Share

 

El 20 de abril de 1980, el régimen de Castro anuncia que todos los cubanos que deseen emigrar a los EE. UU. tienen la libertad de hacerlo y embarcar en botes en el puerto de Mariel, al oeste de La Habana. Con la proa a babor de los botes y barcos, el primero de los 125,000 refugiados cubanos de Mariel llegó a Florida al día siguiente.

El decreto fue precipitado por la escasez de viviendas y empleos causada por la enfermiza economía cubana, lo que condujo a un recrudecimiento de las tensiones internas en la isla. El 1 de abril, Héctor Sanyustiz y otros cuatro condujeron un autobús a través de una cerca en la embajada peruana y obtuvieron asilo político. Guardias cubanos en la calle abrieron fuego. Un guardia murió en el fuego cruzado.

El gobierno cubano exigió que los cinco fueran devueltos para ser juzgados en la muerte del guardia. Pero cuando el gobierno peruano se negó, Castro retiró a sus guardias de la embajada el Viernes Santo, 4 de abril. El domingo de Pascua, 6 de abril, unos 10.000 cubanos se amontonaron en los exuberantes jardines de la embajada para solicitar asilo. Otras embajadas, incluidas las de España y Costa Rica, acordaron tomar una pequeña cantidad de personas. Pero, de repente, dos semanas después, Castro proclamó que el puerto de Mariel se abriría a cualquiera que desee irse, siempre que haya alguien que los recoja.

Los exiliados cubanos en los Estados Unidos se apresuraron a alquilar barcos en Miami y Key West y rescatar a sus familiares.

En total, 125,000 cubanos huyeron a las costas de EE. UU. en aproximadamente 1,700 botes, creando grandes oleadas de personas que abrumaron a la guardia costera del país norteamericano. Los guardias cubanos habían empacado bote tras bote, sin considerar la seguridad, haciendo que algunos de los botes abarrotados no pudieran navegar. Veintisiete migrantes murieron, incluidos 14 en un bote sobrecargado que se volcó el 17 de mayo.

El movimiento también comenzó a tener implicaciones políticas negativas para el Presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter. Cuando se descubrió que varios exiliados habían sido liberados de cárceles cubanas y centros de salud mental, muchos fueron colocados en campos de refugiados, mientras que otros fueron encarcelados en prisiones federales para someterse a audiencias de deportación. De los 125,000 “Marielitos”, como se conoció a los refugiados, que llegaron a Florida, más de 1,700 fueron encarcelados y otros 587 fueron detenidos hasta que pudieron encontrar patrocinadores.

El éxodo finalmente se terminó por acuerdo mutuo entre los Estados Unidos y los gobiernos cubanos en octubre de 1980.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 19, 019


 

Tags: , , ,

23 thoughts on “LOS MARIELITOS”

    • Yony Gringo
    • posted on April 20, 2019

    La barbarie comunista

    • Bal74
    • posted on April 20, 2019

    Carter no sabia el paquetito que le cayo de regalo

    • Roberto Sancinni
    • posted on April 20, 2019

    La jugada de Castro fue sacarse de encima un monton de gente porque la situacion era insostenble ara tante gente

    • Yodenalis Paz
    • posted on April 20, 2019

    Viva mi CUBA AMADA!

    • Rob Siegel
    • posted on April 20, 2019

    We learned a lot from marielitos in 1980 old Miami.Spitting was the least of the body fluids I was worried about. Feces mixed with urine burn the skin walking by North Miami streets. You can imagine how I learned that.

      • Sean Arthur
      • posted on April 20, 2019

      you’re an ass

        • Rob Siegel
        • posted on April 20, 2019

        Maybe…but that doesn’t mean I am wrong

          • Louis Monzini
          • posted on April 20, 2019

          Can anyone say hepatitis??? lol…not funny how disgusting wiping that all over the place spitting on ya’ll…wow this went on and on every day back in the day.

            • Louis Monzini a Rob Siegel - TRADUCCIÓN
            • posted on April 20, 2019

            ¿Alguien puede decir hepatitis? jajaja … no es gracioso cómo es asqueroso limpiarlo por todo el lugar que te escupe … vaya, esto siguió y siguió todos los días en el día.

          • Rob Siegel a Sean Arthur - TRADUCCIÓN
          • posted on April 20, 2019

          Tal vez … pero eso no significa que estoy equivocado

        • Sean Arthur a Rob Siegel - TRADUCCIÓN
        • posted on April 20, 2019

        eres un asno

      • Heddy Casilla
      • posted on April 20, 2019

      wow not cool at all my friend

        • Heddy Casilla a Rob Siegel - TRADUCCIÓN
        • posted on April 20, 2019

        wow no es bueno en absoluto mi amigo

      • Rob Siegel - TRADUCCIÓN
      • posted on April 20, 2019

      Aprendimos mucho de los marielitos en el viejo Miami de 1980. La picadura era el menor de los fluidos corporales que me preocupaba. Las heces mezcladas con orina queman la piel caminando por las calles del norte de Miami. Puedes imaginarte como aprendí eso.

    • Gina=Alves
    • posted on April 20, 2019

    la gente q no pudo salir fue mucha

    • Joe Weinstein
    • posted on April 19, 2019

    I was living in Florida back then when they came. destroyed anything and everything.

      • Joe Weinstein - TRADUCCIÓN
      • posted on April 20, 2019

      Yo vivía en Florida en ese entonces cuando vinieron. Destruyó todo y todo.

      • Heddy Casilla
      • posted on April 20, 2019

      Not everybody sir
      My parents were hard working educated people.

        • Heddy Casilla a Joe Weinstein - TRADUCCIÓN
        • posted on April 20, 2019

        No todos señor
        Mis padres eran personas educadas y trabajadoras.

    • Democracia Venezolana
    • posted on April 19, 2019

    AHORA LO MISMO EN VENEZUELA, EL CARNÉ DE LA PATRIA.

    • Abdiel Correas
    • posted on April 19, 2019

    viva cuba libre sin los castros. Viva la yuma

    • IVA ♥
    • posted on April 19, 2019

    Antes de los Castro, la Isla era un imán para atraer inmigrantes de Europa, Medio Oriente, Asia, el Caribe e incluso de Estados Unidos. Estadísticas del antiguo Ministerio de Hacienda de Cuba revelan que solo entre 1902 y 1930 llegaron a nuestro país 1.3 millones de inmigrantes, 261.587 de ellos en los últimos seis años de ese período.
    En esos 28 años, encabezaron la lista 774.123 españoles, 190.046 haitianos, 120.046 jamaicanos, 34.462 estadounidenses, 19.769 ingleses, 13.930 puertorriqueños, 12.926 chinos, 10.428 italianos, 10.305 sirios, 8.895 polacos, 6.632 turcos, 6.222 franceses, 4.850 rusos, 3.726 alemanes y 3.569 griegos.
    En años posteriores siguieron llegando a Cuba más inmigrantes de las nacionalidades mencionadas, así como también libaneses, judíos, palestinos, rumanos, húngaros, filipinos y mexicanos (sobre todo de Yucatán), etc. En 1958 había en la embajada de Cuba en Italia 12.000 solicitudes de ciudadanos deseosos de emigrar a la Isla.
    Pero si en 1958 Cuba era uno de los tres países de Latinoamérica con mayor ingreso per cápita, con 374 dólares —el doble que en España ($180) y casi igual al de Italia—, hoy es uno de los más pobres. Es el único que en vez de avanzar involucionó y presenta ahora un grado menor de desarrollo económico y social que hace media centuria. Ni siquiera Haití sufrió tal retroceso.
    Notable pujanza
    Los efectos del castrismo asombran cuando se examinan algunas estadísticas del Anuario Estadístico de Naciones Unidas, el Atlas of Economic Development (1961) de Norton Ginsburg, la FAO, el Departamento de Comercio de EE UU, y el Cuban Center for Cultural Social & Strategic Studies, Inc.
    En 1958, como en cualquier nación en desarrollo, había pobreza en la Isla, pero Cuba era el octavo país del mundo con mayor salario promedio en el sector industrial, con $6.00 diarios, por encima de Gran Bretaña ($5.75), Alemania Federal ($4.13) y Francia ($3.26). La lista la encabezaban EE UU ($16.80) y Canadá ($11.73). Cuba, además, ocupaba el séptimo lugar mundial en salario agrícola promedio, con $3 diarios, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
    Hace 54 años Cuba registraba la mayor longitud de vías férreas en Latinoamérica, con un kilómetro de vía por cada 8 kilómetros cuadrados. Y era líder en televisores, con 28 habitantes por receptor (tercer lugar en el mundo); la primera señal de TV a color en el mundo fuera de EE UU fue lanzada en La Habana por Gaspar Pumarejo, el 19 de marzo de 1958. El país ocupaba el segundo lugar latinoamericano en número de automóviles, con 40 habitantes por vehículo.
    También teníamos la más baja tasa de inflación en Latinoamérica, con 1.4%. Nos autoabastecíamos de carne de res (desde 1940), leche, frutas tropicales, café y tabaco; y éramos casi autosuficientes en pescados y mariscos, carne de cerdo, de pollo, viandas, hortalizas y huevos. Éramos el primer país latinoamericano en consumo de pescado y el tercero en consumo de calorías, con 2.682 diarias. Producíamos el 76% de los alimentos que consumíamos (hoy producimos el 21%), y había una vaca por habitante.
    La Isla exportaba más de lo que importaba, y era la tercera economía más solvente de la región por sus reservas de oro y de divisas y por la estabilidad del peso, a la par con el dólar. Era el país latinoamericano con menor mortalidad infantil y el que dedicaba mayor porcentaje del gasto público a la educación, con el 23 %. (Costa Rica, 20%; Argentina, 19.6%; y México, el 14.7%). En 1953, Francia, Gran Bretaña, Holanda y Finlandia contaban proporcionalmente con menos médicos y dentistas que Cuba.
    Cuba era también proporcionalmente en 1958 el país latinoamericano con más salas de cine, ostentaba el segundo puesto en cantidad de periódico impresos, con ocho habitantes por ejemplar, luego de Uruguay (seis), y tenía el segundo lugar en teléfonos, con 28 habitantes por aparato.
    Cataclismo
    Entonces ¿qué cataclismo hundió la economía cubana e invirtió el flujo migratorio y convirtió al país en un emisor de emigrantes? ¿Nada tiene que ver ese descenso en el nivel de vida de los cubanos con la implantación de un régimen político comunista?
    Contrariamente a lo que dice La Habana, Cuba es el único país de Occidente que no puede achacar a motivos económicos el abandono del país de sus ciudadanos, por cuanto su sistema político impide que las fuerzas productivas creen riquezas libremente.
    Las razones para emigrar serían económicas si Cuba fuese un país con economía de mercado —como pasa en el mundo subdesarrollado—, desde donde millones de ciudadanos se van a las naciones desarrolladas en busca de las oportunidades que no encuentran en su suelo natal.
    Pero en la Isla impera un sistema político estatista que prohíbe la empresa privada capitalista. El gobierno es dueño de “vidas y haciendas”, y por tanto es el culpable de que no haya empleos suficientes y bien remunerados.
    Efecto, no causa
    La dictadura cubana nunca ha admitido que quienes emigran lo hacen por razones políticas. No importa que Fidel Castro gritara en sus discursos “que se vayan, no los necesitamos…”, a quienes no coincidían con él ideológicamente. En enero último, la directora del Centro de Estudios de Migraciones Internacionales de la Universidad de La Habana, Ileana Sorolla, reiteró que “excepto la primera oleada de emigrantes comprometida con el régimen de Fulgencio Batista y los intereses del gobierno estadounidense”, todos los cubanos que hoy viven en 150 países se fueron por motivos económicos.
    Falso. Ese sofisma resulta ofensivo para varias generaciones, para todos los que en los años 60 y 70 salieron del país por razones políticas. No eran batistianos ni empleados de Washington y muchos sufrieron años de prisión. El régimen insulta también a quienes emigraron posteriormente.
    Conclusión, que la debacle económica cubana no es causa, sino efecto. La verdadera razón que fuerza a emigrar de Cuba es el sistema político que sepultó la libertad económica y transformó la Isla en una ameba gigante que se nutre de subsidios extranjeros.

    • José Bocanegra
    • posted on April 19, 2019

    Viví en Cuba hasta mis 29 años de edad y jamás logré probar la langosta ni los camarones, eran todo para el gobierno o el turismo. exelente material…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: