Share

 

Después de 28 años de esconderse en las selvas de Guam, los granjeros locales descubren a Shoichi Yokoi, un sargento japonés que desconocía que la Segunda Guerra Mundial había terminado.

Guam, una isla de 200 millas cuadradas en el Pacífico occidental, se convirtió en una posesión de los Estados Unidos en 1898 después de la guerra hispanoamericana. En 1941, los japoneses la atacaron y la capturaron, y en 1944, después de tres años de ocupación japonesa, las fuerzas estadounidenses retomaron Guam. Fue en este momento que Yokoi, abandonado por las fuerzas japonesas en retirada, se ocultó en lugar de rendirse ante los estadounidenses. En las selvas de Guam, esculpió herramientas de supervivencia y durante las siguientes tres décadas esperó el regreso de los japoneses y sus próximas órdenes. Después de ser descubierto el 24 de Enero de 1972, finalmente fue dado de alta y enviado a casa a Japón, donde fue aclamado como un héroe nacional. Posteriormente se casó y regresó a Guam para su luna de miel. Sus herramientas de supervivencia hechas a mano y su uniforme gastado se exhiben en el Museo Guam en Agana.

Según informes oficiales, el sargento Yokoi (Ejército Imperial Japonés) fue encontrado el 24 de enero de 1972, después de haberse escondido en las selvas de Guam durante veintiocho años. La captura del Sargento Yokoi fue noticia de primer nivel en todo el mundo. La historia de los veintiocho años del hombre solitario, de esconderse y sobrevivir con muy poco contacto con la “civilización” capturó la atención del mundo. Cuando Yokoi salió de las selvas de Guam, salió del silencio del valle del río Talofofo a la era del jet. Sorprendentemente, Yokoi había calculado correctamente el tiempo que había pasado en la jungla. Yokoi, un sastre de oficio, era especialmente adecuado para la supervivencia en la isla de Guam. Era práctico hasta cierto punto, rara vez imaginaba problemas, o dejaba que su imaginación obstaculizara su percepción de necesidad de esconderse. Yokoi no estuvo solo en las selvas de Guam todo el tiempo que estuvo escondido. Años antes otros dos soldados japoneses murieron de desnutrición y enfermedad. Los dos soldados que se escondieron en la misma zona fueron los únicos humanos con los que Yokoi tuvo contacto. Los tres soldados japoneses acordaron que deberían limitar su contacto entre ellos para evitar la detección. Yokoi enterró a sus compatriotas en una cueva y dirigió a los funcionarios a este sitio poco después de ser encontrado. Yokoi fue capaz de evitar contraer hongos, infestaciones de piojos y otras enfermedades infecciosas al bañarse con frecuencia y en profundidad. Estaba notablemente sano cuando lo encontraron. Vivió atrapando camarones, peces y ratas y comiendo vegetación de la selva. Sus movimientos estaban restringidos a las horas nocturnas. La espesa jungla en el área donde se encontraba Yokoi lo ayudó a permanecer oculto.

Los pobladores de la isla Jesús Denas y Manuel DeGracia estaban afuera revisando las trampas para peces cuando vieron a Yokoi cerca de un pequeño río. Manuel y Jesús pensaron al principio que Yokoi era un joven de su aldea que a veces vagaba por la jungla. Se acercaron a Yokoi bajo esta impresión. Yokoi fue tomado por sorpresa y lucho para apartarse de esos hombres. DeGracia y Duenas pudieron someter a Yokoi y sacaron al hombre de la jungla atado y solo ligeramente magullado.

Otra sorpresa para Yokoi fue encontrarse -pese a las circunstancias- con dos hombres amables ya que al fin de la guerra los rezagados soldados japoneses fueron perseguidos despiadadamente y asesinados por hombres locales que despreciaban a los militares del país del sol naciente como resultado de las atrocidades cometidas por las fuerzas imperiales japonesas durante su ocupación de Guam.

Dos granadas y un proyectil de artillería de 155 mm fueron las únicas armas encontradas en las cuevas. La cueva donde estaban enterrados los dos compatriotas, así como la cueva de Yokoi, estaban hábilmente ocultas y eran casi imposible de encontrar.

Los veintiocho años de ocultación y privación de Yokoi pueden verse como un testimonio de la fortaleza del espíritu humano, o simplemente como otro episodio triste en la saga de la guerra en curso. Yokoi regresó a Guam varias veces desde su captura. Visitó Jeff’s Pirates Cove y disfrutó de la excelente comida y del entorno costero. El sargento Yokoi murió en 1997.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 24, 2019


 

Tags: , , ,

4 thoughts on “Vida de Yokoi”

    • Stephanie Koors
    • posted on January 25, 2019

    Poor guy… it is so sad. I remember this. He was probably (Or surely) mentally unwell for a lotta those years in his hidey hole if he knew the war was over for 20 years. Hope he found some peace.

      • Stephanie Koors - TRADUCCIÓN
      • posted on January 25, 2019

      Pobre chico … es tan triste. Yo recuerdo esto. Probablemente estuvo (o seguramente) mentalmente enfermo durante muchos años en su escondite si sabía que la guerra había terminado por 20 años. Espero que haya encontrado algo de paz.

    • Sergio Salerno
    • posted on January 25, 2019

    Que vida perra y todo se debe a los conflictos belicos

    • Moche Paladini
    • posted on January 24, 2019

    Le pagaron el sueldo?

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: