Share

 

Cuando Putin llegó al poder, más del 70 por ciento de la población del país tenía puntos de vista negativos sobre la represión política de Joseph Stalin; ahora el 46 por ciento de la población ve a Stalin con “admiración y respeto”. Cada Día de la Victoria, el 9 de mayo, que conmemora la derrota de los nazis, los fanáticos de Stalin ponen flores en su tumba junto al muro del Kremlin. Pero el renacimiento del culto de Stalin era claramente insuficiente.

Ahora las autoridades están tratando de convencer a los rusos de que Iván el Terrible no era un maníaco, asesino y psicópata, sino “un genio de estrategia alto y guapo, un comandante victorioso y una persona santa”, que amplió el territorio de Rusia cinco, diez, veinte o, incluso, 30 veces en su magnitud. Es más, hay un movimiento en el Patriarcado de Moscú hoy en día para intentar canonizar al Zar Ivan.

Nina Khrushcheva, profesora de Asuntos Internacionales en la Nueva Escuela, centra sus estudios en héroes históricos de los cultos actuales del Kremlin, desde Iván el Terrible hasta el siglo X Vladimir el Grande, cuya estatua de 60 pies se instaló en 2016, a solo 100 yardas de El monumento del Kremlin a Stalin.

Vladimir

Ivan

Stalin

Putin

“Todos estos heroicos emperadores y zares son un tipo de personalidad de culto de Putin, todos los que estaban acaparando tierras fueron geniales”, dijo Khrushcheva. “Para Putin, la Unión Soviética era parte de la larga historia de Rusia y no solo es un sucesor de los líderes soviéticos, sino que todos ellos son Vladimir el Grande, Iván el Terrible, una persona históricamente comprobada más dura”.

El actual presidente de Rusia a menudo habla de educación patriótica. La Sociedad Histórica Militar-Patriótica de Rusia instala estatuas y monumentos de zares alrededor de las calles y parques de Moscú, se han modificado los currículos escolares, se ha re-escrito deliberadamente la historia.

“Nuestros maestros crearon una imagen positiva de Iván el Terrible en las escuelas en Moscú, pero más tarde estudié historia y me di cuenta de lo feo que era”, dijo Filipp Gorenshtein, un actor de teatro y cine. “En este momento de las sanciones, nuestras autoridades necesitan que la nación se ajuste los cinturones y sacrifique nuestras propias vidas, por lo que los cultos de los líderes de hierro están en el interés de los poderes existentes”.

Iván el Terrible nació en Kolomenskoie, actual Rusia, en 1530. Fue Zar de Rusia (1547-1584) y su apodo remite a la crueldad con que reprimió a sus opositores, si bien se le reconoce un importante papel en el fortalecimiento de la nación rusa anexando terrenos. Entre 1560 y 1564 con el propósito de reforzar su poder frente a la aristocracia, Iván el Terrible desencadenó una sangrienta represión contra los boyardos y el clero. Incluso atacó y devastó en 1570 las antiguas ciudades libres de Novgorod y Pskov, y, en 1581, hizo asesinar a su primogénito.

Muchos pensaron que al implementar sanciones económicas contra Rusia, Occidente podría convencer al Kremlin de llegar a un acuerdo, de dejar de socavar los valores europeos e interferir en las políticas exteriores y las democracias. Pero, de hecho, la pobreza, los bienes inferiores, el aislamiento y el sufrimiento no son nada nuevo para Rusia.

Mientras el Kremlin está culpando a los estadounidenses por todo nuestro sufrimiento aquí, la policía arresta a jóvenes activistas, acusa a la gente de traición, de traicionar a la Madre Patria, de la misma forma en que la policía secreta de Oprichniki (*) de Ivan el Terrible estaba cazando una nobleza independiente en el siglo XVI.

Los jóvenes a menudo se burlan del estado por desempolvar a viejos dictadores con moho, pero eso no disuade a Putin.

“Los esfuerzos del estado provienen de la desesperación, porque vemos en las encuestas que la gente está menos interesada en el ejército, la gente no está aceptando la idea de romper con el resto del mundo”, dijo Khrushcheva. “Durante la Copa Mundial de fútbol el verano pasado, la gente se dio cuenta de que pueden ser grandes sin un puño de hierro”.

 

(*) Término dado a un miembro de la Oprichnina, una organización establecida por el Zar Iván el Terrible para gobernar una división de Rusia desde 1565 hasta 1572. El propósito de la organización y la existencia de Oprichniki era suprimir a las personas o grupos que se oponían al Zar. Eran conocidos por montar caballos negros y liderados por el mismo Iván, se sabía que el grupo aterrorizaba a las poblaciones civiles.

 


PrisioneroEnArgentina.com

febrero 6, 2019


 

Tags: , , ,

3 thoughts on “El Nuevo Zar”

    • T. Sanders
    • posted on February 6, 2019

    Rusia con Putin o sin Putin , es un país que está bastante aislado y por eso apoya a Maduro, quien también esta aislado, pero no tiene mucho dinero para hacerlo.

  1. Lamentable lo del pueblo ruso, con Putin tienen un D´Elia con poder absoluto, blanco, peligroso e inteligente. Atentamente CLAUDIO KUSSMAN

    • Sobreviviente
    • posted on February 6, 2019

    Puti la sigue juntando con palas

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: