Share

 

“…Lo que aflige son las corrupciones de las costumbres, de la moral y la falta de libertad por omisión del Poder que debe protegerlos…

Las sociedades…incluso las que están bajo dictaduras tienen esencias que es necesario mantener para su vida…para su permanencia…para su dignidad…para que siga siendo satisfactorio pertenecer a ellas. Características relacionadas con sus costumbres, con sus tradiciones y, sobre todo, con la moral. A la pérdida y al falseamiento de estas conductas y libertades que se han visto como sanas, deseables, estimables… ejemplos a exponer para ser imitados…es a lo que en general llamamos corrupción. El echarse a perder, el podrirse, el morir, son inevitables en todos los seres vivos, que algún día hemos de terminar en un sepulcro. Pero  lo que vivimos en sociedad esperamos que no se muera, que siga viviendo para bien de nuestros hijos, y que siga sana, robusta, vigorosa…es decir…con cambios que no sean muerte sino crecimiento, adelanto, cultivo, ascenso. Lo que aflige son las corrupciones de las costumbres, de la moral y la falta de libertad por omisión del Poder que debe protegerlos. Hay otras también afligentes, como las del idioma, de la literatura, de los usos y prácticas, de la urbanidad y de la cortesía, pero que están más alejadas del quehacer político y de las responsabilidades del estado.  En la Venezuela del chavismo y de su  caricatura el dictador Maduro se pretende con afectaciones indeseables constituirse en un quimérico y falso maestro de moral. Se soslaya a sus miembros más esclarecidos con persecuciones y represiones inusuales. Se patrocina  y fomenta la corrupción y la muerte bajo un paroxismo de miedo a través de cuerpos de seguridad y grupos paramilitares. Inmoralidades…censura… y represión verificadas y denunciadas.  Un gobierno represor…que da  vuelta la cara diciendo “nada tengo que ver con esto”. Violencia deleznable  que queda expuesta ante la ciudadanía  sin que nada ni nadie la evite ni la corrija. Solamente da la cara un pueblo heroico que busca su tradición libertaria de democracia e igualdad. Un pueblo que se revela ante un régimen de despotismo absoluto y que busca su País posible. Un pueblo que aspira a derecho irrenunciable de seguridad. A un orden, a reglas establecidas sobre la base de la lógica y en vistas al bien general, y que ese orden se respete. El venezolano chavista y su títere en agonía…es un gobierno en crisis que parece no advertir que se adentra en un campo minado y que está obligado por la aparición del soberano pueblo a  revisar sus normas y adecuarlas a una nueva realidad. A dejar el feudalismo…bajo la infame forma de la petulancia y la soberbia o lamentablemente  terminará como regímenes similares. Es que es  ignominioso e infame hacer gala de imponer la violencia, como si no existieran los medios de que toda sociedad civilizada dispone para mantener el orden, la razón, el buen juicio. En ese mismo lineamiento el periodismo y quienes escribimos con la finalidad de sembrar, tenemos como norma fundamental enseñar tres principios básicos…decir…la verdad…ser claros…ser instructivos…para tratar de ser un baluarte fundamental para la futura recomposición del país hermano. Es que el  periodismo y quienes informamos estamos para eso… para decir la cosas con franqueza y sinceridad… para decirla de tal manera que se la entienda y de paso…para aportar datos que puedan ser útiles. Esta ausencia de libertad de la Venezuela anárquica debe ser  mostrado con la paz de las palabras y del dialogo constructivo como los hacemos quienes  tenemos el honor de formar parte de las naciones unidas de las letras. Esta desfachatez de un gobierno intolerante y despótico debe ser repudiada por todos los Estados y Organismos que dicen defender los derechos humanos. Es que contar la verdad es la esencia del periodismo libre…del periodismo independiente y de quienes tratamos de predicar para la paz del mundo. En ese sentido es deber de todo ciudadano – de la sociedad en su totalidad  – la  defender  la libertad en paz y con dialogo… Don Francisco Silvela, académico español del siglo XIX magistralmente afirmó…“Dondequiera que un pueblo ha tenido conciencia de su fuerza, medios para realizarla y desenvolverla, conciencia, por lo tanto, de su personalidad, dominio de sí mismo, cuando esto acontece, un pueblo tiene siempre su periódico,  y su periodismo libre. Notable interpretación que, a pesar del tiempo transcurrido, sigue teniendo vigencia. Es de recalcar  el concepto que identifica al periodismo libre con la parte de la inteligencia de un pueblo consagrada al examen de los hechos, al juicio de sus hombres y crítica de sus actos, a todo lo vinculado con la dirección de sus destinos y de su espíritu. SALVE PUEBL

VENEZOLANO

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 12, 2019


[ess_grid settings='{“max-entries”:”8″,”entry-skin”:”16″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”0″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”4″,”rows”:”2″,”grid-animation”:”vertical-flipbook”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]

Tags: ,
Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: