Share

 

Hace más de dos décadas, en Gander, Newfoundland, una joven vietnamita se bajó de un avión que había partido de Cuba con destino a Moscú y pidió asilo en Canadá. Su nombre era Kim Phuc y fue la niña en la famosa fotografía de 1972 que atrajo la atención del mundo con los horrores de la guerra en Vietnam. Conoció a su esposo, Bui Huy Toan, cuando ambos estudiaban en Cuba. Hoy viven en Toronto y se han convertido en ciudadanos canadienses. Kim ha sido nombrada embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas.
Si hubo una fotografía que capturó la naturaleza horrorosa de la guerra de Vietnam, una fotografía que desgarró nuestra conciencia colectiva, fue la imagen de una niña de nueve años, corriendo desnuda por un camino, gritando en agonía por la gasolina en gelatina que la cubría. Cuerpo y ardor a través de la piel, del músculo, por los huesos. Su aldea en las Tierras Altas Centrales de Vietnam sufrió una pesadilla ese día en 1972, y la niña recibió un golpe directo. Tomaría muchos años y 17 operaciones salvar su vida. Y cuando finalmente se sintió lo suficientemente bien como para dejarla atrás, esa misma fotografía la convertiría en una víctima, una y otra vez.
La historia de Kim es una historia universal y profundamente personal. Es paralelo al destino de Vietnam en sí. Tanto el sufrimiento de Kim como su valiente recuperación reflejan el de un pueblo entero. También es la historia de cómo la tragedia de una niña pequeña sería usada por todos lados. Activistas por la paz, periodistas de todo el mundo y funcionarios del gobierno vietnamita vieron a Kim como un símbolo, no como una persona.
Kim nació en 1963 en la aldea de Trang Bang, a pocas millas al noroeste de Saigón. Su nombre completo significa “Felicidad Dorada” en vietnamita. Ella recuerda la felicidad a pesar de una infancia de guerra. En ese trágico día de junio de 1972, la pequeña aldea de Trang Bang fue ocupada por fuerzas del NLF (Frente Nacional de Liberación, también conocido como Viet Cong). Se llamó a la 25ª División del Ejército de Vietnam del Sur y comenzaron los bombardeos pesados. A las 2 de la tarde, los vietnamitas del sur lanzaron bombas de fósforo blanco. Mientras corría con los otros niños, cuatro tambores de napalm cayeron en el camino. Dos de sus hermanos infantes fueron asesinados instantáneamente.

“Vi las bombas. Vi el fuego. Hubo un calor terrible”, recuerda Kim. “Me arranqué la ropa quemada. Pero la quemazón no se detuvo. La gente me echó agua de las cantinas. Luego me desmayé”.
El fotógrafo de AP que capturó esos momentos horribles fue Nick Ut. Él la llevó a un hospital. Nunca olvidaría a esa pequeña niña. Continuó visitándola en el hospital, le trajo libros y regalos y eventualmente estableció un fondo para donaciones a su familia.
La fotografía del dolor que retrató se transmitió instantáneamente a todo el mundo. Ganaría un Pulitzer y cambiaría sus vidas. Kim pasaría los próximos 14 meses en el hospital. Estaba cubierta de quemaduras de tercer grado en la mitad de su cuerpo y no se esperaba que viviera. Su dolor era casi insoportable. Su cirujano, el Dr. Mark Gorney de San Francisco, se ofreció como voluntario en el hospital de cirugía plástica para niños Barksy en Saigón. Cuando la vio por primera vez, la barbilla de Kim estaba soldada a su pecho por un tejido cicatricial y su brazo izquierdo se derritió casi hasta el hueso. Durante este período, se grabaron imágenes documentales sobre la recuperación de Kim. Su madre estaba junto a su cama, ayudando a la niña a superar el trauma. Kim se dijo a sí misma que se convertiría en una doctora como el hombre que la salvó.  Después de dos años de tratamientos, Kim regresó a su aldea.

RECONOCIMIETO
Kim Phuc, conocida como la “Niña de Napalm” en una foto icónica de la Guerra de Vietnam de 1972, está recibiendo un premio de $ 11,350 en Alemania por su trabajo por la paz. Los organizadores del Premio Dresden dicen que la mujer de 55 años, que ahora vive en Canadá, será honrada el lunes por su apoyo a la UNESCO y niños heridos en la guerra, y por hablar públicamente contra la violencia y el odio. Entre los ganadores anteriores del premio se encuentran el ex líder soviético Mikhail Gorbachev y la activista estadounidense de derechos civiles Tommie Smith. Phuc tenía nueve años cuando un avión vietnamita del sur lanzó bombas de napalm en su aldea, creyendo que albergaba a las tropas enemigas vietnamitas del norte. La escena de Phuc corriendo por un camino llorando, desnuda y con quemaduras en todo su cuerpo fue captada por el fotógrafo de Associated Press Nick Ut, ganando un Premio Pulitzer en 1973. En 2015, Jane Pauley, de CBS News, conoció a Phuc y le contó su desgarradora historia: desde una niña muy dañada por las quemaduras, a través de años de dolor y varios métodos de escape, ha encontrado su misión en la vida y se ha dedicado a ello.

En 1982, diez años después de la famosa fotografía, la vida de Kim volvió a cambiar. Ella estaba en estudios pre-médicos en la ciudad de Ho Chi Minh (Saigón) cuando el gobierno vietnamita la contactó. La habían estado buscando durante más de un año a petición de un periodista holandés que quería “encontrar a la niña en la fotografía”. Cuando su posterior documental sobre ella revivió su fama, la sacaron de la universidad, decidiendo que era demasiado valiosa para ellos y digitaban diariamente su agenda como “símbolo nacional de la guerra”. Cada vez que intentaba evadir a los funcionarios, otro periodista extranjero la rastrearía y la expondría.
En 1985, el cuerpo de la prensa extranjera acudió a la ciudad de Ho Chi Minh para cubrir el décimo aniversario de la “Liberación” de Vietnam. Kim fue nuevamente ofrecida por las autoridades como una de sus principales celebridades. Finalmente, en 1986, el gobierno acordó que Kim continuara sus estudios, bajo su supervisión, en Cuba. Incluso allí estaba “dirigida” y vigilada. Cuando un grupo de American Peace la invitó a recorrer Estados Unidos en 1989, los funcionarios vietnamitas le prohibieron realizarlo.
En Cuba conoció a su marido y decidieron casarse. Los funcionarios vietnamitas les dieron permiso para la luna de miel en Moscú. Pero en secreto ella estaba planeando su escape …
Todos estos años después, la fotografía de la niña conserva su poder inquietante. Para Kim es “mi fotografía, de mi propia guerra”. Sin embargo, de alguna manera le pertenece a todos.

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 14, 2019


 

Tags: ,

6 thoughts on “La Niña de Napalm”

    • ET
    • posted on February 23, 2019

    que foto para la historia

    • T. Sanders
    • posted on February 14, 2019

    Un símbolo viviente que no es escuchado, las guerras siguen .

    • Carlos Sanmartino
    • posted on February 14, 2019

    Que historia la de esta mujer

  1. Recuerdo el impacto emocional que produjo esta foto cuando se difundió a través de los medios. No obstante ello luego siguieron habiendo matanzas de humanos similares o peores en todo el mundo. En esos años nosotros también a través de los “jóvenes idealistas” veníamos armando nuestro propio horror. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

    • Rog Slatery
    • posted on February 14, 2019

    The poster child anti-war

      • Rog Slatery - TRADUCCIÓN
      • posted on February 14, 2019

      El cartel infantil contra la guerra.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: