolanos: el aniversario del golpe de 1958 que derrocó al dictador militar Marcos Pérez Jiménez.
“Las fuerzas democráticas están aquí avanzando”, dijo la líder opositora Maria Corina Machado mientras marchaba. “No para que Maduro cambie, sino para que se vaya.”
La manifestación se produce después de una semana de torbellinos que fue testigo de un levantamiento por parte de una pequeña unidad militar sofocada por las fuerzas del gobierno, los incendios provocados durante las protestas en los barrios pobres y la breve detención por parte de las fuerzas de seguridad de Guaido, el jefe recién instalado del congreso controlado por la oposición.
Durante las últimas dos noches, los venezolanos se enojaron por la hiperinflación en espiral de su país, y la escasez de alimentos y medicamentos se ha reunido en las calles golpeando ollas y sartenes y montando barricadas en protesta. En la ciudad de San Félix, los residentes incendiaron una estatua del mentor y predecesor de Maduro, el fallecido Hugo Chávez.
En la ciudad sureña de Ciudad Bolívar, un trabajador de 30 años, Carlos Olivares, fue asesinado cuando cuatro hombres no identificados descendieron de un Jeep beige y dispararon contra una multitud que estaba saqueando una tienda. Otras dos personas no identificadas también murieron, según un informe policial del incidente, mientras que otras dos resultaron heridas.
Durante gran parte de los últimos dos años, tras una represión mortal de las protestas de 2017 y el fracaso de las negociaciones antes del boicot de las elecciones presidenciales de mayo pasado, la coalición de partidos de oposición ha estado muy dividida en torno a la estrategia y otras diferencias a medida que millones de venezolanos desesperados huyeron del país. Hiperinflación del país y escasez generalizada de alimentos. Pero alentadas por las críticas internacionales sin precedentes de Maduro, las fuerzas antigubernamentales han dejado de lado sus luchas internas y están proyectando un frente unido.

Guaido, quien está tomando las riendas de una larga lista de predecesores más conocidos que han sido exiliados, proscritos o encarcelados, fue arrastrado de un SUV hace poco más de una semana por agentes de inteligencia, pero fue liberado rápidamente en medio de una protesta internacional.
En el período previo a las protestas del miércoles, el joven y desafiante legislador cruzó Caracas asistiendo a las asambleas al aire libre conocidas como “Cabildos Abiertos”, para los consejos de ciudadanos revolucionarios contra el régimen colonial español, alentando a Maduro para que se restaure la democracia. .
“Estamos cansados ​​de este desastre”, dijo el lunes desde el techo de un edificio universitario. “Sabemos que esta no es una pelea de un solo día, sino una que requiere mucha resistencia”.
Una multitud entusiasta de estudiantes contestó con gritos de “¡Libertad!”
La decisión de Maduro de ignorar a la oposición internacional y tomar el juramento presidencial el 10 de enero para un segundo mandato ampliamente considerado ilegítimo fue la causa de la crisis, luego de que se prohibió a sus principales oponentes correr contra él.
Guaido ha estado dirigiendo su mensaje al ejército de Venezuela, el árbitro tradicional de las disputas políticas.
Maduro, quien carece del pedigrí militar de su mentor, Chávez, buscó apuntalar el apoyo de las fuerzas armadas repartiendo los puestos clave a los principales generales, incluida la dirección del monopolio petrolero de PDVSA, que es la fuente de prácticamente todos los ingresos de exportación de Venezuela. También ha estado jugando al comandante en jefe, quien apareció la semana pasada en una reunión de comando militar con uniforme de camuflaje y recibió la bendición del ministro de defensa, el general Vladimir Padrino López.
Pero más allá de las demostraciones públicas de lealtad desde el nivel más alto, han comenzado a aparecer varias fisuras.
El lunes, los venezolanos se dieron cuenta de que unas cuantas docenas de guardias nacionales habían capturado a un oficial leal y se habían apoderado de una reserva de rifles de asalto en una redada previa al amanecer. El gobierno reprimió rápidamente el levantamiento, pero los residentes de un barrio marginal cercano salieron a las calles para mostrar su apoyo a los amotinados quemando autos y arrojando piedras a las fuerzas de seguridad, quienes respondieron con gas lacrimógeno.
Las perturbaciones continuaron hasta el martes, con pequeñas bolsas de disturbios en unos pocos barrios de clase trabajadora donde el gobierno tradicionalmente ha contado con un fuerte apoyo. Más violencia fue reportada el martes por la noche.
“La gente está cansada de tanta miseria”, dijo Carmen Marcano, levantándose la camisa para mostrar siete heridas por perdigones sufridas durante los enfrentamientos en el barrio de Cotiza junto a donde fueron capturados los guardias rebeldes.
El mayor general retirado Cliver Alcalá, un asesor de Chávez y ahora en el exilio, dijo que el nuevo impulso de la oposición ha repercutido en los rangos más bajos del ejército, muchos de los cuales están sufriendo las mismas dificultades que las familias regulares de Venezuela.
“Estoy absolutamente seguro de que en este momento, especialmente las tropas más jóvenes se preguntan si Maduro es su comandante en jefe o un usurpador”, dijo Alcalá. “Como decimos en el cuartel, el hambre es lo único que puede devorar el miedo al gobierno”.
Maduro ha acusado a la oposición de incitar a la violencia con el objetivo de provocar un baño de sangre. Los principales líderes socialistas han amenazado con desencadenar a los manifestantes que amenazan a las pandillas de motociclistas que están a favor del gobierno, conocidas como “colectivos”.
“Exijo todo el rigor de la ley contra los fascistas”, dijo Maduro el martes por la noche, culpando a lo que él llamó “terroristas” supuestamente vinculados al partido de voluntad popular de Guaido por un incendio en un centro cultural nombrado por un legislador oficialista asesinado en 2014. .
También acusó al vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, de tratar de fomentar la inquietud luego de que Pence lanzó un video en el que se comprometió a apoyar las manifestaciones planificadas, en español.
Aunque la intimidación ha funcionado para el gobierno en el pasado, puede que esta vez no, dijo Dimitris Pantoulas, un analista político con sede en Caracas. El descontento ahora parece estar más extendido y las filas de las fuerzas de seguridad y los grupos aliados con el gobierno se han visto reducidas por el éxodo masivo de los venezolanos en su mayoría jóvenes, dijo.
“El gobierno está recurriendo a sus viejos trucos, pero la gente ya no los cree”, dijo Pantoulas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2019


 

Tags: , , ,

3 thoughts on “Miles de Venezolanos marchan contra Maduro”

    • Doctor Francisco Benard
    • posted on January 24, 2019

    En Argentina Cristina F. de Kirchner y sus amigos “Ciegos,Sordos y Mudos”

    • Cazote de Dios
    • posted on January 23, 2019

    ¿Y quedan MILES de venezolanos en Venezuela? ¿¿¿¿Seguro????

  1. Inflaciòn en Venezuela 1 millòn, asi que ganan unos 7 dòlares por mes con el aumento cuadruplicado de un sueldo 4500 bolívares, pasaron percibir unos 18.000 bolívares que se les licuaron en horas con la inflaciòn. Hay que tener en cuenta que Maduro recibe de otros países (segùn lo dicho por una ciudadana desde Venezuela) bienes en piedras preciosas etc. para financiarse,.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: